Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

“El CIC tiene que incluir en su accionar al conjunto de la comunidad de Salsipuedes”

GESTIÓN PÚBLICA / SALSIPUEDES 


María del Carmen Torres, psicóloga y coordinadora del CIC (Centro Integrador Comunitario,) habla sobre la actualidad de la institución frente al panorama social de la ciudad, su origen, los cambios que trajo la nueva gestión y los proyectos que se están implementando.

María del Carmen Torres, coordinadora del CIC.

El CIC es un espacio municipal, que se fundó a principios de la década del 2000 con el objetivo de ser un área de promoción social y ciudadana para los habitantes de la localidad. Bajo la nueva gestión, encabezada por la Unión Vecinal desde el año 2015, este establecimiento ha progresado hasta convertirse en cuna de proyectos para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Los CICs se han vuelto muy importantes para la participación ciudadana. Dentro de lo que es el Departamento Colón, estos centros sólo existen en tres localidades: Salsipuedes, Colonia Caroya y Juárez Celman. Hoy en día, los municipios se encargan de promover su funcionamiento para generar un mayor contacto con la comunidad.

Origen

El CIC de Salsipuedes nació en el año 2004 como un proyecto que trabajaría en la inclusión, promoción, prevención y atención de la salud y las cuestiones sociales. La propuesta se llevó a cabo en un contexto de recuperación de la crisis del 2001, a través de la formación de cooperativas de trabajo. Según cuenta la funcionaria, el propósito era crear un organismo que englobara una mirada desde la salud y desde lo social ante los problemas del momento.

En una primera instancia, el programa surgió por un convenio entre el municipio y la Nación para la creación de estas cooperativas en respuesta a la cantidad de desocupados que había dejado la última crisis. La coordinadora destaca que la idea era ir más allá de sólo la atención de la salud y abarcar “las cuestiones comunitarias del territorio que rodeaba a la institución”.

El CIC se inaugura en febrero del 2006 en el barrio “El Talita”, una zona histórica y periférica de la ciudad. La funcionaria afirma que se hizo en ese lugar pensando en la necesidad de “llevar los servicios a los barrios y en la inclusión de los sectores más alejados”. Al comenzar, la asociación contaba con un grupo de profesionales que incluían médicos generalistas, pediatras, trabajadores sociales, enfermeros universitarios y una psicóloga social, en conjunto con la coordinación.

Con el tiempo, debido a ciertas irregularidades del convenio con la Nación y a algunos “devenires de la política local”, explica Torres, el proyecto se deja un poco de lado y pasa a depender del municipio. La coordinadora expresa que en la actualidad estos centros se desempeñan con la misma modalidad. “Los CIC`s quedaron como espacios municipales y cada localidad toma sus propias decisiones en cuanto a las políticas sociales y de salud”.

En el 2015, indica Torres, durante la gestión de Marcelo Bustos, se decide retomar el proyecto en relación a las necesidades y las realidades de hoy. “El CIC estaba deteriorado ediliciamente, se encontraba bastante vacío de equipamiento y estaba reducido a un lugar de atención de especialidades que, en realidad, no tenía nada que ver con su función original”.    

En ese año, Torres vuelve a la coordinación de este espacio luego de su primera etapa en el 2004. Según recuerda, David Strasorier, actualmente secretario de gobierno, se comunicó con ella para acordar su regreso. “Las palabras de David fueron: ‘Queremos que el CIC se convierta en una usina de proyectos’, es decir, donde se puedan conjugar distintas áreas y se puedan articular distintos proyectos que impliquen a más de una repartición o dependencia”.

“La idea era trabajar llenando de contenido el CIC nuevamente, con una perspectiva que fuera más amplia que la territorialidad próxima y que se extendiera a toda la localidad”, manifestaba.

Áreas y proyectos

Una de las cualidades que caracteriza al CIC es que no depende de una dirección, sino que presenta una coordinación – puesto que ocupa Torres – que se encarga de “articular, generar proyectos y cuestiones comunes con otras áreas”. Se trata de un espacio en el que se pueden llevar a cabo diferentes propuestas y vincular diversos aspectos de la sociedad.

Como señala la psicóloga, en un primer momento, el CIC estuvo ligado a la difusión de varios programas para mejorar las condiciones en que vivían los habitantes. “Llevamos adelante proyectos como el de mejoramiento habitacional, el relevamiento de patologías prevalentes en la sociedad, programas de gestiones para llevar el agua corriente a casas que no contaban con este servicio, es decir, trabajamos bastante con la comunidad próxima”.

Hoy en día, el centro se dedica a la implementación de talleres relacionados con algunas cuestiones a tratar. Entre ellos, se destacan cursos de capacitaciones viales hasta talleres de salud psicosocial para jóvenes. El enfoque en la juventud se convirtió en una prioridad para este espacio, al punto de generar un consultorio con adolescentes según los principios de la UNICEF y una orientación de integración artística y expresiva.

Otros de los puntos en los que hace hincapié es en la niñez. Se desarrollan capacitaciones como, por ejemplo, en traqueotomía de emergencia en infantes. También se fundó una oficina de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Esta área – expresa la funcionaria – se encuentra dentro de una ley nacional y corresponde con el segundo nivel de atención a situaciones de posible vulneración de estos derechos. Además, trabaja articuladamente con el SENAF (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia) y escuelas, donde se pueden llegar a recibir demandas vinculadas a este tema.

Integración ciudadana

En resumen, la implementación de medidas por parte del CIC tienen como fin integrar al ciudadano en los ámbitos más importantes de la sociedad. La capacitación e inserción laboral de los jóvenes es uno de ellos, el cual es promovida por la oficina de empleo que se encuentra en plena articulación con el centro.

Por otra parte, Torres revela que se observa una especie de “apropiación” del lugar por parte de los vecinos que viven a los alrededores. Según sostiene, este era uno de los primeros objetivos que tenían en el año 2006, cuando recién comenzaban el proyecto, es decir, el de que la comunidad lo tomará como un “espacio propio”.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: