El elenco provincial salió a escena por primera vez el 7 de agosto de 1932. Un teatro repleto acompañó el acontecimiento musical de la temporada y uno de los más importantes de la historia de la música de Córdoba. En el año 2019, la orquesta recibió el Diploma al Mérito de los Premios Konex a la Música Clásica 2019.

¿Encontraste algún error? Avísanos


El domingo 7 de agosto de 1932, y ante un teatro colmado, la Orquesta Sinfónica de Córdoba debutó bajo la batuta del maestro italiano Eduardo Gasparrini, primer director del elenco oficial.

Ese día, el diario Córdoba reflejó desde sus páginas la relevancia del acontecimiento. «Grande y justificado interés hay en nuestros círculos artísticos y sociales por el primer concierto de nuestra Orquesta Sinfónica de Córdoba, el que se llevará a cabo a las 15.15 en la sala del Teatro Rivera Indarte», informó el matutino en su edición del domingo.

En ese entonces, el teatro proyectado por Francisco Tamburini llevaba el nombre del controvertido poeta nacido en Córdoba que residió en Buenos Aires y murió en Brasil, José Rivera Indarte.

Año 1938 en el Gimnasio Provincial ensayo. Imagen del libro  «100 Años. Rivera Indarte» de Francisco Sarmiento

La función comenzó puntual, con el teatro repleto de público. Era el acontecimiento musical de la temporada y uno de los más importantes de la historia de la música de Córdoba.

El repertorio incluyó Preludio y fuga, de Bach, la Sinfonía N.1, de Beethoven, la Suite Antiche, de Respighi, y Una noche en el monte calvo, de Mussorgsky, en la segunda parte del programa. El maestro Eduardo Gasparrini dirigió el concierto y fue quien condujo la orquesta hasta el año 1937. Nació el 11 de febrero de 1899 en Recanatti, Italia, dirigió también la Banda de Música de la Provincia y el Conservatorio Provincial, y fue organista de la iglesia Catedral de Córdoba. Falleció el 24 de mayo de 1967 en Córdoba.

Antecedentes en el camino


Diseño para el concierto inaugural

La periodista Elena di Lollo, en su libro La Orquesta Sinfónica de Córdoba (1932-1884), destaca la importancia de la Asociación Musical de Córdoba creada en 1929 con un objetivo claro: “formar una Orquesta Sinfónica”.

Poco antes, Rafael Moyano López y Luis Martínez Villada habían fundado el Centro Musical, en 1909, y en 1910 comenzaron las clases del Conservatorio Provincial, una de las fuentes de elementos para la orquesta.

Este acontecimiento coronaba todo un período musical y desde entonces la Orquesta Sinfónica sigue su camino de la mano de recordados directores, con sus virtudes y defectos, pero siempre presente para bien de la cultura cordobesa”, afirmó Alejandro Moyano Aliaga, en el libro de Di Lollo.

Banda y orquesta


Eduardo Gasparrini organista de la Catedral

La creación de la orquesta generó una polémica que se hizo pública a través de los diarios, porque se creía que la nueva agrupación provocaría la disolución de la tradicional Banda de Música de la Provincia“La banda no desaparecerá, pero la orquesta se creará”, sentenció Jaime Roca, miembro de la Comisión de Fomento y Supervisión de la Bellas Artes, para despejar cualquier duda. El decreto de creación de la orquesta fue firmado por el gobernador Pedro José Frías, el 21 de junio de ese año.

El trance de los tiempos


Fotografía fechada tres días antes del debut 100 Años Rivera Indarte de Francisco Sarmiento.

Frías había asumido el Gobierno de Córdoba en reemplazo del gobernador electo y compañero de fórmula, Emilio Olmos, quien falleció el 29 de abril gravemente enfermo. Nacido en Mendiolaza, en 1885, Frías debió lidiar con la escasez de recursos financieros y la desocupación producto de la crisis mundial de 1929. Sin embargo, la administración Frías sorteó con éxito la complicada situación económica con iniciativas como la Junta del Trabajo, que promovió la obra pública, y leyes como las de «conciliación obligatoria» y «sábado inglés», según repasó el historiador Roberto Ferrero en su Breve historia de Córdoba.

En el umbral de la década de 1930, el plano cultural manifestaba una prolífica actividad de los autores teatrales. Arturo Orgaz, Luis Enrique Rodríguez y Francisco Mateo Vidal, estrenaban sus obras en las tablas del Rivera Indarte y el Comedia. En las radios existentes LV2 y LV3, alcanzaban popularidad los llamados «números vivos» con «Edmundo Cartos, la orquesta de Julio Ceballos, el radioteatro de Sara Nuvolone de Moll, los recitados de Carlos Cancina Carol y Rodolfo Gutiérrez, el piano de Carlos Pedrerol, todo un pequeño mundo artístico con pretensiones populares», recordó Efrain Bischoff en Historia de cuatro siglos de Córdoba.

Emergente de una tradición cultural


Orquesta Sinfónica de Córdoba en la actualidad

El libro 100 Años. Rivera Indarte, de Francisco Sarmiento, reproduce el decreto firmado por Pedro J. Frías. «Dada la tradición de cultura de la sociedad de Córdoba y el desarrollo material alcanzado en los últimos años, se ha venido haciendo cada vez más sensible la ausencia de ciertas actividades artísticas que el gobierno debe promover», dice el texto citado.

El decreto sostiene que la orquesta debía constituirse sobre la base del personal de Conservatorio Provincial de Música y de la Banda de Música de la Provincia. El director de la banda, según la norma, asumió la dirección del nuevo organismo sin otra retribución. La investigación de Elena di Lollo, reseña los directores que estuvieron al frente de la orquesta del Teatro del Libertador: “Eduardo Gasparrini, Teodoro Fuchs, Alberto Grandi, Olgerts Bistevins, Alberto Schiuma, Lionello Forzanti, Olgerts Bistevins, Washington Castro, Simón Blech, Juan Carlos Zorzi, Mario Perini, Emilio Bartolomé Rabaglino, Marcelo Gols, Rubén Ferreirós y Carlos Giraudo”. En adelante, la Orquesta Sinfónica de Córdoba estuvo dirigida por los maestros Gustavo Plis Sterenberg, Javier Logioia Orbe, Hadrian Avila Arzuza y Guillermo Becerra, su actual director titular.

La Orquesta en concierto



La Orquesta Sinfónica de Córdoba, dirigida por el maestro Guillermo Becerra, presentó el Concierto Nro. 1, op. 15, para piano y orquesta, de Johannes Brahms, con la participación como solista del pianista Giulio Biddau (Italia). Este repertorio fue grabado en vivo el 31 de agosto de 2019 en el Teatro del Libertador San Martín.