El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Barbarie futbolera y derrota Argentina (análisis)

Con una injusta derrota, la Selección quedó afuera de la Copa América luego de perder 2-0 ante Brasil.

Con una injusta derrota, la Selección quedó afuera de la Copa América luego de perder 2-0 ante Brasil.

Gentileza TV Pública.

En el fútbol no todo es técnica, definición y buen juego. La suerte siempre tiene un poco de lugar en estos encuentros. Esta vez, las estadísticas se llevaron la razón y le dieron la victoria al equipo de Tite, que con solo dos llegadas al arco albiceleste logró cerrar el partido. Entre los errores descomunales del árbitro y la eficacia de Brasil, la Argentina se quedó sin Copa América.

La selección en la clásica foto previa al partido.

El partido comenzó con un Brasil veloz que pasaba de la defensa al ataque de forma rápida. Argentina jugaba sin regalar metros en la cancha, retrocediendo bien e involucrando a todos los jugadores. 

El verdeamarelha presionaba bien y a los 18 minutos llegó el primer gol de la mano de Gabriel Jesús, con una jugada descomunal de Dani Alves, quien fue el mejor jugador de la noche, figura clave en la victoria brasileña. Es entonces cuando Brasil comenzó a dejar que Argentina tome la iniciativa del partido, se replegaba y cuidaba los espacios. 

El resto del primer tiempo se plagó de llegadas argentinas al área rival sin la efectividad suficiente para convertir el descuento. Una gran jugada colectiva que no llegó a ser gol después de la mitad del primer tiempo. El seleccionado nacional seguía en partido, muy cerca del arco brasileño con un Messi mostrando un mejor desempeño que en los partidos anteriores y encontrándose bien con Lautaro Martínez.

El segundo tiempo llegó con la Canarinha contraatacando de forma rápida y defendiendo bien. De Paul destacándose en esta parte del partido, rompiendo líneas con sus conducciones. El conjunto nacional jugaba bien, generando situaciones mientras que con rebeldía buscaba superar poco a poco a Brasil.

El segundo gol brasileño llega a los 70 minutos y su autor fue Roberto Firmino. Las esperanzas albicelestes comenzaban a desvanecerse. El gol de la victoria llega en el mejor momento del seleccionado nacional que empieza a desganarse ante la pelota que pareciera que no quiere entrar en el arco rival.

Lautaro Martínez, con un excelente rendimiento durante el encuentro que no alcanzó para superar a Brasil.

Argentina superó a Brasil la mayor parte del partido, mostrando iniciativa y buscando el gol. El conjunto de Tite, con jugadores increíbles y un fútbol enloquecedor supo aprovechar sus oportunidades y utilizar los errores argentinos a su favor. Sin embargo, sería bochornoso no negar el favoritismo del árbitro, quién usó poco y nada el VAR, y le negó un penal clarísimo a la selección de Scaloni. 

La derrota del clásico es como una mancha que no se borra y duele, pero el rendimiento argentino en este encuentro es indiscutible. Siempre se deberán pulir asperezas y corregir errores, por ejemplo, poner al 10 de la Juventus de titular y probarlo un poco en el equipo, es ve de dejar que se desgaste en el banco. 

La negligencia del referí, la técnica innegable de Brasil y la falta de eficiencia en el conjunto nacional terminaron con las ansias argentinas de lograr otro título. El sueño que se viene postergando hace varios años, con esas tres finales perdidas, parece nunca llegar pero todo siempre da revancha.