La pandemia modificó el trabajo de muchos, hoy vamos a averiguar cómo cambió la tarea laboral de los periodistas. Virginia Guevara es editora de Política en “La Voz del interior” y cuenta los nuevos desafíos que debió afrontar en esta época de home office.

Por Tomás Carballo y Joaquín González 

4to Año. Instituto Educativo Nuevo Milenio


¿Encontraste algún error? Avísanos


La pandemia supondrá un antes y después en todo el mundo, cambiando los protocolos de seguridad sanitaria, modificando muchos hábitos sociales y algo que no quedaría ajeno a todo lo anterior por estar ligado a un servicio esencial como lo es la información, es el periodismo. En diálogo con El Milenio, Virginia Guevara, editora de la sección Política en “La Voz del interior”, comparte los nuevos desafíos que debió afrontar junto a su equipo en esta época dominada por el home office.


 “Con la tecnología podemos conocer acabadamente todo el tiempo qué le interesa leer más a la gente, porque lo medimos permanentemente”. Foto gentileza.


El Milenio: ¿Qué características tiene su trabajo?

Virginia Guevara: Mi trabajo consiste en analizar los hechos que consideramos noticia, determinar cuáles son los más importantes según nuestro criterio editorial, asignarlas a cada uno de los redactores, después ver cuántas páginas en blanco voy a tener ese día, decidir el espacio que va a ocupar cada una, receptar los textos, corregirlos, diseñar junto con un diagramador las páginas y finalmente ponerlos en página.

En simultaneo, durante casi las 24 horas del día, el equipo que yo encabezo tiene que garantizar la publicación en la web, en tiempo real, de los contenidos para el soporte principal.

EM: ¿Cuáles fueron los cambios más relevantes en su trabajo durante la cuarentena?

VG: Lo principal estuvo dado por la imposibilidad de trabajar con todo el equipo junto. Somos 11 personas y solamente un tercio trabajaba de manera presencial. Todas las actividades y la coordinación de estas hubo que hacerlas a distancia. Entonces, los cambios fueron muchos.

EM: ¿Puede resolver en home office sus tareas habituales?

VG: Sí, lo pudimos resolver con mucho más trabajo del habitual, para todo lo que es la coordinación de las tareas, pero incluso hubo un día, en toda la cuarentena, en que ninguna de las 110 personas que trabajan en la redacción de la voz fue al trabajo. Todo el diario, absolutamente todo, se hizo desde afuera.

EM: ¿Hubo alguna que no haya podido resolver?

VG: Hay cosas de que modo remoto no se logran, que para la tarea periodística cuentan mucho, por ejemplo, las reuniones en la que estamos todos, planteamos temas, analizamos juntos, buscamos los enfoques de las notas. Estando de modo remoto, aunque nos comuniquemos por Zoom o por teléfono, el resultado es bastante diferente. 

EM: ¿Cree que después del aislamiento habrá cambios permanentes en su trabajo?

VG: Si, creo que sí. De hecho, antes de la cuarentena pensábamos que muchas de las cosas que hicimos nunca las hubiéramos podido hacer. Entonces, va a ser muchos menos dramático, mucho menos importante el hecho de que alguien no pueda ir un día al trabajo y que lo haga desde su casa, se va a permitir una flexibilidad mayor para resolver temas personales, como, por ejemplo, para el cuidado de los hijos, están enfermos, vas a poder quedarte a cuidarlo y vas a poder cumplir con tu trabajo igual; cosa que antes simplemente faltabas o lo dejabas con otra persona.

EM: ¿Qué nuevas oportunidades propone la tecnología en la realización de su trabajo?

VG: Han sido los cambios lo que marcaron casi que estemos al final del papel. Cuando yo trabajaba hace 25 años no existía Internet ni la información digital, el único medio era la radio o la televisión, y ahora todo eso es posible por la tecnología. Pero en lo que más lo noto, es en poder conocer tan acabadamente todo el tiempo qué le interesa leer más a la gente porque lo medimos permanentemente, sabemos qué notas se leen más y también podemos saber cuál le interesa más a cada grupo.


Un periodismo con mas flexibilización es lo que pronostica Virginia Guevara tras la pandemia. Foto gentileza.


EM: ¿Qué cosas extraña de su trabajo en su forma habitual?

VG: Todo lo que se pierde por la falta de interacción y discusión, sobre todo en el periodismo es muy importante la discusión y la interrelación.

EM: ¿La cuarentena causo pérdidas económicas importantes en la empresa que trabaja?

VG: Sí, casi totales en algún mes. Como se restringió la actividad productiva, las empresas dejaron de hacer publicidad entonces los ingresos se desplomaron. Además, mucha gente entendió que el diario era un elemento de riesgo por donde podía entrar el virus a tu casa, entonces también se dejaron de vender, fue un golpe muy fuerte.

EM: ¿Había imaginado lo que ocurrió en la pandemia?

VG: No, era totalmente inimaginable.

EM: Finalmente: ¿Tuvo que aprender cosas nuevas para sobrellevar la situación?

VG: Sí, todo el trabajo remoto exige integralmente una nueva manera de trabajar y, además, el uso de programas y cosas a distancia no lo sabíamos hacer y ahora lo aprendimos, conocemos, es una opción más.