Deportes Edición impresa

Mara Luna: “El agua es una base de adrenalina para mí”

Mara Luna llegó a los deportes acuáticos a los 24 años y se convirtió rápidamente en una de las máximas referentes del wakeboard y el kitesurf femenino cordobés. Con diversas competencias en su espalda, la deportista busca seguir creciendo en las disciplinas acuáticas, al tiempo que incentiva a otras mujeres a subirse a la tabla y sueña con probar suerte en certámenes extranjeros.

Colaboración:

Galo Cavina y Pedro Lescano.

4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio.

Genaro Bellomo, Juan Cruz Ferrer y Lucas Sánchez.

4to Año, Instituto Milenio Villa Allende.


Sobrevolar al ras del agua a más de 40 kilómetros por hora es, para Mara Luna, una dosis de libertad en estado puro. A motor o impulsada por el viento, la deportista nacida en Buenos Aires eleva su cuerpo en el aire en un lapso de tiempo que no parece durar más de dos segundos, sobre la Laguna Azul, en La Calera. Durante el breve instante que dura la acrobacia, todo el riesgo y el entrenamiento cobran sentido.

Mara llegó desde tierras porteñas a Comuna San Roque, en el departamento de Punilla. Terminó en una casa frente al lago y aún no puede explicar si fue una casualidad o una decisión consciente, ya que venía enamorada de los deportes acuáticos desde años atrás. “Estando en Buenos Aires siempre veía y me encantaba el kitesurf, pero todo me quedaba muy lejos como para poder practicarlo. De modo que cuando me vine a vivir a Córdoba, comencé a vivirlo de lleno”, cuenta la atleta.

En el kitesurf, la tabla se impulsa sobre el agua a través de una vela, lo cual no sólo implica una doble dificultad en la coordinación, sino también una dependencia de un recurso que sólo provee la naturaleza: el viento. Mara, inquieta desde siempre, necesitaba surfear cada vez que pudiera y decidió no detenerse ante la falta de brisas que la impulsaran, incursionando en el wakeboard. “El viento es elemental y acá en Córdoba resulta un poco intermitente. Me topé con Laguna Azul Wakepark y decidí darle ruedo a esta otra disciplina, hermosa también, donde nos movemos a partir de un motor”, explica.

El wakeboard le permite a Mara manejar sus propios tiempos, organizarse y establecer objetivos claros. En ese sentido, destaca que la propuesta tiene un requerimiento clave, por encima de todo el resto: animarse. “Creo que el desafío pasa por ahí. Es soltarse, no verlo como algo tan lejano y acercarse a algún parque de práctica. Siempre en estos lugares hay mucha buena onda, todo el mundo te va enseñando cómo pararte y la mayoría logra sostenerse muy rápido en la tabla. Luego te empiezan a dar ganas de entrenar con obstáculos y ahí empieza la parte más complicada. En cuanto a edades, no es una gran limitación a la hora de empezar, en mi caso yo lo hice a los 24 años”, cuenta con una sonrisa.


El Milenio: En Córdoba, ¿qué posibilidades tienen los deportistas como vos que quieren desarrollarse profesionalmente en estas disciplinas?

Mara Luna: En la provincia está la Agencia Córdoba Deportes, que creó un programa llamado Córdoba X. Este programa nos ha dado un impulso o una aproximación al profesionalismo. Nos brinda la oportunidad de bancarnos económicamente si necesitamos ir a algún lugar a competir. También nos ofrece un espacio para entrenar, como el estadio Mario Alberto Kempes.

A su vez, nos abrió la posibilidad de armar una asociación de wakeboard en Córdoba, lo cual nos facilita la comunicación a la hora de competir o entrenar. Al final, lo que hace todo este proceso, es permitir que nos destaquemos como deportistas de alto rendimiento. La verdad es que el Estado se encuentra muy presente en el wakeboard cordobés.

EM: ¿Cómo impactó la cuarentena en los entrenamientos y la competencia?

ML: Afortunadamente sólo fueron dos meses los que no pude entrenar. Luego sí, se vuelve complicado volver a las bases, el cuerpo siente la falta de dinámica. Sucede que se perdieron las fechas del circuito nacional, con algunas competencias hermosas que no pudieron realizarse, y por ahora ni siquiera se habla de volver a los encuentros.

Por otro lado, terminé participando en una competencia virtual francesa, lo cual fue realmente nuevo y extraño. Me había anotado para participar, obviamente de manera presencial, pero terminó siendo una exposición de videos de alta calidad de cada uno de los participantes realizando diferentes trucos, con un jurado para calificarlos.

EM: ¿Tenés planes a futuro teniendo en cuenta el contexto?

ML:  Mi expectativa es poder viajar. Me gusta la idea de competir y al mismo tiempo conocer parques nuevos para el wakeboard o paisajes diferentes para hacer kitesurf. Argentina está llena de lugares hermosos, pero también hay paraísos afuera y mi intención es no perderme ninguno.

Hay un parque que se llama Luna. Se encuentra en España y me hace acordar a algunos circuitos argentinos, en medio de las montañas y con obstáculos increíbles. Luego existe otro que se llama Valdosta Wakepark en Estados Unidos y tiene muchas pruebas extrañas que acá no se ven, más la velocidad a la que te llevan, que es otra dificultad tremenda. Me encantaría pasar por esos lugares y probar qué se siente.

“Creo que la clave y el desafío de estos deportes es animarse. No verlo como algo tan lejano y acercarse a algún parque de práctica. En estos lugares hay muy buena onda y la premisa siempre es incentivar a quienes recién empiezan”.


EM: ¿Fue creciendo la presencia femenina en estas disciplinas? ¿Qué significa eso para vos? ¿Te sentís más acompañada?

ML: Sí, totalmente. Me siento muy acompañada, ahora tengo un grupo de amigas, tenemos incluso un Instagram en común que se llama @laschicasdelcablewake. Nos damos fuerzas y apoyo todo el tiempo. Desde el momento en que se incorporaban a las primeras clases, para todos los que ya estábamos de antes la premisa era incentivar, decirles que se animen, que salten la rampa, que no están solas. Cuando yo arranqué sí estaba sola y me tenía que comparar con los varones todo el tiempo. Así que me encanta ahora que las chicas estamos creciendo y juntas nos divertimos un montón.

0 comments on “Mara Luna: “El agua es una base de adrenalina para mí”

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: