Edición impresa Sociedad

En defensa de los sin voz

Recientes hechos de maltrato en Sierras Chicas pusieron sobre la mesa un debate largamente postergado: ¿qué lugar ocupan los animales en la legislación argentina? Con una única ley que data de 1954, la cuestión reclama una actualización urgente. Así lo manifestó la letrada María Eugenia Martínez, quien preside la Sala de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Córdoba.

Colaboración: Lucila Mías y Francisco Mirgone. (6to IENM). Valentino Chivilo, Victoria Pereyra, Camila Pérez (IMVA).


El pasado 24 de agosto, la localidad de Salsipuedes fue noticia luego del allanamiento a uno de los criaderos ilegales de animales más grandes descubiertos en Sierras Chicas. Más de 90 perros de distintas razas fueron rescatados con la intervención de la Policía, gracias a la oportuna denuncia de la Asociación Civil Hocicos Felices.

La agrupación proteccionista no sólo alertó sobre el criadero, sino que actualmente se está ocupando de la búsqueda de adoptantes y la atención médica para los rescatados. De hecho, muchas hembras presentan úlceras graves por la forma en que fueron obligadas a parir, para lucrar con la venta de sus crías. Además, varios de los caninos habían sido robados o estaban perdidos y eran buscados por sus familias hacía meses.

El hecho despertó la sensibilidad de la comunidad sierrachiquense y volvió a poner sobre la mesa el debate sobre la falta de legislación que garantice los derechos de los animales. De hecho, son muy escasos los ejemplos de políticas públicas orientadas a ellos en la región, aunque vale mencionar la ordenanza de castraciones gratuitas para perros callejeros que se está debatiendo actualmente en Río Ceballos.

Legislación obsoleta


Hoy en día, Argentina no cuenta con leyes firmes que penalicen el daño hacia los animales. En diálogo con El Milenio, la abogada María Eugenia Martínez destacó como preocupante la falta de actualización de la Ley 14.346, única medida legal vigente en Argentina contra el maltrato animal, que data de 1954 y apenas llega a una página de extensión.

“Es una ley muy vieja, hay consideraciones que deben ser modificadas, no condena el abandono ni la zoofilia, por ejemplo”, indicó la letrada y explicó: “El maltrato implica un desinterés por las condiciones básicas en las que viven los animales, en cambio la crueldad significa específicamente provocarles dolor o sufrimientos innecesarios. Este último punto debe recibir una condena mucho mayor”.

En la actualidad, la Dra. Martínez preside la Sala de Derecho Animal de Córdoba, institución pionera a nivel nacional en considerar la defensa legal de los animales como un derecho inalienable. Desde el organismo, estimaron vital que más personas se animen a denunciar y a participar de movimientos que impulsen un verdadero cambio a nivel legislativo en todo el país.

“Con la ley actual hacemos malabares, aunque por lo menos existe y es lo que nos permite seguir trabajando en este momento”, indicó la profesional. Vale recordar que en 2018 tuvo lugar el último intento por actualizar la normativa, pero la llegada de la pandemia puso el proyecto en suspenso.

Unidos por causas justas


La Sala de Derecho Animal es parte del Colegio de Abogados de Córdoba desde el año 2013 y nació gracias a un grupo de profesionales y estudiantes de la UNC interesados en el estudio y defensa de los derechos de los animales.

“No existía ninguna sala de este tipo en el país, la nuestra fue la primera que se instaló en un colegio de abogados y por suerte, hubo muchas réplicas en distintos colegios a nivel nacional”, destacó con orgullo María Eugenia, quien está acompañada en el espacio por las abogadas Flavia Pazos, Macarena Caridad, Albana Cirillo, Laura Río, Débora Senzamici y Natalia Vega. 

Según comentó Martínez, el objetivo del organismo es defender el derecho de los animales a un trato digno, así como evitar que sean víctimas de actos de maltrato y crueldad. “Brindamos asesoramiento a otros abogados que llegan, en primera instancia, con casos de derecho animal. Los ayudamos con legislaciones e investigaciones que realizamos para que los juicios no queden en la nada”, explicó la letrada. 

Además, trabajan con múltiples organizaciones proteccionistas locales cuando necesitan asistencia legal. “Nos llegan muchos mensajes sobre denuncias de maltrato a nuestras redes sociales, las más típicas son por no alimentar en calidad y en cantidad suficiente a los animales”, explicó la profesional y añadió que el trabajo de la Sala “no tiene límite territorial”.

Dónde y cómo denunciar


La abogada María Eugenia Martínez afirma que todavía existen muchas dudas entre la población sobre cómo y dónde denunciar un caso de maltrato animal. “Hay varios lugares, pero lo más común es ir a la comisaría o unidad judicial que corresponda según el lugar del hecho y hacer la denuncia”, explicó la profesional.

Además, aclaró que el empleado de turno tiene la obligación de atender la situación que se le presenta. “Si no quiere recibir la denuncia, hay que tomar sus datos y realizar la denuncia en la policía judicial”, añadió.

“Es importante tener todo tipo de pruebas: fotografías, videos, chats de WhatsApp, etc. También es clave conseguir testigos o aportar datos que permitan ubicar a estos declarantes, junto con la información necesaria para identificar y localizar a la persona maltratadora”, indicó María Eugenia.

En este sentido, lamentó que judicialmente no se avance en la creación de penas más severas para los maltratadores animales. “Al ser un delito excarcelable, muchas veces las personas que son denunciadas y que tienen condenas, no van presas”, expresó recordando el conocido caso de Chocolate, cuyo victimario fue condenado a 15 días de cárcel y al final sólo estuvo preso tres. “Se necesitan penas más severas o cárcel efectiva”, afirmó.

“Entendemos que la crueldad mostrada hacia un animal, es una crueldad que luego puede ser transmitida hacia las personas. Muchos de los psicópatas empiezan siendo maltratadores de animales que luego pasan a dañar seres humanos”, concluyó la abogada.

0 comments on “En defensa de los sin voz

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: