fbpx

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Facundo Salgado Nash. Una vida entre motores

Facundo Salgado Nash heredó, junto a su hermano y copiloto Juan, la pasión por el rally cordobés. Con 35 años, el corredor habló con El Milenio sobre las particularidades de esta disciplina y repasó su carrera, desde sus inicios en 2003 hasta el complicado presente que atraviesa el deporte en tiempos de pandemia.
  • Por Aarón Alberto y Agustín Lafuente.
  • 4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio.
  • Colaboración: Lucía Argüello.

En Córdoba, el rally es un deporte que despierta pasiones y atraviesa generaciones. Tal es el caso de Facundo y Juan Salgado Nash, hermanos dentro y fuera del auto, representantes de una de las familias más conocidas y queridas en el ambiente automovilístico cordobés.

Oriundos de Unquillo, piloto y navegante, pasaron su infancia entre motores y carreras, observando con fascinación un mundo que pronto los puso tras al volante. Hoy en día, mientras esperan la reactivación del Rally Cordobés y el Rally Argentino (demorados sucesivamente por la pandemia y los incendios), mantienen la alegría y el entusiasmo que los caracteriza, buscando superarse en cada etapa.


El Milenio: ¿Cómo nació la pasión por este deporte?

Facundo Salgado Nash: Mi padre (Juan Carlos Salgado Nash) empezó a correr en 1981 y yo nací en el año 85, así que cuando él competía, yo siempre andaba en medio de todos los autos. Es algo que me gustó de chiquito y nunca me pude alejar. En el año 2003 empecé a competir y sigo hasta el presente, con algunos baches en el medio, por motivos laborales o económicos. En 2009 le propuse a mi hermano que sea mi copiloto y, desde entonces, siempre ha sido mi navegante.

EM: ¿En qué categoría compiten y qué característica tiene la misma?

FSN: Actualmente competimos en la categoría N1 del Rally Regional Cordobés, la cual se distingue porque el auto en sí debe conservar todo su diseño y rodado original, como sale de fábrica. Obvio que el interior se adapta para cumplir con los requisitos de seguridad, eso es igual para todos los vehículos. A su vez, se pueden hacer ciertas modificaciones. La suspensión es libre, pero la caja de cambio es la original del auto, por ejemplo. En cuanto al motor, algunas partes tienen que ser las originales y otras, las que sufren mucho desgaste por las revoluciones del motor, se pueden cambiar, pero está todo limitado y establecido dentro del reglamento.

EM: ¿De qué manera te afecta vivir en Sierras Chicas?

FSN: Creo que salgo beneficiado con esta ubicación geográfica, porque estoy en una región bastante céntrica y generalmente los lugares donde se corre me quedan cerca. Además, viviendo a pocos kilómetros de Córdoba capital, donde están la mayoría de los equipos, generalmente no tengo problemas para conseguir los repuestos. Al ser criado en las sierras, los rallys que me gustan siempre son los que tienen montañas y muchas curvas.

EM: ¿Cuál dirías que fue tu mejor carrera y cuál fue la peor?

FSN: Podría decir que mi mejor carrera fue en 2018, durante una fecha del Rally Regional en Arroyito. Fue en junio, justo para mi cumpleaños. Ese día estuve muy iluminado, anduvimos fuerte e hicimos muy buenos tiempos, todos los resultados se dieron como quería.

La peor carrera quizás fue el año pasado en Embalse. Es un lugar muy lindo, con montañas que me gustan mucho, y pensé que íbamos a andar muy bien, pero en el cuarto tramo, el auto dijo basta, se rompió y tuvimos que quedarnos al costado del camino. Peores carreras hay muchas, también puedo recordar una de 2005 o 2006, cuando empezaba a competir, me tumbé y el auto se destruyó por completo.

EM: ¿Por cuáles autos has pasado hasta ahora?

FSN: Empecé corriendo en un Fiat 128 (ese fue el que rompí). De ahí armamos un 128 Europa y después un 128 Súper Europa. Finalmente, vendimos ese y compramos el Palio, que lo armamos desde cero. El proyecto para el año que viene es un Palio.


EM: ¿Les demanda mucho tiempo el deporte? ¿Cómo influyen sus trabajos?

FSN: La verdad que demanda bastante tiempo, principalmente porque revisamos el auto completo entre carrera y carrera. Las dos semanas previas a la fecha, después de nuestro horario laboral, nos dedicamos todas las noches a trabajar en el auto, cambiar piezas, reparar lo que se hubiese roto y modificar aquello que no haya servido o no haya funcionado bien.

Después, cada fecha de un rally cordobés implica un fin de semana completo, viernes, sábado y domingo. Esos días tenés que estar concentrado al cien por ciento. Por suerte, tengo franco en el trabajo, así que lo puedo realizar sin problema.

EM: ¿Qué sentís antes y durante cada carrera?

FSN: Creo que el principal sentimiento es la adrenalina, estar arriba de un auto te exige coraje y muchas ganas. Después pasás por un montón de sensaciones y los resultados, buenos o malos, inevitablemente influyen en tus emociones. Uno corre porque le gusta mucho, pero siempre estás expuesto a la posibilidad de que te vaya mal o tener que abandonar y volverte con una tristeza enorme. De la misma forma, si ganás o sacás buenos resultados, te volvés con una alegría incomparable.

EM: ¿Qué te inspira a seguir adelante?

FSN: Principalmente, más allá de que lo hago porque me gusta muchísimo, me interesa ser competitivo. Si en algún momento me va mal, la próxima carrera busco mejorar, quiero salir y ganar o estar adelante. Eso es lo que me va motivando año tras año, es lo que te lleva a querer un mejor auto, ir renovándote y buscar mejores resultados.

“No tengas miedo… ¡Ahora sí tené miedo!”


En 2018, durante la primera fecha del Rally Regional que se corría en San Pedro, Facundo y Juan protagonizaron un vuelco que quedó para el recuerdo. En la hoja de ruta, el navegante tenía anotado un lomo de burro a fondo, pero la noche anterior había llovido mucho y el camino era una confusa mancha de barro. Al llegar al sector, un charco imprevisto antes del lomo los hizo entrar cruzados al salto y allá fueron.

“Yo le decía a mi hermano ‘Vamos a fondo, no tengas miedo’, pero ahí nomás nos cruzamos y me salió el ‘Ahora sí tené miedo’. Fue algo tan natural que, si lo quisiera repetir, no podría. Cuando llegué a casa, subí el video del on board y todo el mundo empezó a comentar y compartir. Quedó para la historia”, contó Juan en una entrevista con Amigos por el Rally, recordando la anécdota que los hizo virales.

A %d blogueros les gusta esto: