fbpx

Colaboración: Carlos Miguel Romero


Malena Pozzobón, al igual que cualquier otra adolescente del país, la pelea a diario para cumplir sus sueños y seguir adelante en la vida. En su caso, terminar una carrera universitaria y ejercer lo que más le gusta, el periodismo. “Soy muy curiosa, me encanta investigar, buscarle la vuelta a las cosas. Me motiva comunicar, sentía que yo podía comunicar”, afirmó Pozzobón, que además, estudió actuación, baile, modelaje. Un detalle, Malena tiene Síndrome de Down.

La joven, actualmente está cursando el último año de periodismo en el CUP (Colegio Universitario de Periodismo) y se hizo conocida en los medios por conducir, junto a la periodista Flavia Irós, el programa “¿Qué ves cuando me ves?”, que se emite por El Doce desde el año 2018. Un ciclo que se especializa en derribar barreras y visibilizar historias de personas con capacidades especiales, con el objetivo de apuntar a la inclusión.

Aprovechando que este sábado 21 de marzo, se conmemora el Día Internacional del Síndrome de Down, El Milenio se comunicó con Pozzobón, para que comparta su vida universitaria, sus trabajos periodísticos y como el apoyo de sus familiares y amigos fue vital, para no dejar de “creérselas”, de que es capaz de alcanzar todas sus metas.

Ser diferente es bueno de alguna manera, es levantar una bandera y decir tengo síndrome de down y soy capaz. Todos deberíamos creernos capaces, porque cuando lo crees, podes”, afirmó orgullosa la futura periodista.



El Milenio: ¿Qué te motivó a estudiar periodismo? ¿Qué fue lo que más te gustó y que fue lo que más te costó?

Malena Pozzobon: Me motivaron las ganas de saber más, de buscar e indagar, responder a un montón de preguntas que se me fueron presentando a lo largo de mi vida. Como soy muy curiosa y me encanta investigar, elegí esta carrera para poder comunicar también, sentía que podía hacer esto.

Lo que más me gusto de la carrera es que conocí amigos y amigas nuevos, fue un gran desafío porque al principio me costó como a cualquier adolescente entrar a la facultad, era algo nuevo que no conocía pero después se generó un vínculo hermoso. También conocí profesores nuevos que me ayudaron a superarme cada día.

Lo que más me costó fueron algunas materias como historia, narrativas y redacción, porque soy más de lo oral que de lo escrito, pero practicando se me hizo la costumbre de escribir rápido en la computadora y no tanto a mano, es un constante practicar. Por último, la que más me costó fue economía. Al principio no le encontraba la vuelta pero logré encaminarla y aprobarla con 7.

EM: Además estudiaste modelaje, actuación y danza, ¿Te gustaría hacer otras cosas además del periodismo?

MP: Me gusta mucho hacer cursos, sobre todo de redes sociales porque es el área que más me copa. El diseño gráfico también me encanta y me gustaría estudiar inglés porque es un idioma re importante y me va a ayudar a viajar por el mundo, además estaría bueno aprender italiano y francés. Me encantaría dedicarme a la actuación además del periodismo, lo otro es más como un hobbie.

EM: ¿Cuáles creen que son los retos para los periodistas en un mundo tan digitalizado y conectado como el nuestro?

MP: Creo que la tecnología va avanzando constantemente, nos atrapa de una u otra manera. Para los periodistas es un reto, porque hay que estar todo el tiempo actualizado y buscar la manera de encajar y usar esas herramientas. Tenemos que amoldarnos a estas nuevas propuestas y usar todas las redes sociales. De todas maneras, un periodista tiene que estar en la calle, buscar, preguntar. Eso es lo que yo creo que debería hacer un profesional.



EM: Contanos como fue tu primera experiencia grabando un programa que sale en uno de los canales más importantes de Córdoba “Qué ves cuando me ves”. ¿Estabas nerviosa, emocionada, salió como lo habías previsto?

MP: Mi experiencia trabajando en Qué ves cuando me ves, es maravillosa, un sueño cumplido.  Al principio me ponía muy nerviosa cuando se prendían las cámaras, pero sabía que no estaba sola. Al lado mío estaba Flavia, y mi familia atrás de cámara que me acompaña siempre, ya sea buscando ropa para el programa, sacarme fotos, maquillarme y peinarme. Siempre están ahí y voy a estar agradecida de por vida.

Otra de mis experiencias fue encontrarme con uno de los profesores de la facultad, Agustín Burgui, que actualmente es mi compañero de trabajo pero está en la sección de deportes. Este año decidí tomar un nuevo desafío y ahora soy la community manager del programa, lo cual me emociona porque desde chica soñé con estar en la tele y ya hace un año que se cumplió. Eso me re emociona porque me hace sentir que soy importante y valgo la pena.

Al principio no fue como yo lo esperaba, pero después me fue transformando y de a poco me siento cada vez más como una profesional. En la facultad siempre nos dicen que nos la tenemos que creer y ya este año me recibo.



EM: Para una radio de Sierras Chicas, cubriste nada más y nada menos que el Congreso Internacional de la Lengua Española, ¿cómo fue esa experiencia?

MP. ¡Uh qué experiencia! Esa cobertura empezó gracias un profesor que me contó que tenía un amigo que trabaja en la radio y que quería que yo cubriera el Congreso. Fue muy divertido, la pase muy bien porque estuve al tanto de todas las actividades, sacando fotos y tuve la compañía de una amiga.

Tenía una credencial que me habilitaba a entrar a todos las actividades y en cierto horario llamaba a la radio para contar lo que se vivía en el Congreso.

EM: Hoy se celebra el Día internacional del Síndrome de Down, ¿Crees que es importante este día para generar conciencia?

MP: Para mí es un día como cualquier otro. Yo creo que todos tenemos el derecho de mostrarnos como somos y no tener miedo a expresarnos, porque todos somos diferentes e iguales a la vez en algún punto. Sin embargo, ser diferente es bueno de alguna manera, es levantar una bandera y decir “tengo síndrome de down y soy capaz”. Todos deberíamos creernos capaces, porque cuando lo crees, podes. Que haya un día en especial como hoy, no ayuda a visibilizar la diferencia y dejar de estigmatizar, dejar de poner rótulos y etiquetas.


Sobre este Día internacional

«Las personas con síndrome de down tienen derecho a tomar decisiones en los aspectos que les afectan, también en situaciones de crisis«, afirma el comunicado oficial de Las Naciones Unidas sobre la importancia de conmemorar este día.

En diciembre de 2011, la Asamblea General designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down. Con esta celebración, la ONU busca generar una mayor conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

El síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual. La incidencia estimada del síndrome de Down a nivel mundial se sitúa entre 1 de cada 1.000 y 1 de cada 1.100 recién nacidos.


Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: