fbpx

Por Antonella Monguzzi y Candelaria Bailone

Instituto Educativo Nuevo Milenio

Fotografías gentileza


Criada en las salas de una academia y en escenarios, la bailarina que heredó la pasión de su madre, sigue su ejemplo de la mejor manera. A los dos años, realizó sus primeros movimientos y comenzó la iniciación en la danza. Con el paso del tiempo, incursionó en tap y clásico, para ya con cuatro años arrancar con el hip hop.

Dance Center es su segundo hogar, desde que tiene memoria. Hoy, con tan solo 14 años, vive su pasión con un talento inmensurable, que se potencia a base de entrenamiento y una formación constante. En este sentido, ha viajado en múltiples ocasiones para tomar clases con profesionales de alto nivel. Asimismo, compitió en Villa Carlos Paz, Rosario, Salta y Buenos Aires, siendo la cuenta pendiente un torneo internacional.

Aunque su estilo favorito es el urbano, prefiere “no encasillarse”. Actualmente, por tal motivo, incursiona en géneros diversos como jazz, clásico, contemporáneo y hip hop, además de hacer acrobacia en tela. “Soy chica todavía, prefiero tener una formación versátil”, reveló.



El Milenio: ¿Cómo fue que empezaste y con qué danza?

Kiara Averbuj: Me introduje en la danza por mi mamá, que tiene una academia. Me metía en las clases y decía que quería hacer danza, entonces a los dos empecé con iniciación con jazz, que es como música de las princesas. Ahora entreno de lunes a sábado en Dance Center, hago más de diez horas por semana.

EM: ¿Qué sentimiento te genera bailar?

KA: Cuando empiezo a bailar me siento libre y me manifiesto a través de la danza. Siento que es una forma de expresarme, si estoy triste bailo, si estoy feliz bailo; es un lenguaje o un idioma más para mí.

EM: ¿Qué rol cumple tu familia en tu vida profesional?

KA: Mis papás siempre me apoyaron en todo, me llevaron de viaje donde yo les pedía para seguir creciendo como bailarina. Por ejemplo, hace poco fui a Buenos Aires, a Nueva York, a Los Ángeles para tomar clases y conocer, capacitarme, tanto con profes como bailarines de allá. Ellos me apoyan en esto porque saben que es lo que me apasiona y es lo que quiero seguir haciendo.


 “Cuando empiezo a bailar me siento libre, me expreso a través de la danza. Es un lenguaje para mí


EM: ¿Qué objetivos tenés a futuro?

KA: Lo que sé que quiero es seguir bailando y dando clases, me gustaría estudiar alguna otra carrera, como psicología, pero no estoy segura. La danza es lo que quiero seguir toda mi vida.



EM: ¿Algún consejo para los adolescentes?

KA: Todo llega, todo se toma su tiempo, pero llega, hay que aprovechar las oportunidades siempre.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: