Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Escuchar la piel

El cáncer de piel afecta a 1.000 de cada 100.000 habitantes por año según la Sociedad Americana de Cáncer. Casi todas las lesiones malignas que aparecen, tienen relación con la exposición solar acumulada. En entrevista con El Milenio la cirujana plástica y reconstructiva, Dra. Soledad Rubio Mainardi, informó respecto de los cuidados y tratamientos factibles de uno de los tumores más frecuentes pero más prevenibles.


Por Florencia Giolito | florenciagiolito@elmilenio.info

Colaboradores: Fabricio Paganelli, Ignacio Avín y Franco Gastaudo. 4° IENM


El Milenio: ¿Cuáles son las causas más comunes del cáncer de piel?

Soledad Rubio Mainardi: No existe una causa directa sino la suma de varios factores predisponentes. La edad, la exposición solar, el tipo de piel son algunos de estos factores. Las pieles muy claras, que no se broncean sino que enrojecen con la exposición, son las más propensas.

Aunque puede afectar a cualquier edad, son más propensas las personas a partir de los 50 años y la frecuencia aumenta con la edad.

Hay que considerar que existen tres tipos de cáncer de piel, el carcinoma baso celular -que es el más frecuente-, el carcinoma escamoso y el melanoma, que es el más agresivo.

EM: ¿Qué síntomas presentan?

SRM: Puede aparecer sobre un lunar que cambia o sobre una mancha nueva. El tipo más frecuente se observa en personas mayores como una mancha de varios colores con pequeños vasitos sanguíneos, o alguna ulcera.

Otras variantes pueden aparecer como placas blancas en la boca o como manchas rosas en zonas de exposición solar. El melanoma en general, aparece sobre un lunar que aumenta de tamaño, que crece rápido, que cambia de color, que se vuelve irregular. Los pacientes con muchos lunares, o lunares nuevos deben estudiarse.

Dependiendo de la agresividad del cáncer, serán las capas de la piel que se vean afectadas y la velocidad de crecimiento. Muchas veces puede invadir ganglios linfáticos e ir avanzando hasta producir metástasis en otros órganos y la muerte.

“Mi función es la de quitar la lesión cutánea y realizar una reconstrucción estéticamente aceptable para que el paciente pueda tener una adecuada calidad de vida”. Dra. Rubio Mainardi, formada en cirugía general en el Hospital Privado de Córdoba y especializada en el Hospital Gea González de México DF.

EM: ¿Cómo se puede prevenir?

SRM: Lo más importante es la protección solar y estar atento a todas las manchas o lunares que vayan apareciendo. Esto no quiere decir que el sol esté prohibido, significa que debemos exponernos con conciencia, ya que los rayos UV actúan generando agresión crónica con mutaciones que determinan que las células de la piel normales cambien y se conviertan en cáncer.

Entonces, es importante renovar el protector solar cada 4-6 horas y utilizar siempre factor de protección, en zonas como la cara se recomienda utilizar factor de 40 para arriba y moderar la exposición.

En el caso de las camas solares, actúan como si nos pusiéramos al sol en verano a las 12 del mediodía. Es una exposición directa y generalmente no se usa protector solar.

El bronceado saludable es el resultado de una exposición con protección que no nos lleva a pelarnos, y se consigue paulatinamente. Además, la agresión acumulada produce resequedad de la piel y envejecimiento precoz.

EM: ¿Qué se debe hacer ante la sospecha?

SRM: Todos podemos detectar una lesión en la piel cuando aparece de repente, o crece rápido, o tiene una úlcera que no cura, cuando es muy irregular o cambia de color. El dermatólogo, en su evaluación con lupa (dermatoscopía) realiza el diagnóstico clínico y el patólogo con la biopsia, hace el diagnóstico definitivo.

En algunos centros, como en el Hospital Privado o el Instituto Oulton, contamos con un equipo de oncología cutánea especializado en la evaluación de lesiones y su seguimiento. Está conformado por dermatólogos y cirujanos especializados en la reconstrucción de los defectos que se puedan generar de la extracción de estas lesiones.

Cuando el diagnóstico es de cáncer de piel, de cualquier tipo o de alguna lesión que aún no es cáncer pero que puede malignizarse, se recomienda quitarla inmediatamente. Si la resección se hace en época estival, es importante cuidar la cicatriz durante 6 meses a 1 año con protección solar alta.

Cuando las lesiones son en la cara o en zonas estéticamente importantes, o cuando son muy grandes y van a dejar un defecto difícil de cubrir, los cirujanos reconstructivos utilizamos técnicas específicas.

EM: ¿Son riesgosas estas intervenciones?

SRM: El riesgo varía con el tamaño de la lesión, las pequeñas requieren procedimientos ambulatorios con anestesia local; el paciente va a su casa en media hora. Cuando son mayores y requieren de una reconstrucción más compleja se realizan en quirófano con anestesia general y tiene el mismo riesgo que cualquier cirugía.

Las lesiones en la cara se reconstruyen con piel vecina al área comprometida y las cicatrices se dejan escondidas en donde sean poco visibles. Aquellas de mayor tamaño, donde se saca gran cantidad de piel pueden requerir de una cirugía más compleja donde llevamos piel de otras zonas para realizar una reconstrucción con microcirugía.


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: