El pasado 15 de junio fue el Día de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez. Numerosas instituciones y ONGs del país concuerdan en que la actual situación pandémica visibilizó muchos tipos de maltratos que sufren día a día los adultos mayores.

Por Valentina Schiavelli -Candela Muntaner

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


El pasado 15 de junio, se conmemoró el Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez, realizándose múltiples conferencias y reuniones para tomar conciencia sobre los nuevos retos y problemas con los que tienen que lidiar los adultos mayores en relación a la actual pandemia provocada por la COVID-19.

Las personas de edad tienen los mismos derechos a la vida y a la salud que todos las demás”, subrayó el secretario general de la ONU, António Guterres. “Al adoptar decisiones difíciles respecto a la atención médica para salvar vidas, se deben respetar los derechos humanos y la dignidad de todos”, agregó.

Es necesario recordar, que no solo representan el grupo etario con la mayor tasa de mortalidad producto del virus, sino que también son los que más lo padecieron debido a las medidas restrictivas de libertad impuestas para frenar la proliferación.

Por ejemplo, a diferencia de los jóvenes adultos, el acceso a Internet y las posibilidades que brindan, por ejemplo, el pedir comida por delivery o ver un catálogo infinito de programas y películas, no es una opción viable para ellos.


Adultos mayores: entre la pandemia y la tecnología


El Milenio consultó a vecinos de las Sierras Chicas que transitan la tercera edad y muchos coincidieron en que situaciones que pueden parecer comunes como usar WhatsApp, terminan resultando muy complicados e incluso existe el miedo de “romper algo” si se ponen a curiosear con su teléfono celular, por ejemplificar algo.

En este contexto, para Candelaria Simón, profesora de tecnología del CEPRAM (Centro De Promoción Del Adulto Mayor), el trato que deberíamos brindarles a la hora de familiarizarse con las nuevas tecnologías, es ayudarlos en lo que necesiten para favorecer el aprendizaje. “Nosotros, como las personas que enseñamos, tenemos paciencia en ellos. Tenemos que estar tranquilos/as para poder llevar un proceso donde los adultos mayores nos pregunten tal vez muchas veces el mismo aspecto”, sostuvo.

También darles seguridad y explicarles que si se equivocan no es malo, y que tampoco va a causar una catástrofe en el dispositivo tecnológico”. En síntesis, la profesional destacó que es un proceso que conlleva de paciencia.

Ni ancianos, ni abuelitos: Adultos mayores



Durante esta semana también se realizó de manera virtual el seminario “Nuevas formas de discriminación y maltrato en tiempos de Covid-19″, donde estuvieron varios referentes de la Gerontología y Geriatría del país, como el Centro Internacional de Longevidad (ILC), el Help Age International, la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría (SAGG), la Asociación Gerontológica Argentina (AGA) y GerontoVida, entre otros.

En ese marco se estableció que es “importantes respetar su opinión, su voz, sus decisiones y sus voluntades anticipadas, así empeorándolos/as para que expresen sus sentimientos, sus miedos y sus propuestas, acompañándolas a conquistar sus sueños, descubriendo nuevos talentos y capacidades (vivir y disfrutar el presente). Para fortalecer procesos de interacción, seguridad y participación social”.

Además, desde la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría (SAGG), señalaron que es importante comprender que la discriminación y el maltrato hacia los adultos mayores proceden de distintas maneras, incluso en la forma de llamarlos como “abuelitos”, “viejos” o incluso “ancianos”.

La discriminación y el maltrato hacia los adultos mayores proceden de distintas maneras, incluso en la forma de llamarlos como “abuelitos”, “viejos” o incluso “ancianos”.

En esta linea, explicaron que las personas mayores conservan sus pensamientos, sentires, ética y en muchos casos lucidez y necesidad laboral. Ser una persona mayor no es estar enfermo, no es discapacidad, ni estar aislado del mundo aguardando la muerte.

Y agregaron con énfasis que son los guardianes de la historia de nuestros pueblos y de nuestras familias, son un tesoro invaluable para el desarrollo social y se configuran como los nuevos ciudadanos activos y partícipes de un envejecimiento poblacional que trae consigo grandes oportunidades de desarrollo.



Datos que preocupan


El Centro de información del Tribunal Superior de Justicia de la Nación, reveló un dato que genera preocupación: en menos de un año, hubo un incremento de un 17 % más de personas mayores afectadas por violencia y maltrato en el país, la mayor parte de ese grupo son mujeres.

En menos de un año, hubo un incremento de un 17 % más de personas mayores afectadas por violencia y maltrato en el país, la mayor parte de ese grupo son mujeres.

La frecuencia de la violencia fue semanal y diaria en el 55% de los casos. El 53% de las personas afectadas cohabitaba con la denunciada al momento de la presentación. Este porcentaje se incrementó levemente entre las personas mayores de 75 años (56%).

La Encuesta Permanente de Hogares correspondientes al tercer trimestre de 2019 indicó que 188.556 adultos sobrepasan la barrera de los 65 años en Córdoba y Gran Córdoba. De ellos, 42.771 personas viven solos y habitan casas grandes, de varios dormitorios. Grupo que recordemos, desde el 20 de marzo, fecha en donde se decretó el aislamiento social y obligatorio quedaron prácticamente incomunicados del mundo a la espera de una mejor situación social.

No estar aislado ni solo



Son muchas las organizaciones sociales y voluntarias que existen en la provincia para garantizar que se respeten los derechos de las personas mayores. Por ejemplo, desde la Universidad Tecnológica Nacional, brindan por medio de YouTube un curso de manejo de Celulares y Tablets para Adultos Mayores, y pueden acceder a los cursos gratuitos del canal, cuyo nombre es “somos la seu”.

También, realizan distintos seminarios todas las semanas de junio llamados “Pensar una vejez sin viejismos”, donde abarcan diversos temas relacionados a los adultos mayores.

Además, el Centro de Promoción del Adulto Mayor (CEPRAM) están ofreciendo de forma gratuita, cursos gratuitos de asistencia y acompañamiento por medio de clases virtuales en vivo (a través de Facebook Live) y vídeos que se suben a YouTube.

Los cursos tienen una gran diversidad de temáticas que van desde el manejo del celular hasta la filosofía, pasando por talleres literarios, de pintura, huerta, bordado, coro, bienestar psicológico, entrenamiento cognitivo, informática, Photoshop, etc.

Finalmente, se recuerda que para denunciar maltrato contra los adultos mayores se puede llamar al 4370-8100, de lunes a viernes de 9 a 16, o a la línea telefónica 137 durante las 24 horas.