fbpx

El decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio dictaminado por la presidencia de la Nación, el pasado jueves 19 de marzo con el objetivo de disminuir la circulación del virus Sars-Cov 2, fue una medida urgente que tuvo que ir puliéndose y aclarándose con el paso de los días. Por un lado debía cumplirse el objetivo de garantizar la salud de las personas, pero por otro lado también debían garantizarse las necesidades alimentarias y sanitarias mínimas de los argentinos mientras dure la cuarentena.

Precisamente, saber si la actividad de los delivery, estaban permitidos o nó, era uno de los puntos importantes por aclarar, atendiendo a que son buena opción para evitar la circulación de personas por la vía pública.

El propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, en días posteriores salió a aclarar que dicha actividad estaba permitida. «Los restaurantes, locales de comidas preparadas y de comidas rápidas, podrán vender sus productos a través de servicios de reparto domiciliario, con sujeción al protocolo específico establecido por la autoridad sanitaria. En ningún caso podrán brindar servicios con atención al público en forma personal» afirmó en conferencia de prensa.

En esta linea, la Municipalidad de Colonia Caroya, recientemente, emitió un comunicado donde aclaró el mecanismo que deben seguir las empresas de comida rápida y venta de servicios para operar libremente en la ciudad.

En primera instancia, los locales, deberán llenar un formulario online, en donde comunican que su establecimiento cuenta con la modalidad de servicio por delivery.

En segunda instancia debe garantizar los siguientes items:

Según la Cámara de Comercio de Colonia Caroya, de esta forma, se podrá realizar un listado de las opciones de delivery que se encuentran en la ciudad y colaborar con la prevención del Covid-19.

Además, estableció una serie de recomendaciones para operar bajo esta opción de compra. Desde comprar preferentemente, con tarjeta de débito o crédito -para evitar manipular efectivo-, hasta la realización de un protocolo de recepción del producto, donde el repartidor, deja la mercancía en la puerta, se aparta unos metros y espera que el usuario salga a recogerlo.



Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: