La reunión entre intendentes y representantes del COE regional realizada el pasado martes 21 ante el aumento de casos en la provincia concluyó en no retrotraer las flexibilizaciones alcanzadas. Pero en cambio se acordó más controles en el ingreso a las ciudades.

¿Encontraste algún error? Avísanos


Esta semana fue clave para los intendentes de Sierras Chicas en cuanto al balance de la gestión realizada en conjunto, para prevenir posibles rebrotes de la COVID-19 en la región.

 Por un lado está el temor a retroceder a fases previas de la cuarentena y por otro, la necesidad y presión (sobre todo del sector económico) de continuar con las flexibilizaciones realizadas hasta ahora principalmente, teniendo en cuenta que en pocas semanas se tendrá que decidir sobre el posible retorno a las clases, cuando terminen las vacaciones de invierno.

El temor surge a raíz de los aumentos de casos del nuevo coronavirus en diferentes puntos de la provincia (54 casos y dos muertes en un solo día) en las últimas semanas, mientras que los controles efectuados en diferentes accesos y rutas provinciales muestras que son muy pocos los transeúntes que cumplen con las normativas reglamentarias.

Incluso, en su momento, en una entrevista para Radio Nexo, el intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi, no dudó en afirmar que posiblemente sea necesario volver a las fases anteriores si no comienza a bajar los números de casos.

Esto parece que ha explotado en toda la provincia”, sostuvo el intendente. “Son situaciones que se dan por alguna irresponsabilidad, el virus se transformó en un contagio comunitario, es muy difícil detectar los contactos más estrechos o secundario, es una preocupación grande”, se lamentó.

Lo que se está analizando sería no 14 días, pero sí de 7 días a Fase 1”, sostuvo Salibi en la citada entrevista radial, si continúan los aumentos de casos.


Prevención para evitar volver atrás

El pasado martes 21 de julio, se acordó la primera reunión importante entre el COE regional y los intendentes de Sierras Chicas para analizar los pasos a seguir.

En aquella reunión, estuvieron presentes, el ministro de Gobierno Facundo Torres Lima y el secretario de Asuntos Municipales Federico Javier García junto a varios intendentes de Sierras Chicas, como Daniel Salibi, Cayetano Canto, entre otros.

De esta forma, las conclusiones que se acordaron fueron de mantener las flexibilizaciones alcanzadas, pero intensificar los controles de acceso a las ciudades, realizar una mayor campaña de concientización pública pero principalmente, adherir a la ley provincial 10702 de multas a quienes incumplan las medidas sanitarias impuestas por el COE.

Sobre el primer punto, se acordó que la policía provincial y gendarmería, colaborarán en el control de los principales ingresos a las ciudades de Sierras Chicas y además en las redes sociales son varios los municipios que comenzaron con diferentes campañas advirtiendo la importancia de respetar las reglas establecidas para no volver a fases previas.

Sobre el segundo punto, Salibi anunció que para el próximo martes, comenzarán a efectuar las primeras multas, las cuales van desde los 5 mil a los 50 mil pesos, según corresponda en cada situación.

Me parece bárbaro porque es un elemento más para tener y hacer cumplir la cuarentena. Fundamente a ese 2 o 3% de la población irresponsable y que pueden terminar de perjudicar al resto de la población que viene cumpliendo con todas las normas sanitarias e higiénica. Sería muy injusto”, detalló Salibi, al término de la reunión.

La preocupación parece justificada atendiendo a las dos situaciones de irresponsabilidad observadas en Sierras Chicas, donde en Mendiolaza se intervino en dos reuniones ilegales realizadas por el Día del amigo con más de 15 personas involucradas.

Esto se suma al más reciente caso de Villa María, donde dos hermanos que tenían contacto personal con un paciente de Covid-19, viajaron hasta General Deheza para participar de un asado y por culpa de eso tuvieron que aislar a 67 personas en esa localidad.

Finalmente, todavía queda una reunión más, esta vez con la cantera sanitaria de la provincia, para coordinar acciones en caso de la aparición de nuevos brotes.