Este domingo 6 de septiembre se cumplió una semana desde el inicio del acampe organizado por los vecinos de Casa Bamba en reclamo por el libre acceso a la Reserva Hídrica. Sostienen que los incendios registrados durante finales de agosto demostraron lo necesario que significa eliminar el portón que desde 2019, les impide ingresar a sus hogares. El gobierno provincial aseguró que intervendrá en el tema.

Ni la lluvia, ni las bajas temperaturas registradas en los últimos días, impidieron que se cumpla una semana desde que comenzó el acampe organizado por los vecinos de Casa Bamba en reclamo al libre acceso a sus hogares.

Se trata de un reclamo que originalmente inició en febrero de 2019, cuando una firma privada instaló un portón al ingreso del paraje que se encuentra dentro de la Reserva Hídrica y Recreativa Natural Bamba, en jurisdicción de La Calera.

A través de ese portón sistemáticamente han impidiendo la libertad de tránsito de toda la comunidad”, explicó a este medio, Laura una vecina del lugar. “En primera instancia no permitieron el paso de los turistas -principal fuente de ingreso y sustento de la comunidad-, luego se impidió el tránsito de amistades, posteriormente el de parientes y actualmente muchos de los vecinos no estamos pudiendo transitar por ahí”, agregó.

Según detalló la entrevistada, desde la llegada de la cantera en febrero del 2019, son víctimas de excesivos controles por parte de las fuerzas de seguridad privada que responden a los dueños de la empresa, quienes les exigen que muestren documentación personal para permitirles ingresar. También les controlan las compras privadas que realizan y que materiales traen consigo.

Por ejemplo impiden que pase algún servicio o que si te trae un remis no te permiten pasar con el automóvil y te obligan a caminar de noche por un lugar muy oscuro, con todo tipo de agresiones verbales e inclusive físicas”, se lamentó la entrevistada, quién además sostuvo que recibieron amenazas y extorsiones por parte de los guardias.

Revisan cual es el tipo de mercadería que llevás, si llevás material de construcción no te permiten ingresar, si llevas algún tipo de mercadería que a ellos se les ocurra que no podés llevar, bueno no lo haces”.

No te queda más remedio que dejar las cosas ahí, y dar una vuelta muy larga y caminar 2 kilómetros por las vías férreas lo que es sumamente peligroso”.

Ni el fuego los ablanda


Según comentaron en sus redes sociales, el hecho que rebalsó la paciencia de los vecinos de Casa Bamba sucedió a mediados de agosto, bajo el contexto de los terribles incendios que azotaron todo el cordón serrano, donde tuvieron que evacuar sus hogares por las vías del tren o por otros trayectos no aptos debido a la negativa de la empresa de permitirles el paso.

Tuvimos que evacuar a una anciana de más de 80 años por las vías del tren, a raíz del humo tremendo que había en el lugar y más tarde una vecina y yo tuvimos que salir entre las llamas”, relató Laura al revivir la complicada experiencia que le tocó vivir.

Porque este empresario no nos permite el libre tránsito por el camino histórico, un camino público que se usó desde hace más de 100 años y que él reclama como propio, pese a estar en la rivera del Suquia”.

Desde el gobierno provincial anunciaron la semana pasada que la Fiscalía de Estado y Vialidad Provincial investigarán si el acceso es efectivamente público o si la empresa priva le atañe un derecho de paso.

Estamos trabajando efectivamente en establecer si ese camino es público. Estamos revisando los archivos y le dimos absoluta prioridad al tema para tener lo antes posible resuelta la titularidad del camino”, sostuvo el titular de Vialidad, Martín Gutiérrez a Radio Sucesos.

No obstante, según aseguran los vecinos, todavía ningún representante del Estado se apersonó al lugar para constatar lo que realmente sucede en Casa Bamba. Según comentan, solamente recibieron la ayuda de muchos vecinos de La Calera y de diferentes organizaciones sociales como Feministas Andando Sierras Chicas, Sayri, Yuyupa, Autoconvocadxs por el monte, Isadora y los Boy Scouts de Punilla que acercaron donaciones.