Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Exquisiteces inmersas en la montaña

Patricia Herrera y Daniel Recio son los dueños del restaurant “A la Vista” en Villa Los Altos. Empezaron juntos con este emprendimiento hace seis años. La elaboración de sus platos es completamente casera y artesanal.

  • Por Martina Zamora e Iriel Martín. 4°B IENM.
  • periodico@elmilenio.info
“Cocinar nos provoca placer, es decir, algo que no es considerado para nosotros un trabajo”.

El Milenio: ¿Cómo se dio la posibilidad de abrir el restaurant en Villa los Altos?

Patricia y Daniel: Era utilizar lo que ya teníamos y aprovecharlo. Conservamos parte de la infraestructura hecha y en vez de ser casa familiar pasó a ser un restaurant de pastas caseras; quisimos abrir las puertas de nuestro lugar a la gente.

EM: ¿Cómo se hacen conocer?

PyD: Boca a boca, no hacemos publicidad. La gente viene recomendada por otros, y así se fue extendiendo y construyendo. Vamos dando tarjetitas con nuestros teléfonos, tenemos un Facebook, pero la mayoría de los clientes vienen por el boca en boca. También salimos en google maps, entonces los que viajan desde otras provincias y buscan restaurantes sobre el camino Del Cuadrado, nos encuentran; ven los comentarios que hace la gente, les gusta vienen y prueban, debido a esto, tenemos muchos clientes de Rosario, Catamarca, La Rioja. Los que vienen de paso por El Cuadrado, buscan un ambiente tranquilo, buscan comer relajados, sin bullicio, ni permitimos que la gente esté esperando afuera.

Cuando hay gente esperando, con amabilidad y respeto les decimos que no hay más lugar debido a que para atender a los clientes necesitamos tres horas como mínimo. Por ejemplo, los días domingo en particular, la familia se reúne y no quieren comer e irse. Entonces vienen como a las 13:30 y se van a las 17:00 de la tarde aproximadamente, hasta tienen el mate si quieren quedarse en el parque y el servicio de la pileta para el verano.

EM: ¿Ofrecen otros servicios?

PyD: Sí, hacemos eventos, pero no muy grandes debido a la capacidad del restaurant, tenemos 30-35 sillas y más de eso no podemos. Hacemos eventos informales o familiares en los que la gente permanece de pie la mayoría del tiempo, entonces sí podemos hacer eventos un poco más grandes de hasta 50 o 60 personas, ponemos mesas grandes de las cuales la gente se va sirviendo y va comiendo.

EM: ¿Qué sentimiento les provoca cocinar?

PyD: Cocinar nos provoca placer, es decir, algo que no es considerado para nosotros un trabajo; al contrario, nos encanta venir, ponernos a cocinar, como por ejemplo, ravioles que los hacemos uno por uno. No nos genera un cansancio, nos gusta hacerlo, realizar los postres, inventar sabores nuevos y que la gente vaya probando cosas nuevas. También nos gusta atender a los clientes con el mejor de los tratos debido a que la gente los domingos sale a pasarla bien, entonces si la pasa bien y se divierte nosotros también. Por eso, esto es un ida y vuelta, si los tratás bien, ellos te responden bien.

EM: ¿Cómo obtienen la materia prima para fabricar las pastas?

PyD: Compramos en mayoristas y buscamos precios y calidad. Vamos al mercado norte y si no hay calidad, esa mercadería no la hacemos y elaboramos otra.

Todo lo hacemos nosotros, por ejemplo, a los tomates los compramos y hacemos el puré de tomate, es decir, compramos la materia prima para producirla nosotros, porque nos gusta hacer todo casero; no usamos conservantes de ningún tipo por eso es otra la calidad de las salsas.

Trabajamos mucho con aceites de oliva, queso crema, manteca, debido a que nos gusta que la gente sienta el sabor de las pastas. Si a las pastas le ponemos una salsa roja o roquefort se va a sentir más el sabor del roquefort y a lo otro no le vas a sentir nada. Compramos el pescado, el cordero, el tomate, la fruta.

EM: ¿Qué significa el color y el aroma desde los productos hasta cuando el plato sale?

PyD: Si los pescados poseen un aroma fuerte es porque no están en buen estado, nosotros nos fijamos desde el color hasta que no esté frisado, que sea fresco y que salga bien. Controlamos que un plato esté bien decorado bien presentado, aunque más nos centramos en la calidad de la comida.

No somos gourmet, somos más sencillos, a lo mejor me gusta un lindo plato antiguo con la pasta, un aceite de oliva y unas hierbas, nos gusta más la simplicidad, y que la gente coma bien y sabroso, por eso vamos siempre a lo simple, siempre llegamos a un acuerdo y todo lo hacemos los dos, también le preguntamos a la gente si lo que ofrecemos gusta o no.

Si un día venís y tenemos pasta con pescado y no te gusta el pescado, tenemos otras opciones para reemplazarlo. Hay dos cosas que nosotros no utilizamos, la ricota y el roquefort, la ricota porque no nos gusta y el roquefort porque es invasivo, podemos usar en una presentación de una mesa de fiambres solamente.

EM: ¿Tienen algún plato que sea la perla del lugar?

PyD: Eso depende de la gente. Para mí, el que más me gusta (porque la mayoría son inventos), es el de tomates caramelizados, queso de cabra y albahaca, pero hay varios platos que gustan mucho, eso varía según el paladar de la gente. Últimamente he hecho pasta con batatas caramelizadas y almendras tostadas, yo uso mucho la almendra tostada, porque me gusta la fusión que tiene con la pasta; soy descendiente de árabes y hemos usado mucho la almendra desde chica.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: