Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Historias de los corsos 2018: Vientito

Los ochenta años de los corsos en Unquillo trajeron consigo el regreso a los escenarios del joven músico Vientito.


Por Amira López Giménez | amiralopez@elmilenio.info


El tiempo sin tiempo


A pesar que finalizaron los días de carnaval, alegría y espuma loca, y entre tantos alborotos de serpentinas, admiraciones y festejos se encontró una anécdota muy especial.

El podio de los corsos en Unquillo fue pisado nuevamente por una persona querida por la región. Luego de pasar por un proceso de rehabilitación física tras el incidente que lo dejó en coma por más de dos meses, Javier Romero, más conocido como “Vientito”, regresó a los escenarios.

Desde hace un tiempo Vientito vive en Unquillo y es nombrado entre los vecinos por haber formado parte de varias agrupaciones artísticas y murgueras de la zona serrana, siendo actualmente cantante y animador en La Garrotera Cumbia Orquesta, agrupación presentada para el especial cierre de los corsos.

Vale recordar que a inicios del año pasado el joven músico había sufrido un accidente mientras trabaja en la ciudad  de San Francisco de donde es oriundo. Un auto lo atropelló sobre la ruta mientras ayudaba a otra persona a maniobrar un camión. El incidente resultó en un estado de coma que duró más de dos meses.

La noticia había conmovido gravemente a muchos vecinos del cordón serrano ya que Vientito es una persona entrañable, caracterizada por tener varias amistades y por ser un artista muy particular. Tras numerosas semanas en coma, el joven comenzó a reaccionar, abriendo los ojos y respondiendo a las preguntas de sus familiares. Una vez que despertó su salud fue mejorando día a día, acompañado de un fuerte trabajo de rehabilitación.

Por aquel entonces las redes sociales habían estallado en alegría, en felicitaciones para los médicos y en agradecimientos a cada oración y energía dedicada a Vientito. Ahora, la felicidad es completa, tras volver a los escenarios como presentador oficial de la banda de cumbia que presento su último disco Cumbiaterapia. Y así lo encontraron los corsos, feliz de volver de un pequeño “lapsus” como él así lo define.

“Fue un lapsus, un tiempo sin tiempo como lo es el carnaval, un paréntesis. El regreso a los escenarios para mi es muy normal, es un sigue sigue. Por ahí me cuesta un poco más los movimientos pero la chispa sigue viva. Obvio, el cuerpo físico no anda como el cerebro, no puedo moverme muy bien pero el disfrute va por dentro. La procesión va por dentro como dice el dicho popular”, expresó Vientito, en diálogo con El Milenio, tras su presentación en la última noche de carnaval.

El Milenio: ¿Cómo fue la recuperación y retomar la música?

Vientito: Fue raro, me desperté y me contaron que Macri era presidente y que a mi me había chocado un auto, demasiadas sorpresas. Había que parar un poco con tanta información, quería parar el mundo y bajarme, como dice Mafalda. Pero bueno, también fue volver a re pensar un poco lo que me pasó, toda ese proceso va por dentro de uno mismo a pesar de que el cuerpo esté un poco trabado, pero lo demás está innato, sigue igual, fue un paréntesis.

EM: ¿Vas a seguir adelante con tu dedicación  y tu pasión por la música?

V: Sí, voy a seguir y voy a empezar a formarme un poco más con el teatro a parte de la música. Me gusta mucho el teatro porque implica poner el cuerpo, por más que ahora este medio dormido de a poquito se puede ir trabajando.

EM: ¿Tuviste que dejar tu instrumento?

V: Sí, un poco. Las maracas las puedo manejar bien porque implican un movimiento más amplio pero con el güiro no puedo, es un movimiento más corto pero de a poquito sigo. Mientras me den un micrófono yo puedo seguir presentando y esas cosas. Lo que tengo que practicar un poco más es cantar. Cuando voy cantando se me traba la lengua, es una cuestión de fonaudiología y ejercicios nada más.

EM: La música misma te va a ir ayudando a mejorar

V: Sí, por supuesto. Es como el CD que sacamos “Cumbiaterapia”. Con La Garrotera estamos presentando el disco en todos lados y justo me tocó a mí, en carne propia, vivir la cumbia terapia, esta es mi manera de recuperarme también. Soy paciente número uno.

EM: ¿Y hoy arriba del escenario que tal te sentiste?

V: Estuvo hermoso, fue rápido porque no pudimos presentar muchas canciones, o por lo menos, fueron menos que las que presentamos normalmente y de las que teníamos pensado hacer. Pero, mientras tenga un micrófono y pueda agitar al público y hacer palmas y hacer mover el esqueleto de todos, soy feliz.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: