La región Tema libre

Trabajar en pantuflas

Gustavo Mateos es informático desde hace 30 años, y lo que vuelve a este vecino de Río Ceballos un verdadero pionero, es el hecho de trabajar desde su casa para empresas de diferentes puntos del mundo.

Gustavo Mateos es informático desde hace 30 años, y lo que vuelve a este vecino de Río Ceballos un verdadero pionero, es el hecho de trabajar desde su casa para empresas de diferentes puntos del mundo.

unnamed-7


Por Redacción El milenio

periodico@elmilenio.info

Colaboración: Gaspar Mengarelli

y Nicolás Dacunte 4° del IENM

En los avatares de la tecnología los oficios y sus gajes no quedan exentos de readaptaciones. El trabajo de modo independiente es una de las alternativas que mayor desarrollo ha ganado en el último tiempo. “Trabajar desde casa” es una opción que parece convenir a cada vez más empresas y trabajadores de distintos rubros.

Por ello, la voz de Gustavo Mateos es suficientemente autorizada, por su vasta experiencia como freelancer en un área como la informática, que se presta e implica permanente versatilidad. A través del caso de Gustavo, se pretende conocer las facilidades y desafíos del trabajo desde casa.

Mateos desarrolla aplicaciones (programas de computación), su trabajo se focaliza en la programación, en los últimos dos años se dedicó principalmente a aquellas para dispositivos móviles. También participó en el desarrollo de páginas web (no es lo mismo que diseñar) como las del Archivo Provincial de la Memoria de la Provincia de Córdoba, La Gaite Liryque (Paris), Hoteles de Barcelona, Arcor, Aceitera General Deheza, entre otras.

Para esto, Gustavo finalizó en 1987 la carrera de Analista de Sistemas en lo que hoy es la Universidad Blas Pascal. En el mismo año, creó su primer sistema “Sistema contable C1” para un estudio contable. La elección radicó en su contacto con “diagramas de flujo” que tuvo en su secundario, en aquel entonces, no había PC todavía, por lo que las materias de informática se limitaban a trabajos en papel.

“Los programadores “viejos” (+ 40 años) son a veces mal vistos porque tiende a pensarse que siguen ahí porque no consiguieron algo mejor. En mi caso es por elección y pienso seguir haciéndolo a pesar de que ya superé los 50… Además, encontré que es una de las pocas tareas que se puede desarrollar totalmente en “forma remota” (sin concurrir a una oficina), por lo que encuentro doblemente agradable mi carrera”, aseveró el informático.

La oficina en casa

trabajar-casa

En referencia a las particularidades esta manera de trabajar, el programador aclaró que lo que parece tan sencillo no lo es en realidad y que no es apto para cualquiera y avanzó: “No mezclar lo doméstico con lo laboral es una tarea difícil, donde tiene que acompañar la familia. Yo tuve que construirme un lugar separado de la casa a la que llamo ‘oficina’ que me permitió darle un carácter más formal a mi tiempo y espacio de trabajo. Mi familia entendió que cuando yo estaba ahí ‘estaba trabajando’. Por otro lado, tenés que saber que no podés estar trabajando todo el día. Cuando trabajás en forma remota es muy usual cobrar ‘por hora’, con lo cual la tentación de poder cobrar más trabajando extra está al alcance de la mano, pero todo eso después tiene un costo en lo personal”.

Las ventajas de esta modalidad para Mateos son muchas: “De hecho no volvería a trabajar a una oficina, porque no perdés el tiempo en traslados, puedo manejar los tiempos libremente. Tampoco demanda gastos extras en ropa de trabajo (el mito de trabajar en pantuflas es real en este caso)”, explicó.

Siguiendo con los beneficios del trabajo freelance Gustavo agregó: “La tecnología permite trabajar en forma distribuida sin inconvenientes y los programadores argentinos son muy buscados a nivel mundial. Así, conocés gente de todas partes del mundo, en los últimos años trabajé con gente en Barcelona, Los Ángeles, Baton Rouge, Atlantic City y Paris. Además, al poder conseguir proyectos en cualquier parte del mundo amplías mucho los horizontes, y no dependés de las crisis financieras”.

No todo lo que brilla es oro

En materia de desafíos el informático subrayó la permanencia y constancia: “Mantener girando la rueda de trabajos, es decir estar pensando en qué proyecto vas a seguir cuando termine el que estás haciendo actualmente. Mis proyectos suelen durar 6 u 8 meses por lo que es importante estar en contacto con los que generan los proyectos”.

Asimismo, quedarse sin trabajo durante un tiempo, como trabajar tiempo extra son las dos grandes contras. “No es raro encontrarse trabajando un domingo para terminar pendientes, ni encontrarse sin trabajo durante un tiempo hasta que se arme la rueda. Uno debe considerarlo parte del oficio, aprender a administrarse para soportar los momentos malos y equilibrar los momentos perdidos con la familia”, expresó Mateos.

Hay que reconocer que en el trabajo freelance no hay ninguna organización de trabajo que respalde, ni que actualice los sueldos. “Estás solo en una negociación donde a veces sos la parte débil que tiene que ceder para lograr conseguir el trabajo. Tampoco están tan desarrollados en Argentina los sistemas de pago, por lo que cómo cobrar es siempre un problema a resolver”, enunció el programador.

Como curiosidad Gustavo señaló que: “Contrariamente a lo que se piensa -no podés tirarte a chanta- en los proyectos, porque para ser freelancer exitoso tenés que ir construyendo una ética, una confianza con el cliente. Esa confianza es a veces más importante que tu capacidad técnica”.

Por lo anterior, en el freelancer especificó sobre la rutina necesaria para esta modalidad: “Trabajo unas 6 horas por día utilizando una metodología de uso del tiempo llamada “Pomodoro Technique”, que permite focalizar la atención minimizando las pérdidas de tiempo. Esta metodología divide el tiempo de trabajo en períodos de 25 minutos llamados “pomodoros”. Entre pomodoros hago tareas generales como cuidar la huerta, ir al gimnasio o tocar la batería”, concluyó Mateos.

 

0 comments on “Trabajar en pantuflas

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: