Anuncios

“Apuntamos a ser un club que ponga las estructuras por encima de los nombres propios”

Deporte es sinónimo de identidad para Río Ceballos, y el básquet del club Jorge Newbery no es la excepción. Matías Ferro, entrenador de la Primera División, nos cuenta a fondo las aspiraciones e ideas detrás de un grande del baloncesto serrano.


Por Ignacio Parisi | ignacioparisi@elmilenio.info


Matías Ferro tiene la confianza del tirador que sin importar si erró todos los triples del partido, tirará el último sin miramientos, justo antes de que la chicharra le ponga fin al encuentro. El entrenador confía en sus jugadores, y sobre todas las cosas cree en los procesos. Como hombre del deporte sabe que hay excepciones y loterías, pero que en definitiva, todos los grandes equipos se sostienen a través del tiempo anclados en una estructura.

La clave está ahí, en los cimientos, el trabajo de hormiga que a la larga se traduce en logros deportivos. El básquet argentino ha dado sobradas muestras del camino a seguir, y el club Jorge Newbery de Río Ceballos apuesta a continuar la huella, pensando en los procesos antes que en los resultados. En ese sentido, Matías Ferro afirma: “La clave para nosotros es integrar y armar estructuras. Para ello, nos apoyamos en tres pilares que son: – los padres de los chicos que vienen a jugar,- la subcomisión, y – el cuerpo técnico”.

El director técnico cuenta con un largo recorrido en el básquet, integrando desde los ocho años las infantiles del Jorge Newbery. Las complejas realidades dirigenciales lo situaron entre idas y vueltas, no sólo en el equipo rioceballense, sino también en los clubes Banco de Córdoba y Matienzo, donde el ex alero integró durante años los planteles de primera. Llegando al ocaso de su carrera como basquetbolista, Ferro decidió emprender, en paralelo, su travesía como formador. Ya fuera del perímetro y con pizarrón en mano, Matías puso su empeño en enseñar el deporte que ama, y retornó a su primer hogar deportivo, Jorge Newbery. Allí volcó su experiencia a las categorías más jóvenes, mientras colaboró en la puesta en marcha de una iniciativa en torno a la re-afiliación del equipo serrano a la Asociación Cordobesa de Basquet.

“El club hace cinco años que no participaba en este nivel de competencia. Hicimos toda una preparatoria, y estamos llegando al final, muy contentos con el proceso”, sostiene Ferro.

El Milenio: ¿Cómo se dividen las categorías del club?

Matías Ferro: Nosotros tenemos dos grupos grandes que dividen la asociación, uno es el Mini Básquet, dentro del cual están las categorías “Mosquito”, “Pre Mini”, “Mini”, y “U13”. Ahí va toda la parte formativa y recreativa del básquet asociativo. Luego están las categorías de competencia como la U15, U17, U19, y Primera División. En el mini básquet están Matiás Levy, Gastón Nores y Santiago Aguirre como profesores.

En mayores estamos Marcelo Cristofoletti y yo entrenando. Nos dividimos el trabajo, en mi caso estoy a cargo de la primera y la sub 19, y trabajo como ayudante de la U15 y U17, mientras que Cristofoletti entrena a estas últimas dos categorías y es ayudante mío en la primera y la U19. Otra cuestión importante es que este año contamos con un preparador físico, que se ocupa exclusivamente del desarrollo atlético de los jugadores.

EM: ¿Qué cantidad de chicos tienen hoy en básquet?

MF: Cien chicos entre todas las categorías. Se incrementó mucho la cantidad de jugadores en el mini básquet, esa era nuestra idea, ellos son la base de nuestro futuro como club. Hay muchas cosas que hacer y nos juntamos con los profesores todo el tiempo a re- planificar las actividades.

EM: ¿En qué competencia participan en la actualidad?

MF: Estamos en el torneo “B” de la Asociación Cordobesa de Básquet, competimos contra equipos en su mayoría de Córdoba Capital, más alguno de Alta gracia y/o Jesús María. Jugamos un torneo en el que se suman los puntos de todas las categorías, formando una tabla general. La verdad es que estamos mucho mejor este año. Si bien no buscamos ningún tipo de resultado, nuestro objetivo, que es muy importante, es poder participar en absolutamente todas las categorías con la cantidad de jugadores que pide la asociación. Eso lo estamos cumpliendo, y además, hemos conseguido muy buenos resultados. Nos ubicamos en la quinta posición actualmente, con categorías como la U19 en la que estamos cerca de clasificar al “Final Four”, cuando todavía quedan tres fechas y media.

EM: ¿Es complicado mantener una base durante varios años en los equipos?

MF: Es difícil, no es imposible. Hace falta, sobre todo, un trabajo de base; yo siempre digo que para mí es una tarea mucho más loable, aunque complicada, estar bien en las categorías chicas. La formación de jóvenes es un trabajo que lo tenés que hacer mes a mes, año a año, proyectándolo de una manera correcta.

EM: ¿Se pagan jugadores en primera?

MF: Sí, de hecho Talleres lo hace, Belgrano también, hay equipos que le pagan incluso a los jugadores de la Sub19.

EM: ¿Jorge Newbery trae jugadores de otros lugares?

MF: No, nosotros empezamos el año pasado, en octubre, a hacer la base de lo que hoy es nuestro equipo de primera. Entonces reclutamos ex jugadores que habían pasado por el club, a gente de la zona que tenían ganas de integrar el proyecto, y les fuimos mostrando cómo era nuestra idea. El club hace cinco años que no participaba en este nivel de competencia. Hicimos toda una preparatoria, y estamos llegando al final, muy contentos con el proceso. Cansados pero felices.

EM: ¿En qué instancia están hoy en la competencia?

MF: Nos faltan tres fechas para terminar la fase regular y después vienen los playoffs y el “Final Four”. Ya estamos clasificados a los playoffs, ahora resta saber en qué zona quedamos según la clasificación para ver que cruce nos toca. Porque hay dos equipos que están un escalón por encima y hacen diferencia, uno es Bochas, y el otro es Club Atlético Barrio Parque. Son equipos con una vasta trayectoria, han estado en la categoría A Cordobesa. Son clubes que vienen con una base, con una gran estructura. Cuando dejás de competir, como nos pasó a nosotros, se te generan baches, hoy por ejemplo la U13 de Río Ceballos está sufriendo el poco desarrollo que hubo anteriormente. Los chicos emigran o cambian de disciplina si las cosas no funcionan, muchos se fueron al fútbol.

EM: ¿En qué posiciones tenés mayor calidad y variantes, y en cuáles pensás que aún tienen que desarrollarse?

MF: Los puestos internos son los más complicados. En Jorge Newbey, formativamente hasta los 17 años, tratamos de no darle un solo puesto fijo a los jugadores. Si hay, por supuesto, aptitudes que marcan qué posición vas a cubrir más adelante, pero la idea es que todos aprendan a jugar en cualquier puesto, porque el desarrollo deportivo debe ser integral.

En las categorías más grandes nos cuestan los pivotes. Nos hemos enfrentado a equipos de mucha talla, pero no son muchos, es una categoría en la que no hay jugadores de tanto tamaño. El puesto de base a veces también es complejo de cubrir, tiene muchas responsabilidades.

EM: ¿Qué aspectos rescatás y cuáles tienen que mejorar para el próximo año?

MF: Lo mejor del equipo es el entusiasmo, la entrega y el sacrificio defensivo que estamos teniendo. La parte a mejorar tiene que ver con el ordenamiento táctico. Estamos pagando un poco por la falta de infraestructura, sobre todo, este segundo semestre en el que el club organizó torneos de patín, y demás eventos. Se nos complica el lugar para entrenar, hemos perdido un poco de ritmo y eso hace que la falta de ordenamiento táctico se refleje en los partidos. Esto es algo que necesitamos trabajar, para llegar a las etapas más importantes de la competencia con el mayor orden táctico posible.

EM: Observando la evolución del básquet como deporte, ¿Cada vez sirve menos un interno que no sepa tirar? ¿La dinámica del juego se va orientando a jugadores que cubran múltiples tareas y posiciones, por encima de un esquema estático?

MF: Pienso que sí, y es la idea de juego nuestro. Es un poco lo que planteamos este año, dentro de la estructura. Es el nuevo básquet que se está generando, hoy lo vemos a nivel NBA, el mejor equipo Golden State juega sin pivot. La mejor formación de ellos, es sin un centro, y son una ametralladora, en una racha de tiros te liquidan un partido.

Es algo a lo que está evolucionando el básquet, ya no existen pivotes que no tiren, antes si salían al perímetro flotaban, ahora te empiezan a lanzar. Los mismos Pau Gasol y Marc Gasol se han vuelto más tiradores, Luis Scola perfeccionó mucho su tiro, y eso tratamos de transmitirle nosotros a las categorías más grandes: todos pueden hacer todo. Todos pueden correr, todos pueden, dentro de sus aptitudes, hacer un juego rápido.

Nosotros entrenamos mucho en esta parte del año con el reloj de catorce segundos. Son prácticas sumamente dinámicas en donde tenés que resolver en diez segundos menos tu ataque. Eso genera que se acelere la toma de decisiones, la velocidad en la que ves las oportunidades de tiro, y ayuda mucho al desarrollo de ese tipo de ataque. Obviamente un equipo que ataca rápido y no deja acomodarse al rival primero necesita defender muy bien. La primera ofensiva es la defensa, si no marcás intensamente y no recuperás rápido la pelota, nunca vas a conseguir un ataque veloz.

EM: ¿Río Ceballos es un equipo al que le conviene la ofensiva en transición, o apuntan más a la media cancha?

MF: Hoy nos conviene jugar en transición, ya que cuando agarramos efectividad nos volvemos muy fuertes en esa faceta del juego. Por eso destaco, que nos está faltando orden táctico, y eso se ve reflejado en nuestros porcentajes de tiro. A veces pasa que no lográs embocar los triples, pero nuestra orden es tirar, en algún momento la pelota empieza a entrar. No hay que dejar de confiar en nuestro juego, habrá partidos en los que no metamos los tiros perimetrales, pero hay que seguir.

EM: ¿Con qué metas van a afrontar el próximo año?

MF: Queremos incrementar la cantidad de chicos, y otro de nuestros proyectos es el de tener un polideportivo nuevo. Esto último es la punta de lanza, lo necesitamos porque si no tenemos infraestructura no vamos a tener desarrollo deportivo.

Los objetivos deportivos son complejos, si nos proponemos, por ejemplo, ascender a la siguiente categoría, ya nos exigen tener una cancha con piso de parquet. Nosotros somos un club que tiene hándbol, patín, vóley, y mucha actividad ciudadana. El básquet necesita su espacio para poder desarrollarse. Podemos tener un lindo proyecto, muchos jugadores, pero sin estructura esto se cae.Necesitamos asentar las bases para que crezca. Si logramos tener un nuevo polideportivo, solamente para vóley y básquet, por ejemplo, ya podemos empezar a activar el básquet femenino, y generar horarios nuevos para chicos que no pueden venir a la tarde, entre otras cosas.

EM: ¿Cómo se relacionan con la historia del básquet de Río Ceballos?

MF: Río Ceballos tuvo equipos de básquet femenino campeones provinciales, en la década del 80. En el básquet masculino a finales de los 80 y principios de los 90 fuimos potencia nacional. Este año estamos armando un archivo del club, con los protagonistas de aquellas épocas, porque el club tiene muchísima identidad e historia. Queremos que los chicos que entren vean que acá pasaron cosas grandes, y conozcan a la gente que trabajó por este club. Si yo estoy dirigiendo ahora es por un montón de personas que pusieron el hombro antes, entonces apuntemos a ser un club que priorice la estructura sobre los nombres propios.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: