Se trata de un libro digital escrito por la activista por los derechos de las mujeres y las personas con discapacidad, Florencia Santillán. Según palabras de la autora El Milenio, es una obra que busca incomodar, interpelar y cuestionar lo que consideramos "normal".

  • Por Lucrecia Viera Olsen y Yasmin Lo Preiato
  • 6to Año, Instituto Milenio Villa Allende

¿Encontraste algún error? Avísanos


La frase “Maldita Lisiada”, tiene sus orígenes en la novela mexicana «María, la del barrio» de principios de los años 90′. En aquella teleserie, la villana de la historia se burlaba de su hijastra por ser usuaria de silla de ruedas.

Actualmente, este término pasó a volverse parte de la cultura popular de Internet, en un meme que retrata -de forma exagerada y burlona-, a ciertos comportamientos intolerantes de la sociedad ante las personas con discapacidad.

Justamente, «Maldita Lisiada» es el nombre que eligió Florencia Santillán, para bautizar a su nuevo libro digital que busca relatar sus experiencias como usuaria de sillas de ruedas.

Florencia, es una joven activista por los derechos de las mujeres, la comunidad LGTB+ y de las personas con discapacidad. Oriunda de Villa Carlos Paz, una enfermedad detectada en 2016 la obligó a usar una silla de ruedas. Hoy, continúa su lucha por denunciar las situaciones discriminantes y la falta de políticas de inclusión claras.

El Milenio tuvo la oportunidad de charlar con su autora para que nos cuente un poco sobre su libro, por qué decidió escribirlo, sus pensamientos sobre las políticas de inclusión existentes y cómo fue el proceso de convertirlo en una experiencia digital, permitiendo que las personas con discapacidad puedan acceder a este material.

El Milenio. Estuvimos viendo que lanzaste “Maldita Lisiada” durante la pandemia. ¿Qué podemos encontrar en este libro digital?

Comunicadora por formación y vocación, se desempeña como Directora de Relaciones Institucionales de Fundación Universitaria. Foto gentileza.

Florencia Santillán. “Maldita Lisiada” es un ensayo biográfico, escrito con dos narradores. La historia que contamos es la mía, pero dista mucho de ser un libro de “autoayuda” o un simple relato de una historia individual. “Maldita Lisiada” es un libro que intenta incomodar, interpelar y poner en cuestionamiento la norma, o “lo normal”.

Es un libro en dónde hemos tratado de ser lo más sinceros posibles a la hora de contar esta historia, con cosas muy lindas y también con momentos muy tristes. Van a encontrar el transitar de una vida lisiada, con todo lo que eso significa, o significó para mí.

Hay humor también. Y hay un llamado a una sociedad que parece tenerle miedo a la discapacidad para re-pensar y poner en cuestión esos miedos y esos supuestos dramas.

EM. El formato del libro es digital, es decir, un e-book. ¿Facilitó esto la llegada al público? ¿Existe la posibilidad de tener una edición impresa?

FS. Sinceramente, a mí me costó mucho pensar en el formato digital del libro pero por una cuestión de gusto personal, dónde prefiero mil veces el papel. Aunque la respuesta me sigue sorprendiendo. Evidentemente, leer en formato digital es un poco “lo que viene”.

El formato de “Maldita Lisiada” nos ha permitido que hoy haya gente leyéndolo en Chile, Uruguay, Madrid, Colombia. Está girando por muchísimos rincones de Argentina y eso, en gran medida te lo permite el formato.

Queremos poder tenerlo en físico, obviamente. Sin dudas, es lo que vendrá dentro del proyecto pero para eso necesitamos poder venderlo en su formato digital y de esa forma poder juntar el dinero que se necesita para meter un libro a imprenta. Pensaremos en una versión física que tenga más cosas para que los lectores puedan volver a disfrutar de “Maldita Lisiada”.

Este contexto por el que estamos pasando creo que amerita tomar decisiones que no solo sean desde el “gusto” propio, sino más bien que vaya apuntado a lo colectivo, y en ese sentido la versión digital ha sido una gran decisión.

“Maldita Lisiada” es un libro que intenta incomodar, interpelar y poner en cuestionamiento la norma, o “lo normal”. Florencia Santillán.

EM. Sobre tu sitio web. ¿Cómo funciona un sitio accesible?

FS. Lo de la página web, fue una decisión que tomamos con Santiago Solans de manera tácita. No hubo debate. “Maldita Lisiada” habla de la necesidad y de la urgencia de construir un mundo accesible para todos y todas, y en eso entra la accesibilidad web.

Cómo digo siempre, hubiese sido más sencillo y gratuito hacer una página en algún sitio y sin embargo, hemos decidido hacer una inversión de dinero en una web accesible.

Tomamos contacto con Desarrolla Web y con el Proyecto ReCapacitando (que son de Rosario) y nos hicieron ellos el sitio. No es una tarea sencilla, porque se necesita de ciertos elementos y herramientas que responden a normativas internacionales de accesibilidad.

Cuando ingresás a la web, al costado está la barra universal de accesibilidad con las diferentes opciones que responden a cada necesidad.


View this post on Instagram

💻¡Tenemos web ACCESIBLE! Con toda la alegría del mundo, les cuento que #MalditaLisiada ya tiene web, pero lo más importante de todo, es que es una WEB ACCESIBLE. Hacer esta web, y que sea accesible, no es es producto del azar ni mucho menos: es una decisión política. Nos hubiese sido mucho más sencillo, y hasta gratuito, hacer nosotros una página web en cualquier sitio, pero decidimos seguir trabajando en pos de la inclusión y la accesibilidad para todos, todas y todes. La web, desarrollada por @desarrollaweb , cuenta con la barra de accesibilidad que permite que todas las personas puedan acceder al sitio sin barreras. Cuando decidimos hacer una web para sumar una herramienta más al proyecto, con @santi_solans entendimos que era menester tener un sitio accesible. Hacer una web accesible implicó una inversión de dinero, pero la lectura que hacemos es que esta inversión monetaria es un aporte más a la construcción de una sociedad mas igualitaria, para todos, todas y todes. Estamos contentos y con una gran satisfacción con este proyecto. La respuesta de la gente nos ha sorprendido para bien. El trabajo es mucho, porque es un proyecto super autogestionado, pero estamos felices de que así sea. Hoy sumamos esta herramienta, que ha sido testeada por www.recapacitando.com.ar (personas con discapacidad que trabajan en conjunto con @desarrollaweb) Ojalá que esto sume un granito de arena más, para hablar de inclusión también en términos de lo digital, del internet y su acceso, sobre todo en estos momentos. En mí biografía dejo el link. Espero que entren, les guste y la compartan. #MalditaLisiada #ebook #inclusion #discapacidad #argentina #accesibilidad #accesibilidadweb #feminismo

A post shared by Flor Santillan (@florsantillanferreri) on


EM. ¿De qué manera usás la virtualidad para mantener el intercambio de ideas y la militancia?

FS. La verdad que la virtualidad es una herramienta y una posibilidad inmensa, más aún en este contexto. Los vivos en Instagram, las redes en general, te permiten llegar a miles de personas que no conocés y que desde lo presencial es muchísimo más difícil contactar.

Hay un trabajo de autogestión muy grande detrás del libro, en donde hacemos, pensamos y definimos todo en conjunto con Santiago y también disfrutamos mucho de eso.

He empezado a entender que hoy la clave” son las redes, y en eso estamos trabajando. Contactando gente, personas reconocidas que tienen mucha llegada y que entienden que la red de difusión es necesaria

EM. Para finalizar y en base a tu opinión. ¿Qué políticas faltan para vos para lograr una sociedad más igualitaria?

FS. Estoy convencida de que falta educación con perspectiva de diversidad funcional. Es urgente que podamos entender desde muy chiquitos que somos diferentes y eso no está bien ni mal, está, sucede y existe.

Y como existe, es necesario que la política pública acompañe esa diversidad con políticas que garanticen que las personas con discapacidades podamos desarrollarnos en igualdad de condiciones con el resto.

Hay que sacar el drama y la tragedia de la discapacidad, al mismo tiempo que hay que dejar de pensar que somos especiales o seres de luz. Somos personas y por ende, somos sujetos de derecho, de deseo.

«Maldita Lisiada» se puede adquirir en su formato digital a través de la Web: www.malditalisiadalibro.com