fbpx

Por Victoria Passerini y Romina Convertí

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


El pasado 16 de julio, Greenpeace publicó un duro informe donde mencionó el aumento de la deforestación de humedales y bosques del Delta del Paraná, con el objetivo de promover la expansión de la actividad ganadera.

Estamos hablando de una zona natural que alberga unas 700 especies de vegetales y 543 especies de vertebrados. Mientras que su gran riqueza en aves, con 260 especies, representa el 31 por ciento de la avifauna de Argentina. 

Según la apreciación del organismo internacional, es necesario que el Gobierno de Entre Ríos tome cartas en el asunto para apagar en forma urgente los incendios de pastizales y no permitir que esta práctica siga sucediendo, ya que afecta seriamente a la biodiversidad y la salud de las personas. Además, puede provocar accidentes automovilísticos.

El monitoreo de deforestación en el norte de Argentina que realizamos desde Greenpeace, mediante la comparación de imágenes satelitales reveló que durante el aislamiento social preventivo y obligatorio se desmontaron 14.906 hectáreas (7.759 en Santiago del Estero, 3.073 en Formosa, 2.435 en Salta y 1.639 en Chaco)”, afirma el informe presentado.

Y agrega: “La principal causa de los desmontes es el avance de la ganadería intensiva, que en cada vez mayor proporción se exporta a China y Europa. En las últimas tres décadas Argentina perdió cerca de 8 millones de hectáreas de bosques nativo, convirtiéndose en uno de los 10 países que más deforestan”.



Recordemos que desde el 14 de junio de este año, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo de la Nación, declaró como zona crítica de protección ambiental al ámbito interjurisdiccional del delta del río Paraná de Santa Fe y Entre Ríos.

También, se decidió conformar una mesa de trabajo integrada por los Gobiernos de Entre Ríos y Santa Fe, junto a los ministerios de Seguridad y de Agricultura.

Por su parte, la Nación solicitó a Entre Ríos que informe el datos catastrales y el registro de titularidad de «los propietarios inescrupulosos de los campos en los que se realizan las quemas, las que afectan a los vecinos de Rosario y zonas aledañas«. Con dichos datos se avanzará en la fiscalización de los dominios.

Finalmente, el Ministerio de Seguridad, mediante el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, declaró la suspensión de toda actividad de quema por 180 días.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: