19 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Donar médula es regalar una segunda oportunidad

El 1 de abril se conmemoró el Día Nacional de la Donación de Médula Ósea, fundamental para tratar enfermedades oncohematológicas y otras problemáticas de salud. El Ecodaic recuerda la importancia de esta acción solidaria, e invita a ciudadanos y ciudadanas a inscribirse como donantes. En esta nota te contamos la historia de Gabriel y Henrique, donante y receptor de médula ósea.

Gabriel Comes es cordobés, tiene 38 años y el 19 septiembre 2018 recibió un trasplante de médula ósea. Henrique Baptista, tiene 42 años, es venezolano, radicado en Miami, y luego de vivir una experiencia personal parecida a la de Gabriel, decidió inscribirse como donante.

La enfermedad de Gabriel comenzó en el 2017, cuando después de realizarse un chequeo, y una punción, le diagnosticaron leucemia mieloide aguda. “Cuando me dijeron que la enfermedad se trataba con quimioterapia, pensé que se me acababa el mundo, recuerda emocionado.

Durante el primer año debió realizarse seis quimioterapias, que duraron entre 30 y 40 días cada una. Durante esos períodos, Gabriel debió aislarse y solo pudo tener contacto con la persona responsable de sus cuidados. “Había días en que no daba más, me dolía todo y sentía que por dentro estaba roto, pero pensaba en mis hijos, Felipe y Jazmín, ellos fueron mi motorcito para seguir adelante”, recuerda.


Luego del tratamiento de quimioterapia, la enfermedad había desaparecido, sin embargo, el equipo de especialistas sugería ser prudentes y esperar. Cuatro meses después, la enfermedad regresó“Estaba en el colegio de mis hijos y me empecé a marear, en ese momento supe que había vuelto. Los médicos me lo confirmaron después, y esta vez era peor porque avanzaba más rápido”.

Fue así como el equipo de salud indicó un trasplante de médula ósea como opción de tratamiento. De esta manera, se comenzó el proceso de búsqueda de un donante compatible dentro de su ámbito familiar, pero la coincidencia con los integrantes de su familia era muy baja. “Incluso con mi hermano lamentablemente tuvimos cero compatibilidad”, comenta Gabriel.

Al no haber compatibilidad familiar, se realizó una búsqueda en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH del Incucai, para acceder así a una red mundial de donantes. El tiempo pasaba y no encontraban un donante compatible. “Del hospital me avisan que solo queda por realizarme la última quimio, porque mi cuerpo ya no resistía otro proceso similar. Pero en setiembre se dio la llamada tan esperada: había aparecido un donante para mí”.

Donante compatible

Para que pueda realizarse este tipo de trasplantes tiene que haber 100 por ciento de compatibilidad entre donante y receptor/a. Henrique y Gabriel fueron totalmente compatibles, lo que permitió que el trasplante se hiciera efectivo. “Ni con mi hermano me pasó esto. Incluso, me cambió la sangre, yo tenía A positivo y al cambiar la médula, ahora tengo la sangre de él, que es cero negativo”, dice Grabriel.

Según lo estipulado por la Ley 25.392, que creó el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas, a partir del año de realizado el trasplante los datos personales de donantes y receptores pueden ser liberados para que estos puedan conocerse, siempre y cuando ambas partes lo acepten y brinden su conformidad.



De esta manera, Henrique y Gabriel aceptaron conocerse. “Me llamaron del Incucai y me pasaron sus datos. Casi me muero, no sabía qué hacer. Agendé su número en mi celular, pero no me animaba a llamarlo. Encima era de Miami y yo no hablo inglés. Hasta que un día nos fuimos al campo con toda mi familia. Mi cuñada es traductora y le digo vení, le vamos a escribir. Le escribimos y me contestó en español porque es venezolano, casi me muero de la emoción”, recuerda Gabriel.

Para Gabriel, el lazo con su donante será para toda la vida: “Es muy emocionante, siento que no nos separa más nadie. Somos hermanos de sangre, de vida, él me regaló una segunda oportunidad así que esta conexión va a estar siempre presente en los dos”.  

Un encuentro esperado

Gabriel y Henrique se conocieron finalmente el año pasado en Buenos Aires. “Estábamos descansando con mi mujer, después de un tour por la ciudad, y se me acerca alguien. Inmediatamente lo reconocí. Todos lloramos y fue una emoción tremenda, un momento que jamás olvidaré, recuerda Henrique.

Por su parte, al rememorar aquel día inolvidable, Gabriel expresó: “Me latía el corazón, no sabía qué hacer, me temblaban las piernas, no podía hablar. Hasta que me acerque y nos fundimos en un abrazo hermoso, único, que va a quedar por siempre dentro de cada uno”.


Donar médula: un proceso simple que regala vida

Para inscribirse como donante, la persona firma un consentimiento informado y accede a donar una unidad de sangre (450 ml.), de la cual se toma una pequeña muestra que es analizada genéticamente. Luego, estos datos se ingresan a la base del Registro Nacional de donantes de CPH. De esta manera, se confirma la inscripción y en caso de ser compatible con un receptor o receptora, el Incucai se contacta con el o la donante, para efectivizar la donación de médula ósea.

Henrique recordó el proceso de donación de médula ósea: “Estando aquí en Miami, decidí registrarme y al poco tiempo me llamaron. El proceso fue realmente muy sencillo. Me sacaron sangre, observaron la compatibilidad, durante diez días me coloqué una inyección para incentivar la producción de médula y eso fue todo. Al décimo día me sentaron en una silla y me sacaron sangre. Yo les digo a todos que se animen, que se inscriban, el proceso de donar es muy sencillo pero el resultado es impresionante. Le cambias la vida a tanta gente, no solo al donante, sino a toda la familia”.


«Esta es una segunda oportunidad para mí, segunda oportunidad para ver a mis hijos, para escuchar el buen día de mi familia, ese que me hacía tanta falta cuando estaba internado. Esta es, sin dudas, una segunda oportunidad y la no voy a dejar pasar, la voy a aprovechar 100 por 100”, expresó Gabriel.


1 de abril: Día Nacional de la Donación de médula ósea

El Día Nacional de la Donación de médula ósea, es en conmemoración al 19º aniversario de la creación del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del INCUCAI.

Cada año, cientos de personas son diagnosticadas con enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplásica, linfoma, mieloma; o con errores metabólicos o déficits inmunológicos. Todos estos problemas de salud pueden requerir un trasplante de CPH, también conocido como trasplante de médula ósea.

Por eso, el Ente Coordinador de Ablación e Implante de Córdoba (Ecodaic) recuerda la importancia de este tipo de donación, e invita a la ciudadanos y ciudadanas a inscribirse como donantes en el Registro Nacional, que junto al de otros países conforman una red mundial de donantes voluntarios.

Para más información:

Ecodaic

Dirección: Ayacucho 1691

TE: 0351 434-4105

Mail: ecodaic.comunicacion@gmail.com