El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Derribando los mitos del pole dance

Érica Riartes es profesora de pole dance en la ciudad de Mendiolaza. La “controversial” disciplina está siendo cada vez más elegida por las mujeres de Sierras Chicas, quienes se animan a practicarla, tras derribar el mito sexual que existe en torno al baile del caño..

Érica Riartes es profesora de pole dance en la ciudad de Mendiolaza. La “controversial” disciplina está siendo cada vez más elegida por las mujeres de Sierras Chicas, quienes se animan a practicarla, tras derribar el mito sexual que existe en torno al baile del caño y destacan los beneficios de este deporte, tendencia que en el último tiempo busca ser olímpico.


 Por Agustina Gallego

y Lara Rodríguez. 4°A IENM


[dropcap]E[/dropcap]l Milenio: ¿Cómo nació el pole dance? ¿Cómo fue evolucionando a lo largo del tiempo?

Erica Riartes: Para empezar, el pole dance o baile en barra tiene dos ramas: el pole fitness, (más relacionado a la parte deportiva) y el pole exotic (tiene más danza, más jazz) y es una actividad que viene de muchos años atrás.

En el Siglo XVIII, se empezó a practicar en China. Solamente, lo hacían los hombres y los guerreros. Era un palo de madera de 3 a 6 metros. Después pasó a ser más deportivo.

Acá es una actividad muy nueva. Tienen muchos tabúes, porque en Europa tuvo otros fines. Pero, lo que nosotros hacemos es acrobacia. Usar poca ropa es necesario para pegarse al caño, mientras más piel tengas expuesta, es más fácil.

EM: ¿En qué consiste la actividad?

ER: En llevar el control de todos los músculos del cuerpo, para lograr equilibro, utilizando mucho brazos, espalda y abdomen, para mantener las figuras. Consiste en hacer una secuencia con esas figuras, que queda como una coreografía.

EM: ¿Es considerado una danza o un deporte?

ER: Las dos cosas. Nosotros lo consideramos un deporte, por lo que estamos peleando para que el pole fitness vaya a las olimpíadas, ya que el pole exotic es más artístico que deportivo. Es un deporte tremendo, porque trabaja todo el cuerpo.

EM: ¿Participaste en alguna instancia competitiva?

ER: No, el año que viene hay una en Córdoba y otra en Buenos Aires, tanto a nivel provincial, nacional como internacional. Se puede anotar el que quiera. Hay tres niveles. En cada uno, hay trucos o cosas que tenés que hacer sí o sí. Además, hay especificaciones técnicas, como estar un minuto haciendo trucos en el aire y en el piso.

Resultado de imagen para baile del cañoEM: ¿Se necesita de algún entrenamiento específico o alguna aptitud física para realizarlo?

ER: No, lo puede hacer todo el mundo. Todos creen que es fuerza, pero es técnica. Tengo alumnas desde los siete hasta los 67 años.

EM: ¿Cómo creés que afectan los estereotipos a los que quieren empezar pole dance?

ER: Esa es la parte más complicada, porque es un tabú constante. Debemos estar todo el tiempo explicando que lo que hacemos es deportivo, no es sensual, que es una acrobacia. Normalmente, son comentarios que afrontamos todos los días. Va a ser un proceso, calculo que lento. En España, por ejemplo, hace años que se da la actividad.

EM: ¿Creés que ese tabú nace por lo que se muestra en los medios de comunicación?

ER: Sí, muestran una parte que no existe. Siempre se lo tiene relacionado a los clubes nocturnos, donde allí, no hay nada de acrobático. Se desvirtuó mucho cuando apareció en los medios de comunicación, porque lo llevaron hacia el lado que a ellos les sirve, obviamente.

EM: ¿Ha crecido a lo largo del último tiempo mucho la actividad?

ER: Sí, y puede ser que sea por esto mismo que sale en los medios y también por las dudas de la gente. En realidad, todos vienen por el cambio físico.

“¿Y qué es lo que estás haciendo?” Eso es lo primero que te preguntan “¿Y qué es eso?”, “¿Y el baile del caño?”, “¿Cómo es?”, “Pero a mí eso no me gusta.” Entonces les digo que vengan a una clase, prueben y vamos viendo. Entonces ahí va cambiando. Pero si vos le decís que vamos a hacer lo que hacen en la tele no, nadie lo quiere.

EM: Con respecto al cambio físico: ¿es una actividad que con el tiempo genera un bienestar?

ER: Genera un cambio tremendo, porque vos cuando armás una figura en el pole, te mantenés estático y necesitás que todos los músculos del cuerpo estén trabajando. Todos, porque aflojás uno y te caés.

Es una concentración espectacular y todos tienen que estar trabajando. Mejora la postura, porque normalmente cuando alguien va al gimnasio, los hombres no, pero las mujeres, cuando van al gimnasio trabajan todo lo que es tren inferior. Tren superior lo dejan. Y acá lo que más trabajamos, es justamente el tren superior.

Entonces, espalda, brazos, mejora la postura, mejora la posición de la columna. Yo tenía alumnas que han llegado con una lordosis impresionante y en menos de un año ya las tenés con los hombros tirados hacia atrás, la postura es otra. También, había alumnas que han venido con escoliosis, que es la columna desviada hacia un lateral, y que se les ha corregido.

El trabajo físico es impresionante. Entonces es normal que te pregunten, después de seis meses que hacés la actividad: “¿qué estás haciendo?”. Con los abdominales marcados, es una actividad muy buena, es divertida, lleva un montón de cosas. Y no te permite, en ese momento, en esa hora de clases que vos tenés, pensar en nada más que en eso. Si vos te desconcentraste, perdiste.

Aparte, crea un grupo humano muy lindo, porque se festeja cada logro que tiene el otro. No es lo mismo que una clase de gimnasia donde vos estás sube, baja y no pasa nada.

“Por ahora, estoy dando clases en Secuoyas 25, de El Talar, de Mendiolaza. Los horarios son muy amplios, tengo clases desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la noche y de lunes a viernes. Aclaro, que participan sólo mujeres en este momento”.

EM: Con respecto a las formas de practicarlo y a las competencias: ¿es individual, hay alguna instancia que sea grupal o de parejas?

ER: Se puede hacer en parejas. No más, por una cuestión física, que por ahí necesitás de un escenario gigante para muchos caños, para que pueda ser algo grupal.

EM: ¿Cómo se determinan las categorías para la competencia?

ER: Por edades y por habilidad. Está el nivel básico, intermedio y avanzado. Son diferentes los trucos de cada uno.

EM: ¿El caño es siempre el mismo?

ER: Sí, en cuanto a tamaño y diámetro, es el mismo. Puede variar, hay dos tipos, dos grosores, pero por una cuestión de la mano de cada uno.