22 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

La solidaridad al servicio de la infancia

En barrio Cóndor Alto, tres mujeres llevan adelante “Los Pekes del Cabildo”, un espacio recreativo y solidario para los niños y niñas de la zona. Todas las semanas, Gisela Moyano abre las puertas de su casa para brindar la merienda y a veces también la cena a quienes lo necesitan. Además, organizan salidas recreativas, colectas de útiles y proyección de películas, entre otras iniciativas.

Por Andrés Melano. periodico@elmilenio.info


Todo comenzó el 15 de agosto del año pasado, cuando Gisela Moyano, Lorena Moyano y María Liendo decidieron organizar un festejo por el Día de la Niñez para los más pequeños de barrio Cóndor Alto, en la zona colindante con El Perchel. 

Para ello, fueron pidiendo donaciones casa por casa y, afortunadamente, recibieron la ayuda de muchos vecinos. En ese momento, surgió entre las mujeres la idea de organizar un merendero. Primero hablaron con trabajadoras sociales, luego se contactaron con comerciantes y vecinos que estuvieran dispuestos a realizar donaciones.

Así recibieron cucharas, vasos, ollas, tazas y hasta bancos, mesas y una cocina. Desde ese momento, la casa de Gisela se convirtió en la sede de “Los Pekes del Cabildo”, un espacio recreativo y solidario donde alrededor de 40 niños, niñas y adolescentes concurren todos los lunes, miércoles y viernes para recibir una merienda de mate cocido, facturas y pan casero. Los sábados, además, ofrecen cena.

 El lugar se encuentra en Cabildo 330 y son casi 40 los niños, niñas y adolescentes que concurren cada semana. Foto E. Parrau/El Milenio.

“Somos una familia que tiene muchos hijos y sobrinos y nos gusta ayudar, estar en las necesidades de la gente. Aunque nuestra situación no sea muy buena, nos alegra ver a los chicos felices y contentos, que no estén en la calle y puedan venir acá a tomar su merienda y buscar su cena”, contó Gisela a El Milenio.

“Ayudamos desde bebés recién nacidos hasta adolescentes de 15 años, no hacemos diferencia con nadie. Vienen niños de distintos barrios de Villa Allende, pero también recibimos algunos de Mendiolaza”, continuó la vecina de Cóndor Alto.

Para cumplir con la solidaria tarea, el trío de mujeres se mueve todas las semanas buscando donaciones: alimentos no perecederos, carne, verduras y fruta, pero también ropa, abrigo, calzado y frazadas, en vista de la inminente llegada del frío.

“Al no estar inscriptas como merendero, no recibimos donaciones de los bancos de alimentos. Nos manejamos vendiendo pan casero por las redes sociales y pidiendo ayuda a la gente. Cada vez que nos cruzamos a algún conocido, le contamos de nuestro merendero”, explicó Gisela.

“Somos una familia que tiene muchos niños y nos gusta ayudar. Aunque nuestra situación no sea muy buena, nos alegra verlos contentos, que no estén en la calle y puedan venir a comer”

Gisela Moyano

Contención y diversión

La asistencia alimentaria no es la única acción de Los Pekes, ya que periódicamente también organizan actividades recreativas para los niños junto a otras instituciones. En marzo, por ejemplo, proyectaron películas infantiles gracias a la iniciativa de la Fundación Villa Allende Solidaria, que aportó un cine móvil con proyector y sistema de sonido.

“Nuestra fundación tiene como objetivo contribuir a una Villa Allende más justa, solidaria e inclusiva”, comentó Pedro Bonafé, referente de la organización.  “En ese camino, venimos haciendo distintas actividades, acompañando a las instituciones y espacios que comparten el mismo fin, como comedores, centros vecinales, cooperativas y escuelas de deportes”, agregó.

Desde la donación de módulos alimentarios durante la pandemia, hasta la gestión de cursos de oficios, Villa Allende Solidaria despliega un amplio abanico de acciones, dentro de las cuales el cine móvil se plantea como un “medio de contención y esparcimiento”. “Es un proyecto que llevamos adelante en conjunto con comedores y merenderos a fin de proponer una jornada distinta para el disfrute de los más chicos”, explicó Bonafé.

Al respecto, Gisela reflexionó: “El cine estuvo muy lindo, los chicos se quedaron muy contentos y emocionados. Era la primera vez que hacían algo así, lo vivieron con mucha emoción. Por suerte, el ciclo va a continuar los próximos meses”. 


En la misma línea, por intermedio de la cooperativa de trabajo Manos a la Obra Villa Allende (MOVA), que costeó los gastos de transporte, y la Municipalidad de Córdoba, que donó entradas para el Super Park, los niños pudieron ir el primer sábado de abril a disfrutar de las atracciones del conocido parque de diversiones.

“Acompañamos esta acción solidaria entendiendo que estas iniciativas son parte de la vida en comunidad de nuestra organización, siempre apuntando a mejorar las condiciones particulares de los niños, para que puedan alcanzar un desarrollo pleno. En la medida de nuestras posibilidades seguiremos acompañando estas acciones», comentó Jorge Ferreyra, presidente de NOVA.

Fue también a través de un colaborador de esta cooperativa, Mario Quiroga, quien actuó como nexo con la Municipalidad de Villa María, que Los Pekes recibió una donación de 20 mochilas con sus respectivos kits de útiles escolares. Luego, las referentes del merendero realizaron un relevamiento de las necesidades de los y las estudiantes que más precisaban dichos elementos para comenzar el año lectivo. 

Finalmente, Gisela comentó que para este invierno planean construir un garaje o una galería, ya que actualmente la merienda se brinda en el patio de la casa y, cuando baje la temperatura, no será un lugar apropiado. Además, tienen pensado enseñar fútbol y hacer una huerta. “Esto es algo muy lindo para nosotras, nos pone contentas a las tres”, concluyó. 


Cómo ayudar

Las donaciones se reciben de lunes a domingo en Cabildo 330, Barrio Cóndor Alto (Villa Allende). Ante falta de movilidad, desde el merendero ofrecen la posibilidad de buscarlas. 

Los elementos que más necesitan son: alimentos de todo tipo, carne de vaca, pollo, verdura y fruta. También piden ropa, calzado, pañales, abrigos y frazadas, así como materiales de construcción. Además, tienen una heladera que no funciona, por lo que sería de mucha ayuda poder arreglarla. 

Contacto para consultas y donaciones: Gisela Moyano, 3543-552476.