Ambiente

La falta de agua preocupa nuevamente a la región

A pesar de las lluvias, el escenario de emergencia hídrica sigue presentando sus problemas en Sierras Chicas. El agua caída no alcanza el promedio medio mensual ni anual, y las instituciones que abastecen a la zona plantean restricciones del servicio. A su vez, la Cooperativa de Obras y Servicios de Río Ceballos solicitó una reunión de emergencia con prestadores y municipios.

En el día de ayer, la Cooperativa de Obras y Servicios Ltda. de Río Ceballos solicitó una reunión con los municipios del corredor serrano y prestadores del servicio hídrico para atender la problemática sobre el consumo de agua en las ciudades de Sierras Chicas. Ya a fines de diciembre, la institución había insistido en un plan de saneamiento de la cuenca hídrica de La Quebrada ante la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba, teniendo en cuenta el uso del recurso en las ciudades que abastece y su crecimiento poblacional, entre otros aspectos.

Por su parte, desde la Planta Potabilizadora de La Quebrada, ideada para abastecer sólo a Río Ceballos en una época donde la proyección poblacional se estimaba en 50 mil habitantes, se asiste a un panorama saturado. Con los años, sus redes se extendieron para brindar servicio en Salsipuedes, Unquillo y parte de Mendiolaza. Y a pesar del desarrollo de fuentes alternativas de abastecimiento en la región, la proyección del dique La Quebrada es delicada por el escaso aporte de las lluvias.

Parte del reclamo apunta a visitantes que dejan basura en los espejos de agua.

Agustín Cascú, ingeniero a cargo de la Planta Potabilizadora, compartió con El Milenio el estado del agua y las lluvias, a pesar de ser constantes todavía se trata de una cuestión de sensación. «Hubo meses donde llovió más como noviembre y diciembre y en realidad la percepción se debe a que los meses anteriores no llovió practicamente nada. Luego de ocho meses, la lluvia caída es escasa, está muy por debajo del promedio mensual lo que hizo que terminarámos el año con 240mm de déficit respecto al promedio anual que está en 951mm». El 2020 cerró con un promedio de 711mm

«La gente ve que llueve y el dique no sube su nivel y es porque ha llovido despacio y eso es bueno porque no genera una destrucción de calles ni de infraestructura. Además, al llover despacio en lugar de arrastrar barro y meterlo al dique, el agua va penetrando y engrosando las napas de los ríos y eso es importante porque las napas están muy ‘flacas’, pero con estas lluvias no alcanza, tiene que seguir lloviendo paulatinamente y más seguido«, graficó Cascú.

Con respecto a enero el ingeniero adelantó un promedio de 31 milímetros alcanzados gracias a las lluvias, sin embargo, el milimetraje obtenido no se equipara a la media mensual estimada en 136 milímetros. «Estamos muy lejos aún. Todavía tiene que lllover bastante para que podamos ver resultados importantes», aseveró el ingeniero.

A su vez, Cascú sostuvo que las lluvias han frenado la marcada bajante del dique. «En los últimos días el dique ha llegado hasta los siete metros y ha vuelto a subir un poco, hoy no ha llovido y subió un poco más, lo que quiere decir que las napas se han engrosado un poco, pero tenemos que seguir esperando más lluvias».

Desde los diversos espacios de servicio de agua potable y en los municipios del corredor se insistió «cuidar en extremo» el agua y solamente utilizarla para consumo e higiene. La Cooperativa de Agua y Servicios de Unquillo, que se alimenta proporcionalmente de la Planta Potabilizadora de La Calera, indicó en un comunicado que la provisión de agua en la región continúa en emergencia hídrica y que no está permitido el llenado de piletas de cualquier tipo ni el riego indiscriminado de veredas y patios.

Se indicó: «Las fuentes de provisión siguen presentando niveles muy bajos, a pesar de las últimas lluvias. Como consecuencia, el agua que ingresa a nuestro sistema no es suficiente para cubrir la demanda que se incrementa con el aumento de las temperaturas. Mientras esta situación perdure, la cooperativa se ve obligada a realizar diariamente cortes rotativos en toda la red de suministro para garantizar la distribución del recurso».

Para cerrar, las distintas entidades insisten en la toma de conciencia por parte de los vecinos y vecinas del corredor serrano en relación al cuidado del agua, mientras se diseña un plan de contigencia para la cuestión hídrica en Sierras Chicas.




0 comments on “La falta de agua preocupa nuevamente a la región

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: