Artesana de la música

Artesana de la música

Por Matías Gramajo. periodico@elmilenio.info 

Colaboración: Agustín Sassi e Ignacio Mirgone (4to IENM). Sol Acuña y Maite Berbotto (4to IMVA).


Durante la última dictadura militar, muchos argentinos se vieron obligados a exiliarse para sobrevivir. Por esta razón, Patrizia Quaglia nació en Italia, aunque su corazón está afincado en las tierras cordobesas. 

Desde su hogar en Agua de Oro, “Paty” (como le dicen afectuosamente) recorre Sierras Chicas acompañada de su cuatro (instrumento de cuerda venezolano) y forma parte de la gestión comunitaria de Radio Curva, en Salsipuedes.

Más allá de su trabajo en comunicación, lo que más disfruta esta artista es hacer canciones. Las graba ella misma en su casa, donde cuenta con un estudio casero que le permite trabajar el sonido y plasmar sus proyectos, vinculados fuertemente a la música folklórica latinoamericana.

De formación mayormente autodidacta, Paty toca múltiples instrumentos y ha pasado por diversas formaciones. En 2014 editó su primer disco, “Hilando sonidos”, con un arte de tapa diseñado por sus propios hijos, y el año pasado terminó su segundo trabajo discográfico, “Un margen de sol”, que espera presentar oficialmente en noviembre.


El Milenio: ¿Qué querías ser de niña?

Patrizia Quaglia: Las mujeres por lo general no teníamos muchas opciones. De chicas, casi todas mis compañeras querían ser maestras o algo similar, se suponía que una debía ser madre y ama de casa. Ahora el abanico de posibilidades es mucho más grande. En lo personal, nunca pensé en el futuro, siempre viví el presente. Me gustaba jugar, andar en bici, hacer deporte y estaba contenta con eso. Recuerdo que en una época quise ser poeta.

El Milenio: ¿Quién es tu inspiración a la hora de hacer música?

PQ: No sé si las inspiraciones dependen tanto de una persona en especial, sino de un montón de circunstancias, de un contexto general, de cosas que una tiene para decir. Por ahí sí hubo personas que fueron referentes para mí al momento de elegir este camino de llevar adelante mi música. Fueron amigos y amigas que tomaban su instrumento y se ponían a tocar sus propios temas, que no es lo mismo que cantar o tocar canciones de otros autores, como Walter Cuevas o Priscila Weht.

EM: ¿En tus comienzos escuchabas música que sea una referencia para vos en la actualidad? 

PQ: Escucho muchos tipos de música y he cantado lo que he escuchado. Nunca tuve una voz virtuosa, pero cuando empecé a tocar el cuatro, las primeras canciones que saqué eran de Violeta Parra, a quien admiro, y Cecilia Todd, que canta un montón de canciones del llano colombiano y venezolano.

Tengo muchos artistas preferidos y en rubros distintos, a cada uno le admiro por algo distinto. Me interesa mucho la música latinoamericana, si me preguntan por un sueño, viajar por todos los países de América Latina es el mío.

EM: De tus propias composiciones, ¿cuáles son tus favoritas? 

PQ: Cuando recién sale, esa canción es mi favorita, incluso aunque después la descarte. Tengo una, por ejemplo, que habla de nuestro río, el Chavascate. Yo participio en la Asamblea de Vecinos del Chavascate y una vez un compañero dijo “Nuestra ciudad va a tener que llamarse viento de oro en lugar de Agua de Oro, porque no hay ni una gota”.

Fue una frase tan fuerte para mí que de ahí salió una canción y la toqué una semana entera. Lloraba, tocaba, y lloraba. Aunque no forma parte de ningún disco, la tengo registrada como todas mis composiciones.

Hay otros temas que trascienden un poco más. Este segundo disco que acabo de terminar tiene muchas canciones que me gustan, como “Virgen de la barricada” o “Todo llega”, no podría elegir una.

“La música me hizo vivir los procesos de distintas emociones que una va transitando y que a veces no tiene cómo sacarlas afuera. De pronto, sale la canción y yo quedo livianita”

Patrizia Quaglia

EM: ¿Qué podés contarnos sobre “Un margen de sol”? 

PQ: Fue un hermoso proceso, estoy muy contenta con el resultado y creo que se nota un crecimiento respecto al disco anterior. Salió en formato físico gracias al Instituto Nacional de la Música y una artista plástica de Las Vertientes hizo una obra bordada en hilo que constituye el arte de tapa.

EM: ¿Cuál fue la presentación más importante que has tenido? 

PQ: Cada una tuvo su lugar y su magia, me cuesta separar un hecho en particular. Una vez, por ejemplo, estábamos en una juntada de amigos y me puse a cantar unas canciones infantiles. De pronto se congregaron varios niños a mi alrededor, de forma espontánea, y la hija de una amiga me dijo “Este es el mejor concierto del mundo”.

Cuando presenté el primer disco lo hice en el Cine Municipal de Unquillo y me encargué de todo, hasta la prensa, fue muy gratificante. También recuerdo otros eventos, como un festival en Catamarca donde me abrieron las puertas de una manera que ni en mi propia provincia habían hecho. Toqué en un club lleno de gente, fue una hermosa experiencia.

EM: ¿Cómo te afectó la pandemia? 

PQ: Tuvimos que cancelar todo. Ensayos, shows, proyectos, menos grabar, porque como yo tengo el estudio en casa, seguí haciéndolo. Ya tengo incluso un próximo disco cocinándose. Se frenó también la presentación de “Un margen de sol”, que esperemos se pueda hacer en noviembre.

EM: ¿Cuáles son tus metas como artista? 

PQ: Creo que las metas individuales no pueden ser separadas de las metas colectivas porque en este momento no está habiendo lugares para tocar, ni para mí ni para un montón de personas, más allá de la pandemia. 

La vida del artista siempre fue difícil. Muchos somos independientes y no tenemos productores o agentes de prensa, entonces nos falta llegada. Creo que eso tiene que ver con una decisión política de darle lugar a la música. 

EM: ¿Crees que tu vida ha cambiado debido a la música? 

PQ: Sí, totalmente, creo que la música me hizo vivir los procesos de distintas sensaciones y emociones que una va transitando y a veces no tiene cómo sacarlas afuera, pero de pronto, quedo livianita y ahí está la canción.

Redacción El Milenio

Redacción El Milenio

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: