Varios estudios coinciden que los videojuegos podrían ser una valiosa herramienta de aprendizaje, esto se contrapone a la mirada que se tenía hasta hace pocos años que eran considerados elementos destructivos del intelecto.

La contracara de los videojuegos: ¿educan? 2
ARCHIVO.

Un videojuego puede ser un instrumento tan divertido como eficaz. El Consejo de Investigaciones Sociales y Económicas de Gran Bretaña realizó una investigación en la que se llegó a la conclusión de que los juegos de computadora están dando a las nuevas generaciones un nivel de coordinación y un poder de concentración, asimismo se incrementa el nivel de sociabilidad de los niños.

Jugar programas interactivos en video es una actividad que requiere altos niveles de concentración, esto puede facilitar la comprensión de conceptos, el desarrollo de conocimientos y la absorción de información.

Existen juegos específicamente diseñados para la obtención de conocimientos, y habilidades como la estimulación del  pensamiento crítico, generando que la persona comience a analizar más las situaciones antes de producir una respuesta.

También, se desarrollan habilidades corporales como el aumento de los reflejos y la sincronización mano/ojo, ya que mientras se juega los videojuegos ciertas partes del cerebro están en estímulo constante y aumentan las destrezas manuales.

Los videojuegos favorecen la capacidad de análisis y reflexión ya que ayudan a determinar con claridad cuáles son los objetivos de una tarea, facilitan la interacción con otras personas, aportan  la posibilidad de aprender a trabajar en equipo, aumentan la motivación para el aprendizaje y mejoran nuestra velocidad de respuesta y agilidad mental.

Anuncios

Sin embargo, todo en exceso es malo y especialistas aclararon que se debe evaluar el tipo de juego elegido.

Es verdad que puede estimular algunas áreas del aprendizaje como puede ser seguir secuencias, establecer sobre todo el área visoespacial que es la que se maneja con mayor amplitud en los videojuegos, se dan posibilidades de desarrollar diversas áreas, pero no es para todo el mundo por igual”, comentó Adriana Belén, psicopedagoga del Instituto Educativo Nuevo Milenio.

Agustina Benavidez, psicóloga , opino que “hay que hacer una regulación bastante estricta de los tiempos de exposición al frente de las pantallas, por el nivel de estimulación sensorial y neuronal y también por todos los efectos que genera la quita de esa estimulación, tanto a nivel hormonal y neuronal se genera un shock de mucho sentido”.

Desde su punto de vista, “el interactuar con el otro  en una mesa, en un espacio físico, real y concreto fomenta un montón de otros aspectos que en la computadora no se pueden encontrar, por ejemplo  cuestiones  que no solo tienen que ver con lo cognitivo, sino  con las habilidades sociales“.

Por último, Adriana Belén concluyó: “si son chicos pequeños es importante que tengan siempre un adulto referente que sepa y que esté al tanto de qué tipos de  juegos utilizan, es muy importante que la familia también se involucre en los juegos por más que no les resulte interesante”.

El informe completo lo encontrás en la edición impresa de octubre de Periódico El Milenio.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.