Ante la consulta de diversos medios sobre la posibilidad del regresos de las clases presenciales, aunque sea para estudiantes del último curso, el ministro de educación cordobés fue tajante al responder que no están dadas las condiciones para que eso se realice en el corto plazo. Además acusó al gobierno nacional de tener una visión "demasiado centralista", a la hora de analizar este tipo de situaciones.

Este miércoles 8 de octubre, el ministro de Educación, Walter Grahovac, sostuvo que en la provincia de Córdoba no volverán las clases presenciales en las instituciones educativas, debido a que la provincia se encuentra “en el peor escenario” de la pandemia del coronavirus.

Es el peor de los escenarios. Para Córdoba, discutir volver a las escuelas no es algo viable. Seria agregar un factor de riesgo. Nosotros no vamos a volver”, destacó para Cadena 3.

Según la consideración de Grahovac, una eventual vuelta a las clases presenciales podría originar rebrotes que afectarían a las demás actividades que pudieron volver a habilitarse, desencadenando un perjuicio enorme a la sociedad cordobesa.

Estoy convencido de que, sin educación, no hay destino para un pueblo. Pero tenemos en claro que en Córdoba hemos hecho un esfuerzo para que todas las actividades funcionen. Si tenemos que retroceder de fase y cortar actividades miles de personas corren el riesgo de perder el trabajo”, vaticinó al medio radial Cadena 3.

Ahora, por suerte para el AMBA, hay una estabilización en los casos y pareciera ser que se ha terminado la pandemia para el resto del país. Y no, es el peor momento nuestro. Necesitamos el acompañamiento”, reclamó al considerar que, a su entender, “a veces hay una mirada demasiada centralista”.

Sus palabras, aluden al encuentro celebrado por las autoridades educativas provinciales el día de ayer con el ministro de Educación Nacional, Nicolás Trotta, donde también participó el ministro de Salud Ginés González García.

Recordemos que la postura del actual ministro de educación cordobés, es la misma que venía manejando desde principios de año, cuando en una entrevista para El milenio de mayo de este año, había manifestado que solo se volverían a las clases presenciales cuando las condiciones epidemiológicas y de seguridad sanitaria lo permitan, algo que en la provincia, está lejos de alcanzar de momento.

El Ministerio de Educación no establece los tiempos. Estas son decisiones que se toman sobre bases epidemiológicas y de seguridad sanitaria, por eso el criterio que adoptaremos será el que nos recomiende el Centro de Operaciones de Emergencia (COE)”, explicó Grahovac mientras advertía que las clases presenciales serán una de las últimas actividades que se habiliten.

“Entendiendo esas diversas realidades, calificar hoy sería una injusticia enorme. Por eso, aplicamos una evaluación formativa, sin poner nota, que nos permita obtener registros de los aprendizajes logrados y de los pendientes. Así, cuando volvamos a las aulas, lo primero que haremos será un diagnóstico para ver en qué estado llegan los chicos y acompañar con estrategias al que viene retrasado o tuvo dificultades, sin frenar al que tuvo mejor contención y viene a buen ritmo”.