Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

“Quiero mi jardín”

 

Jardin LQ

Un grupo de vecinos de La Quebrada, y alrededores, reclaman desde hace años la construcción de un espacio educativo para que sus hijos puedan asistir a las salitas de 4 y 5 de jardín de infantes.


Por Valentina Grant | valentinagrant@elmilenio.info

En la escuela de La Quebrada “Domingo Faustino Sarmiento” funciona el nivel primario desde hace años. También un jardín y una sala de 5. Para que estas últimas dos pudieran tener su espacio el primario tuvo que cerrar el laboratorio de ciencias y el comedor del PAICor para darle uso a esas aulas.

Este jardín de infantes funciona hace muchos años en un aula cedida, con capacidad para 25 niños tanto en turno mañana, como en turno tarde. Este año, en el caso que quedaran cupos, ingresarían alumnos de sala de 4 conformando un aula múltiple con niños de 4 y 5 años, y excediendo ampliamente la cantidad disponible.

“La pelea comenzó porque la cantidad de niños de 4 años era muy grande. Teníamos 29 chicos y las salas de 5 estaban completas. Entonces este año se notó más que en otros la necesidad de este espacio”, explicó Eloy Cordera -vecino y padre de La Quebrada-.

Este exceso de cupos ocurre en la actualidad porque no sólo concurren niños de La Quebrada, sino también de Barrio Parque, Buena Vista,  Amuchástegui, San Jorge, La Lucila y Parque Río Ceballos.

Sumándose a esta problemática, ellos pelean también para que el jardín tenga los cargos docentes nombrados, ya que no tienen una directora nombrada sino maestras que van ocupando el cargo por un determinado tiempo.

Ante esta situación, de niños sin escolarizar, el grupo de padres propuso una alternativa de solución, en primera instancia, de la edificación del jardincito en un terreno colindante a la escuela. El cual funciona desde hace años como parque de juego para ellos.

Según los dichos de los padres, el dueño de ese campo lo cede en donación a cambio de que la Municipalidad le haga una mensura muy grande. Lo cual económicamente nunca fue viable.

Por ello, los vecinos buscaron otra opción de solución. Durante la primera semana de marzo la inspectora de zona de nivel inicial, Nélida Sánchez, se comunicó para informar que habían accedido al pedido de los padres respecto a la apertura de esta sala. Y al mismo tiempo, se les solicitó a los vecinos buscar una casa para su funcionamiento.

Tras este pedido de inspección, la comisión solicitó al intendente de Río Ceballos, Omar Albanese, una audiencia, quien los recibió junto al secretario de gobierno Ezequiel Lemos y concejales. Allí expusieron la problemática y buscaron posibles propiedades en las que podría funcionar el jardín.

 

Jardin LQ2

No viables

El día 14 de marzo, los vecinos, cumpliendo con lo solicitado, presentaron tres propiedades como opciones para que funcionen allí las salitas y el jardín de infantes.

En respuesta a esto, Nélida Sánchez inspecciona los inmuebles sugeridos, pero niega la opción de que éstos sean utilizados para lo que ellos proponían, puesto que no cumplían con los requisitos que debían tener.

Sin embargo, los vecinos ante esta noticia no se quedaron con los brazos cruzados y siguieron buscando posibles oportunidades.

Luego de unos pocos días notifican a la inspectora la posibilidad de utilizar la capilla del barrio. Lugar que habían conseguido con esfuerzo. Habían hablado también con vecinos de alrededores para que éstos les confirmaran estar de acuerdo, ya que en algunos horarios deberían cerrar parte de la calle y accesos para que sea mayor la seguridad de los niños. Con el objetivo de convencer desde todos los aspectos a la inspectora y que confirmara el uso de la capilla.

Según el relato de la comisión de padres, el 23 de marzo se inspecciona la capilla, con la presencia de un inspector de Arquitectura Escolar y un funcionario del FODEMEEP (Fondo para Descentralización del Mantenimiento de Edificios Escolares Provinciales), Sandra Girela -en representación de la inspección Zonal-, el intendente Omar Albanese, el Director de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad y representantes de la iglesia.

Tras esta presentación, no hubo respuesta concreta. Los vecinos siguen esperando. Aun así, la inspectora les informó que por decisión del Ministerio podrían ubicar a los niños de 4 años en los distintos establecimientos educativos de la ciudad. Los cuales, afirman los vecinos, están todos con cupos completos.

Al no quedarse conformes con esta sugerencia, la comunidad se movilizó hasta la Av. San Martín y efectuaron una asamblea rechazando la idea propuesta de enviar a los niños a distintos establecimientos, e intensificaron el plan de lucha para conseguir concretar la idea principal de la construcción del edificio que necesitan para que funcione el jardín y contemple las salas de 3, 4 y 5 años, baños, S.U.M.

Ellos afirman no querer sólo una sala, sino un edificio completo con todos los espacios, ya que consideran que eso le corresponde a la comunidad y a los derechos de los niños.

“No estamos pidiendo nada que no nos corresponda”, afirman los vecinos.

Jardin La Quebrada 1

Actualmente, están esperando que les autoricen el turno intermedio, es decir abrir un nuevo horario para la sala de 4, para que los niños no sigan juntos, porque creen que afecta la educación de éstos.

La sala de 5 funciona en turno tarde y mañana, y están completamente excedidos. Buscan también que esta necesidad entre dentro del presupuesto provincial, a los fines de que se construya un nuevo edificio.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: