fbpx

Por Ana Laura Rumachella

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende

Colaboración: Carlos Romero.


Los mayores de 60 años son el sector de la población mundial más vulnerable frente al SARS-CoV-2 y, en consecuencia, quienes más necesitan sostener un aislamiento estricto. Por si fuera poco, la pandemia nos mostró otro grave problema que aqueja a los mayores: el quedarse fuera de los últimos saltos tecnológicos.

Pagar compras en Internet con tarjeta, sacar turnos online para hacer trámites, pedir comida por delivery, realizar videollamadas o ver una película por streaming, son comodidades que la mayoría de los jóvenes pueden utilizar para hacer más llevadera la cuarentena, pero para muchos adultos mayores se trata de un mundo completamente desconocido.

La sociedad tiene el deber de ser solidaria y proteger mejor a la población mayor”, decía Rosa Kornfeld-Matte, una experta en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas, al tiempo que advertía que las medidas de distanciamiento social no deben traducirse en abandono de los ancianos.

Además, señaló que si bien este sector de la población se ha hecho visible por su vulnerabilidad frente a la COVID-19, no se han escuchado sus preocupaciones y opiniones. Al contrario, se ha evidenciado un desprecio de las sociedades por la vejez. “Esto lo hemos visto en el lenguaje cruel y deshumanizado que circula en las redes sociales, que hace énfasis en la vulnerabilidad e ignora la autonomía de los mayores”, apuntó con firmeza.

«Es fundamental que le pierdan el miedo a la tecnología y que se tengan paciencia. Que se animen a tocar y experimentar, que pregunten las veces que haga falta y practiquen hasta que les salga». Candelaria Simón (CEPRAM)

Por su parte, Blanca Córdoba, encargada del Área de Comunicación y Prensa del CEPRAM, una institución sin fines de lucro que se dedica al acompañamiento de los adultos mayores en la provincia de Córdoba hace más de 20 años, comentó a El Milenio cómo la extensión del aislamiento obligatorio y la incertidumbre en cuanto al futuro, ponen a las personas de edad avanzada en una situación de vulnerabilidad y soledad preocupante.

Son uno de los sectores sociales más afectados. Tienen que estar dentro de sus hogares, no pueden salir y sufren mucho el distanciamiento con sus seres queridos. Además, también van a ser uno de los últimos en volver a la actividad normal”, explicó Córdoba.

Por ese motivo, hoy tenemos más activo que nunca el servicio de acompañamiento telefónico a mayores (351 7863012). Si alguien está muy angustiado o se siente muy solo, tiene la posibilidad de hablar por teléfono con otra persona que lo va a escuchar, lo va acompañar y lo va a ir aliviando de a poco con su charla”, añadió la representante del CEPRAM.

Perder el miedo a la tecnología


Para solicitar acompañamiento telefónico del CEPRAM, comunicarse al 351 7863012. La oferta completa de cursos puede verse en www.cepram.org.ar.


Sin embargo, toda crisis puede convertirse en una oportunidad. “Es un momento crucial para hacer que las personas grandes entren al mundo tecnológico de la manera más amigable posible, con el acompañamiento de todos”, defendió Córdoba.

En el mismo sentido, Candelaria Simón, profesora de tecnología del CEPRAM (quien hace años se encarga de enseñar a los mayores el manejo de diversas herramientas tecnológicas), consideró que un paso fundamental para que los más grandes se adapten a las nuevas tecnologías es “perderles el miedo y tener mucha paciencia”, tanto ellos mismos como quienes les enseñan.

El primer consejo que siempre les doy es que le pierdan el miedo y se animen a tocar el celular y la compu, que confíen un poco más en estos elementos, porque no va a pasar nada malo. Toquen, aprendan y experimenten, por suerte quienes van al CEPRAM nos tienen como grupo de apoyo y de contención para poder hacerlo juntos”, afirmó Simón.

El otro gran consejo que les doy es: ténganse paciencia. Muchas veces, cuando no les sale algo, se ponen nerviosos o se frustran muy rápido. Es necesario que tengan paciencia consigo mismos, porque esto es un paso a paso, aunque tengan que practicar lo mismo una y otra vez hasta que les salga”, sostuvo la profesional.

Finalmente, en relación al uso de la tecnología en el contexto actual, Simón aconsejó que los adultos mayores consideren que “el celular es su arma de comunicación, su relación con el mundo exterior”. “Muchos se comunican con sus nietos, sobrinos o con su familia a través de WhatsApp o Instagram, entonces el consejo es animarse y pedir ayuda, al CEPRAM o a donde sea. Tienen que preguntar las veces que haga falta y tratar de aprender, aunque sea lento el proceso”, defendió la educadora.

Sobre el CEPRAM

El Centro de Promoción del Adulto Mayor (CEPRAM) es una organización civil cuya misión es promover el bienestar psicológico y social de los mayores y sus derechos como ciudadanos. En la actualidad, y sobre todo en esta situación de emergencia sanitaria, ofrecen cursos gratuitos de asistencia y acompañamiento por medio de clases virtuales en vivo (a través de Facebook Live) y videos que se suben a YouTube.

Los cursos tienen una gran diversidad de temáticas que van desde el manejo del celular hasta la filosofía, pasando por talleres literarios, de pintura, huerta, bordado, coro, bienestar psicológico, entrenamiento cognitivo, informática, Photoshop, etc. 

Además, cuentan con un programa de voluntariado, donde los propios adultos mayores pueden asistir, vía telefónica, a otras personas que necesiten compañía. “Desde allí, atienden a sus pares que están atravesando un momento difícil, sobre todo en este contexto”, comentó Blanca Córdoba.

Jóvenes voluntarios

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) estableció un sistema de voluntarios dedicados a asistir a los adultos mayores en el manejo de sus trámites, para que no tengan que salir y arriesgarse al contagio. Los interesados deben tener entre 18 años y 50 años, y estar en buenas condiciones de salud. Para inscribirse, ingresar a cba.gov.ar/coronavirus/.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: