Según la OMS, cada vez son más las personas que comienzan a consumir tabaco antes de la mayoría de edad. Además advierte sobre el avance de campañas publicitarias engañosas que utilizan la pandemia y el miedo al contagio para publicitar supuestos beneficios de la nicotina.

Investigación:

Lucas Andrich y Franco Bugia

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


El pasado domingo 31 de mayo se celebró el Día Mundial sin Tabaco y Salud Pulmonar. Esta fecha fue creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales, como una oportunidad para concientizar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno, con el objetivo de disuadir del consumo de tabaco en cualquiera de sus formas.

Este año, la OMS publicó un duro comunicado titulado “Pongamos fin a las artimañas de la industria tabacalera contra los niños y los jóvenes”, en donde critica las diversas estratagemas que utilizan las industrias tabacaleras para que cada vez más jóvenes inicien con el hábito de fumar desde muy temprana edad.

Según Ruediger Krech, Director del Departamento de Promoción de Salud de la OMS: “Es fundamental educar a los jóvenes, porque casi 9 de cada 10 fumadores se inician en el hábito antes de cumplir 18 años. Queremos transmitir a la población de esta edad los conocimientos necesarios para que levanten su voz contra las manipulaciones de la industria tabacalera”.


31 de mayo: Día Mundial sin tabaco


Incluso, durante la actual pandemia mundial, las empresas que comercializan productos de tabaco y de nicotina continúan publicitando artículos que limitan la capacidad de las personas para luchar contra la COVID-19 y recuperarse de esta enfermedad.

Del mismo modo, se expresaron desde la Fundación InterAmericana del Corazón, quienes destacaron una fuerte campaña en las redes sociales sobre un dudoso “efecto protector” del tabaco con el nuevo tipo de coronavirus: Este mismo habla de una supuesta investigación realizada en Francia en la cual se señala que la nicotina podría tener un efecto protector contra la COVID-19.

Sin embargo, desde la Fundación, alertaron que podría tratarse de un conflicto de intereses, ya que el principal investigador de dicha teoría tiene antecedentes de haber sido financiado por la industria tabacalera.

Sospechamos que detrás de este estudio podría haber financiamiento de la industria tabacalera. No es una práctica nueva, estas empresas históricamente han financiado estudios para desarrollar investigaciones sesgadas que respondan a sus intereses”, declaró Marita Pizarro, codirectora de FIC Argentina. Además, el estudio no fue revisado por pares y no habla de la aprobación de ningún comité de ética.

¿Qué dicen las leyes argentinas sobre la publicidad del tabaco a menores?



Cabe destacar, que en octubre de 2019, Córdoba se convirtió en la primera provincia en prohibir la publicidad, promoción y patrocinio de productos elaborados con tabaco. Además, de equiparar las restricciones también al cigarrillo electrónico, que estuvo de moda entre los más chicos y se comercializaba libremente en tiendas cordobesas.

Con esta ampliación, Córdoba vuelve a ser pionera en control del cigarrillo y en la prevención del tabaquismo, ya que somos la segunda provincia del país en aprobar una legislación basada en las recomendaciones de los organismos sanitarios internacionales”, afirmó en su momento, Francisco Fortuna, titular de la cartera sanitaria.

En Argentina, está la Ley 26.687, la cual regula la publicidad y comercialización del tabaco. En principio, está prohibida la publicidad y promoción de los productos elaborados con tabaco por cualquier medio de comunicación o difusión. Como excepción, pueden publicitarse:

  • Adentro de los lugares de venta.
  • En publicaciones comerciales para personas o instituciones relacionadas con el negocio del cultivo, fabricación y venta de productos elaborados con tabaco.
  • A personas mayores de 18 años por medio de comunicaciones directas.

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2018), en el país la prevalencia de consumo de tabaco (cigarrillos), en personas mayores a 18 años, alcanzó el 22,2 por ciento. La cifra indica una continuidad en la tendencia descendente desde 2005, con un 25 por ciento de reducción desde entonces. Asimismo, disminuyó significativamente respecto a la edición previa (2013), que mostró la cifra de un 25,1 por ciento.

A nivel provincial la reducción no se verifica, ya que en Córdoba el predominio en este tipo de consumo fue de 26,5 por ciento en 2013 y de 26,7 por ciento en 2018; y, en la última ENFR, evidenció el nivel más alto con diferencias significativas respecto al total nacional.

En tanto, al consumo tabáquico en jóvenes argentinos, la tercera Encuesta Mundial de Salud Escolar 2018 (EMSE 2018) señaló que el grupo de 13 a 15 años presenta un descenso continuo en este tipo de práctica, que pasó del 21 por ciento en la EMSE 2007 al 18,8 por ciento en la EMSE 2012 y 14,6 por ciento en la EMSE 2018.

Algunos de los consejos de la OMS para evitar el consumo de tabaco


Según datos del organismo de salud internacional, más de 40 millones de jóvenes de 13 a 15 años ya han empezado a consumir tabaco. Por lo que es necesario comunicarse con los referentes de los más jóvenes para que ellos sean los encargados de comunicarles los riesgos y peligros de fumar desde temprana edad.

Por ejemplo, sugieren que se empiecen a realizar campañas en los nuevos medios de comunicación que utilizan los jóvenes como TikTok, Instagram o incluso Youtube.

  • A las personas famosas e influyentes, que rechacen toda oferta de patrocinio que se les pueda proponer.
  • A las cadenas de televisión y las plataformas audiovisuales en línea, que dejen de mostrar en pantalla a personas que consumen tabaco o cigarrillos electrónicos.
  • A las plataformas de redes sociales, que no incluyan publicidad sobre el tabaco y sobre productos similares, y que prohíban que la hagan los canales de influentes (en inglés, influencers).
  • A las administraciones públicas y el sector financiero, que no tengan vínculos con la industria tabacalera y con empresas relacionadas con ella.
  • A los gobiernos, que prohíban toda forma de publicidad, patrocinio y promoción de las empresas tabacaleras.