La región Tema libre

Verano: 100 cosas que puedes hacer (o no)

Según la RAE el verano es la «época más calurosa del año, que en el hemisferio septentrional comprende los meses de junio, julio y agosto. En el hemisferio austral corresponde a los meses de diciembre, enero y febrero». Es la estación del año con la que todos nos solemos ilusionar con tiempo libre, planes, viajes y reencuentros y un tema habitual de conversaciones.

Según la RAE el verano es la «época más calurosa del año, que en el hemisferio septentrional comprende los meses de junio, julio y agosto. En el hemisferio austral corresponde a los meses de diciembre, enero y febrero». Es la estación del año con la que todos nos solemos ilusionar con tiempo libre, planes, viajes y reencuentros y un tema habitual de conversaciones.

verano

¿Qué hacer en verano?

¿Quizá algunas de estas cosas?

  1. Aprovechar para rediseñar tu espacio vital… Y disfrutarlo.
  2. Ordenar el disco duro y organizar todas esas fotos que haces durante el año y se pierden como lágrimas en la lluvia.
  3. Caminar por la orilla del mar. Observar las formas que dibuja el agua al aterrizar en la arena. Opcional el hacer un vídeo.
  4. Leer revistas para luego realizar un bonito collage con ellas.
  5. Robar piedras de la playa para tu colección privada. Opcional pintarlas o hacer esculturas con ellas.
  6. Ordenar tu estudio, ordenar tu escritorio, ordenar tu casa, ordenar tu armario, ordenar tus libros, ordenar tu vida.
  7. Pasear por los contenedores para localizar un reliquia que luego restaurarás… O no.
  8. Enmarcar alguno de esos carteles que tienes ahí guardados. Antes hay que divertirse seleccionando los que más te gustan.
  9. Actualizar tus fotos personales.
  10. Hacer una lista de cosas que te gustaría hacer. Es importante disfrutar haciéndola y ser consciente de que la mayoría de las cosas no las harás para evitar posteriores frustraciones.
  11. No entrar en Facebook. De verdad, que se puede disfrutar de estar en un lugar sin decirle a Facebook que estás ahí… Si es de verdad tu amigo, lo tiene que entender.
  12. Realizar una serie fotográfica de ‘algo’…
  13. Pasear por cualquier ciudad fotografiando aquellos rótulos que te gusten.
  14. Modelar con barro.
  15. Aprovechar para hacer un curso online de ese programa que no sabés usar.
  16. Aprovechar para ver exposiciones.
  17. Cortarte la barba de hipster.
  18. Realizar un vídeo con aquello que te guste por el placer de hacerlo.
  19. Leer literatura, leer biografías, leer poesía, novela negra, leer sobre diseño, arquitectura, arte… Leer.
  20. Hacer cosas con madera.
  21. Experimentar con nuevos materiales.
  22. Escribir una carta a mano y enviarla.
  23. Escribir un diario de verano, no tanto de lo que hacés sino de lo que sentís cuando lo haces.
  24. Caminar sin rumbo por tu ciudad.
  25. Ir a cenar rodeados de la naturaleza, sin reservar en ningún restaurante. La naturaleza es inmensa y la luna y las velas pueden crear una excelente atmósfera de luces indirectas.
  26. Ir al cine de verano.
  27. Tirar todas esas cosas que no te hacen falta y ocupan un espacio innecesario además de complicarte la vida cada vez que intentas buscar lo que realmente te hace falta.
  28. Mirar al cielo mientras se buscan formas con las nubes.
  29. Cantar canciones mientras lees sus letras.
  30. Disfrutar del silencio absoluto.
  31. Sentarte y dibujar lo que ves.
  32. Quedar con esa persona a la que siempre tienes ganas de ver pero nunca acabás viendo.
  33. Ver documentales y comentarlos después con tus amigos.
  34. Recordar esos momentos que te hicieron feliz y escribirlos.
  35. Ver todos los capítulos de esa serie que querés ver. Mejor si lo haces sin piratearla y con los elementos necesarios para su disfrute.
  36. Juntarse con los amigos, sin planes, sin horarios. Y sin móviles.
  37. Bañarse en un río.
  38. Ir a un concierto al aire libre.
  39. Pasar varios días sin celular, ni reloj.
  40. No hacer nada… Absolutamente nada.
  41. Hacer listas de música según estados de ánimos. Sí, como las de Spotify pero tuyas.
  42. Subir al coche sin tener un destino fijo y que el día te lleve…
  43. Pensar / No pensar.
  44. Tocar la barriga de tu gato, el lomo de tu perro, la cabeza de tu periquito o lo que sea que tengas por acompañante. Tocar.
  45. Pasar de todos aquellos planes de los que te apetece pasar.
  46. Besar. Abrazar. Enamorarte.
  47. Ir en bici por lugares inusuales.
  48. Pasar al menos un día contigo mismo y disfrutarte.
  49. Beber un buen vino o una buena cerveza.
  50. Jugar a algo al aire libre.
  51. Sumergirte en el agua para explorar el fondo del mar.
  52. Hacer ejercicio y dejar la mente en blanco mientras sientes lo que es capaz de hacer tu cuerpo.
  53. Darle una sorpresa a alguien.
  54. Rodearte de naturaleza y observar sus formas.
  55. Descubrir música, descubrir cine, descubrir libros, descubrir arte. Descubrir.
  56. Viajar, aunque sea a un lugar cercano por el placer de sentirte extraño.
  57. Reciclar algo y sentir el orgullo del «do it yourself».
  58. Decirle a alguien lo mucho que lo querés o lo mucho que lo echas de menos.
  59. Bailar y dormir bajo las estrellas.
  60. Hacer la vertical o una voltereta en el agua.
  61. Ir de turismo para no ser un turista.
  62. Hablar bajo un árbol hasta bien entrada la noche.
  63. Dejar que la vida te lleve.
  64. Surcar los mares, en barco, colchoneta o ‘haciendo el muerto’.
  65. Caminar descalzo por la arena. Caminar descalzo.
  66. Sincerarte con alguien. Pero de verdad.
  67. Ir al mercado y cocinar una nueva receta con tu música favorita. Si bebés vino o cerveza mientras tanto dicen que el plato sale más rico.
  68. Visitar tu antiguo barrio o escuela.
  69. No tener horarios.
  70. Ir a tu pueblo, si no tenés pueblo sirve cualquier pueblo. Es más, quizá te agrade más otro pueblo.
  71. Plantar algo y regarlo para oler a tierra mojada.
  72. Tocar un instrumento, a pesar de que no sepas tocarlo.
  73. Ir a la playa cuando no haya nadie y recolectar caracoles de mar.
  74. Sentarte en el suelo.
  75. Ver todas las películas de ese director del que tan bien te han hablado.
  76. Hablar con desconocidos.
  77. Dedicarle un día entero sin interrupciones a tu padre, madre, hijo…
  78. Darte un baño de barro.
  79. Caminar contando las baldosas.
  80. No hacerte selfies/ Hacerte selfies…
  81. Invitar a tus amigos a una fiesta temática, no colgar las fotos en Facebook y no sentirte culpable si las has colgado.
  82. Dormir la siesta.
  83. Tomarte un mate.
  84. Reirte o gritar bien fuerte, descargar lo acumulado durante el 2016.
  85. Tomarte un mojito o dos… o tres.
  86. Lanzarte en parapente.
  87. Tomarte un aperitivo a la sombra.
  88. Esperar el otoño.
  89. Jugar con pistolas de agua.
  90. Subir una montaña.
  91. Disfrutar de un helado.
  92. Hacer unas brasas para comer algo delicioso… En un lugar seguro 😉
  93. Cantar una canción con público… Siempre puedes pedirles que sean bondadosos.
  94. Desandar el camino buscando las huellas.
  95. No hacer nada que no quieras hacer.
  96. No hacer a la vez todas las cosas de esta lista.
  97. Hacer tu propia lista de cosas que te apetece hacer.
  98. Hacer una lista de lo que no quieres hacer.
  99. No hacer ninguna lista.

100. Disfrutar del trabajo si no tienes vacaciones… Casi todas las cosas de esta lista las puedes hacer igual. Incluso en cualquier época del año.


Fuente: graffica.info

Adaptación: elmilenio.info

0 comments on “Verano: 100 cosas que puedes hacer (o no)

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: