El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

infancias

Tras albergar a una pequeña niña en guarda por dos años, Marisela Cacho comprendió que su meta en la vida era darles cariño y contención a todos esos menores que necesitan un espacio al que llamar hogar mientras la Justicia resuelve sus situaciones familiares. Así nació Punto y Aparte, un lugar donde doce niños, niñas y preadolescentes comienzan a reestructurar sus vidas gracias al apoyo de sus cuidadores.

Los merenderos que funcionan en los Barrios Quebrada Honda y Forchieri son dos ejemplos de trabajo a pulmón. Sus coordinadores relataron a El Milenio las historia que rodea a proyectos solidarios que nacen de la comunidad para la misma comunidad. Además, piden donaciones para continuar su labor.