Cuando los conflictos entre pares son parte del desarrollo

Por Lic. Natalia Boffelli (Psicopedagoga MP13-1567)

La sociabilización de los niños y de adolescentes en el entorno educativo, que luego se extiende fuera de este ámbito según relaciones o vínculos que se van creando, también da lugar a momentos de conflicto “normal” y es cuando se dan situaciones de desacuerdo por intereses opuestos que no pueden ser satisfechos para ambos a la misma vez.

Se entiende por normales cuando forma parte del desarrollo evolutivo del niño, muy común que quite algo a algún compañero por ejemplo un juguete preferido y alguno de ellos llore, entre tantas otras cosas… entre los pequeños y los adolescentes es muy común la amistad entre tres y períodos de a dos y que uno de ellos quede fuera en algunas circunstancias y ello lleve a sentimientos encontrados, celos.

A medida que los niños crecen lo que antes era manifestaciones de llanto, berrinches, o quitarle algo con fuerza física de la edad, se va transformando en verbalizaciones cuando adquieren el habla y según el entorno aprende diversas expresiones desde las más simples a las más agresivas.

Pero aun así las relaciones que se van creando entre pares en la infancia son necesarias para adaptaciones psicosociales posteriores y resoluciones de conflictos que deben aprender a resolver por sí solos y en otros con intervenciones oportuna y en post de la reflexión y del bien de las partes involucradas.

Así van creando habilidades y el modo de acceso a normas y costumbres sociales, involucrándose en relaciones interpersonales. Pero no hay que olvidar la importancia que tiene el entorno y la responsabilidad que tiene el mismo, en la calidad de estos vínculos, pues cada niño o adolescente está inserto en un ámbito familiar y social que puede o no favorecer las relaciones interpersonales.

En toda institución escolar se actúa ante conflictos cuando estos son sostenidos en el tiempo o presentan cierta importancia, sea para los niños o adolescentes o sea observado por docentes y/o gabinete psicopedagógico.

Por lo general, se actúa en el momento y pasan por instancias de diálogo con docentes o gabinetistas y de ser necesario se invita o cita a padres para actuar junto con ellos. Pero lo primero es dar espacio al diálogo de las partes y un momento de reflexión en el cual con la intervención de un tercero objetivo, se llega a ver la resolución del conflicto. Que ellos aprendan o tengan el espacio para aclarar diferencias es necesario para su postura y resoluciones posteriores.

Las citas con padres se enfocan en capacitarlos, ponerlos al tanto o conocer su parecer, para que puedan mediar en los conflictos entre sus hijos más que a decidir por ellos. Al estructurar el proceso de negociación e incluso al dejar la resolución final en las manos de los mismos niños, este tipo de situaciones no sólo busca mejorar los resultados de los conflictos, sino ayudar a los niños a entenderse mutuamente y a desarrollar formas constructivas para resolver los mismos.

Hablar de bullying, no puede ser tomado como en la actualidad sin cuidados especiales y comprendiendo el desarrollo psicosocial de los niños y adolescentes, comprenderlos y acompañarlos es el primer paso.

Hablar de bullying es entender lo que es la “intimidación” y el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir y destruir que éstos suelen presentar.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: