Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Inteligencia emocional en niños

Por Prof. Elena Kuchimpós (Dir. Primario IMVA – Instituto Milenio de Villa Allende). 

Las emociones pueden influenciar nuestra vida en diversos sentidos. Su manifestación puede convertirnos en personas integradas socialmente o excluidas, todo depende de la manera en que hagamos manejo de las mismas.

Al igual que sucede con cualquier aprendizaje, las emociones determinarán nuestra manera de afrontar la vida. La comprensión y el control de las emociones puede resultar imprescindible para nuestra integración en sociedad, pero si ésta falla, nos convertiremos en personas inadaptadas, frustradas e infelices.

El conocimiento, comprensión y control de las emociones son básicos para que nuestros niños se desenvuelvan adecuadamente en sociedad.

Es esencial que podamos facilitar a nuestros niños la confianza apropiada para que pongan en voz alta aquello que les preocupa, que les hace infelices y también felices.

El hogar y la escuela van a ser esos primeros escenarios donde se va a desarrollar su vida, si les ofrecemos comodidad para que se puedan expresar y comunicar, también lo harán a medida que crezcan y en el resto de contextos.

El saber comunicarse y el reconocer emociones propias y ajenas son, sin duda, imprescindibles para que vayan madurando poco a poco y alcancen una solvencia adecuada para integrarse en la sociedad y ser felices en ella. Nosotros podemos darles esa oportunidad.

Es fundamental que, como padres y docentes, brindemos los espacios para poder reconocer las emociones que los invaden y reconocer las ajenas, acompañando la acción sobre ellas.

Es muy común que nuestros niños tengan escasa capacidad de frustración o de aceptar la negativa de algún adulto. En la actualidad, los niños no están acostumbrados a la espera, son hijos de la inmediatez, todo se resuelve con un click, aquí y ahora y ellos esperan eso de los adultos que los rodean.

Por otro lado, los adultos estamos tan ocupados corriendo al reloj, que favorecemos esto, y en vez de escuchar y dialogar con nuestros hijos, los “enchufamos” al celu, a la tablet, o algún otro artefacto que le responda a ello.

De esta manera, estamos generando futuros adultos impacientes, con poca capacidad de diálogo y por lo tanto, poco tolerantes con su entorno.

Es fundamental generar estrategias de espera y permitirles aburrirse, para que ellos puedan encontrar, según sus capacidades, la realización de algo que los mantenga atentos y activos. Un niño al que se le permite aburrirse es un niño al que se le permite ser creativo y es capaz de desarrollar estrategias que le permitan una inserción social más empática y la posibilidad de ser jóvenes y adultos exitosos.

El éxito no es de las personas que acumulan mayor cantidad de conocimiento, sino de las personas emocionalmente inteligentes. O mejor dicho el equilibrio entre ambas.

Si aprendemos a dirigir nuestra vida, iremos hacia donde queramos ir, de lo contrario “la vida nos llevará por donde ella quiera”.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: