fbpx


5- James Harden

“La Barba” creció durante sus primeras temporadas a la sombra de Kevin Durant y Russell Westbrook en Oklahoma. En 2012 llegó a Houston y asumió su verdadero rol: el de perro alfa. Desde ese momento comanda a uno de los equipos ofensivamente más espectaculares de la última década. Su llegada transformó a la franquicia texana en un contendiente constante por el título. Sin embargo, aún no pudo siquiera llegar a las finales de la NBA.

Lo cierto es que quizás no haya tenido la compañía necesaria, y a pesar de ello arrastró a su equipo a instancias decisivas, de la mano de una capacidad anotadora soberbia. Desde hace cinco años sus promedios por temporada no bajan de los 29 puntos, al tiempo que se mantiene como uno de los mejores asistidores de toda la NBA. En la última temporada promedió un absurdo de 36 puntos por encuentro y en la actualidad esa cifra se eleva a 39. Números irreales, que parecen extraídos de los años de Wilt Chamberlain.

Su paso atrás en el triple es una de sus marcas registradas, y en los últimos 10 años las defensas apenas consiguen a cuenta gotas frenar la tormenta Harden. Ha sido el máximo anotador de toda la década, por encima de LeBron James. Parece no haberse inventado aún el tiro que esté fuera de su repertorio.

4- Kevin Durant

«Durantula» como lo llamaban a comienzos de la década se convirtió en todo aquello que poco tardó en prometer. Sus 2,11 metros de altura, el manejo y la agilidad de un escolta y la jerarquía para anotar desde cualquier lugar de la cancha hacen de Kevin un unicornio basquetbolístico, un jugador que cuando está encendido es simplemente indefendible.

A los 22 años se alzó como el jugador más valioso del Mundial de Básquet de Turquía 2010.

En Oklahoma arribó por primera vez a unas finales, para caer en ellas ante Miami Heat, con LeBron James y Dwayne Wade en su máxima expresión. Tiempo más tarde, se uniría en una controversial decisión a los Golden State Warriors, luego de caer precisamente ante ellos 4 a 3 en las finales de Conferencia Oeste 2016.

Su decisión no haría más que potenciar aún más a un equipo terrorífico. Allí obtendría el anillo de campeón dos veces, siendo en ambas el jugador más valioso de las finales.

En 2014 fue elegido como MVP de la temporada regular. Durant es para muchos el anotador más completo de todos los tiempos, su juego a los 31 años no encontró su techo.

3- Stephen Curry

Este delgado jugador de apenas 85 kg en tierra de gigantes despegó para destruir los moldes de la NBA y establecer nuevos parámetros de tiro para el baloncesto mundial. El hijo del ex basquetbolista Dell Curry, no fue considerado siquiera entre los mejores treinta jugadores durante sus primeros cuatro años de competencia profesional. En un partido ante New York en 2013 dejó un aviso: 56 puntos.

Dos años más tarde se transformaría en el mejor tirador de toda la historia del deporte. Sus habilidades lo volvieron un triplero inverosímil y la línea de tres puntos pasó a ser para él una vaga idea. Curry no solo lidero un equipo inolvidable, campeón en tres temporadas y subcampeón en dos, sino que obligó a transformar el juego. Hoy la NBA vive del triple y Curry es el máximo artífice de ese cambio.

Tirador desde el drible, con un rango absurdo y con marca, desafió a todos los defensores con un juego completo en el que casi nos olvidamos lo bueno que es el pistolero de los Warriors en la pintura. Capacidad de definición y clase en su máxima expresión. Tomando los lanzamientos perimetrales más difíciles sus porcentajes de tiro de tres superan el 40 por ciento. Simplemente ridículo.

2- Kawhi Leonard

El silencioso jugador angelino llegó a la NBA a comienzos del 2011 sin mayores expectativas por parte del mundo del básquet. Llamado a convertirse en un gran jugador de rol a través de su ruda defensa, fue cambiado por Indiana Pacers a los San Antonio Spurs. Rodeado de leyendas, incluido uno de sus ídolos, Manu Ginobili, Kawhi creció a pasos agigantados hasta convertirse, primero en el mejor defensor de la liga, con el mejor uno a uno por escándalo, y luego en una letal arma ofensiva.

El alero mostró su increíble personalidad llevando al límite al mismísimo LeBron James con apenas 21 años en las finales del 2013.

En 2014 alcanzaría el campeonato y el premio al Jugador Más Valioso de las finales, liderando junto a Manu Ginobili la victoria ante el Miami Heat de LeBron James.

En 2018 emigraría a Toronto y llevaría por primera vez a la única franquicia NBA no estadounidense a ganar el título. Sus promedios en últimos playoffs de la década (30 puntos y 9,1 rebotes, con un 49 por ciento en tiros de campo) no terminan de describir una de las actuaciones más memorables que se hayan visto.

1-LeBron James

Sin dudas el “Rey” lidera la lista de la mano un dominio descomunal. A su combinación imposible de velocidad, fuerza, inteligencia y habilidades le sumo madurez. Su juego se expandió hasta convertirlo de manera definitiva en uno de los mejores (sino el mejor) de todos los tiempos. En su temporada número diecisiete, a los 35 años promedia 25,5 puntos, 7,5 rebotes y 10,8 asistencias por partido.

El oriundo de Akron se consagró por primera vez como campeón de la NBA en 2012. Repitió el título en 2013 y potenció su leyenda en el 2016, derrotando al mejor record de la historia (Golden State Warriors), luego de remontar por primera vez (ningún equipo lo logró jamás)  una desventaja de 3 a 1 en las finales. En aquellos choques, James lideró a ambos equipos en puntos, rebotes, asistencias y tapas. Un hito difícilmente igualable.

Además, el polifacético playmaker arribó a ocho finales de NBA de manera consecutiva (2011-2018). Basta ver los pésimos resultados de Miami y Cleveland tras la salida de LeBron de sus equipos para entender la ascendencia del astro.

Ningún otro jugador pudo establecer tal control sobre el juego durante todos estos años. Las recientes palabras de Steve Kerr, actual entrenador multicampeón de los Golden State Warriors, sostienen lo que muchos a esta altura ya piensan: LeBron no es solo el mejor en su deporte, sino quizás, el atleta más poderoso que haya pisado el planeta.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: