Alfredo Sapp, concejal de la UCR propuso que los AutoCines regresen como una manera de ayudar a la industria cinematográfica a regresar en el mediano plazo. No obstante, es necesario modificar un poco la ley de espectáculos públicos.

Semanas atrás, desde la distribuidora UltraCine, se notificaba de los avances que existían entre distribuidoras y cadenas cinematográficas del posible regreso de los autocines en el país, como una medida de asegurar el regreso de la actividad y cumplir con el distanciamiento social requerido en estos tiempos de pandemia. Ahora, un proyecto de ley propone que la provincia de Córdoba, sea una de las primeras en utilizar este formato.

Esta semana, el concejal radical, Alfredo Sapp, anunció que se está trabajando en una ley que permita el regreso de esta modalidad tan popular de los años ’60, no obstante, la iniciativa necesita modificar la ordenanza 11.684 de espectáculos públicos.

Como los cines por la pandemia se encuentran cerrados existe la posibilidad de habilitación de estos establecimientos que Córdoba supo tener, que son los autocines, en superficies al aire libre y en donde se podrán pasar películas permitidas y autorizadas por el Instituto de Cinematografía y por producciones de cineastas independientes”, expresó Sapp para el medio radial Cadena 3.


El regreso del autocine después de décadas.


Según la propuesta, la habilitación deberá ser en superficies de un mínimo de 5 mil metros y un máximo de 10 mil metros, además de otras características como la zonificación, los horarios y los ruidos entre otras cuestiones a definir.

En Argentina, los autocines supieron ser bastante populares entre los años 60 y 80: en Córdoba había uno en la zona del Tropezón, detrás de donde hoy funciona una estación de servicio. Recordemos, que en junio del año pasado, Córdoba Shopping realizó un experimento de volver al tradicional autocine, en donde más de 100 interesados se presentaron para disfrutar la propuesta.

Por su parte, Daniel Marón, presidente de la consultora Ultracine, dijo en una entrevista con Ámbito que los autocines pueden volver a ser una solución, un paliativo al menos, en este contexto.

Además, comentó que en el pasado la piratería fue el principal obstáculo con la cuál el fenómeno de los autocines se canceló, donde por ejemplo era fácil piratear el audio de un film debido a que se trasmitía a los autos por medio de una señal de radio FM, ahora, la tecnología actual permite sortear mejor esos obstáculos.

Se probará también el bluetooth y una app para escuchar la película en el celular. También, se discute si la entrada incluirá servicios de restaurante, es decir, algo más elaborado que el popcorn y la gaseosa. No es sencillo. Se necesitan espacios, autorizaciones, y el INCAA ni se expidió sobre el tema. Ahora, el autocine no es una solución, es un paliativo”, concluyó Marón.