Sierras Chicas lleva más de 40 días sin casos confirmados de la COVID-19, lo que motiva a la gente a pedir mayor flexibilización social y laboral. No obstante, desde el COE avisan que se necesita un tránsito lento y ordenado para no volver atrás.

Localidades de Sierras Chicas como Mendiolaza y Villa Allende, llevan más de 40 días sin casos nuevos registrados de la COVID-19 y por ese motivo, muchas actividades como caminatas y deportes individuales fueron habilitándose, además de permitir la extensión de los horarios comerciales.

El siguiente paso según la opinión de muchos intendentes y concejales era el de permitir más flexibilizaciones para el sector comercial, atendiendo que fueron uno de los sectores más golpeados por la extensión de la cuarentena.

Razón por la cuál, el 27 de mayo pasaron los intendentes de Sierras Chicas pidieron formalmente al COE que permita la apertura de determinados rubros comerciales como bares y restaurantes, además la habilitación de otros trabajos como el servicio doméstico o la construcción privada. En todos los casos, siguiendo estrictas normas de seguridad e higiene.

Son actividades que se pueden realizar y controlar con las medidas sanitarias correspondientes al aire libre y de a dos por mesa, sea para un café o un almuerzo”, dijo Daniel Salibi, intendente de Mendiolaza por medio de su Twitter oficial, al referirse al pedido oficial de realizar una prueba piloto en Mendiolaza, Villa Allende, Unquillo y Agua de Oro el pasado fin de semana.

No obstante, dicha propuesta no pudo realizarse, debido a que desde el COE todavía están evaluando el avance y a eficacia de las medidas previas aprobadas la semana pasada y no consideraban prudente agregar más permisos sin un estudio previo sobre ls posibilidades de control de las mismas.

Por ahora no están en estudio esas alternativas. Han entrado, pero no se están evaluando aún. Por lo que no creemos que esta semana pueda haber resoluciones en ese sentido”, fue una respuesta que integrantes del COE brindaron a La Voz del Interior sobre la posibilidad de brindar mayores flexibilizaciones en determinadas zonas donde el contagio del virus prácticamente desapareció.

Precaución para no volver atrás



Por su parte, el gobernador de la provincia, Juan Schiarett durante la presentación de un nuevo informe epidemiológico realizado este primero de junio, destacó la importancia de seguir las indicaciones que dicten los expertos y médicos del COE para que “podamos seguir avanzando en la apertura y flexibilización de la cuarentena para que podamos volver a la normalidad”.

Equivocarnos en eso, puede ser un paso más traumático, como sucede en gran parte del planeta y principalmente en latinoamérica”. Sostuvo en referencia al reciente nombramiento del continente americano como nuevo centro de la pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


(vídeo) Presentaron la situación epidemiológica de la provincia de Córdoba


En ese sentido, pidió paciencia y prudencia a la población civil para la pronta reapertura de las actividades comerciales y sociales que están suspendidas desde el pasado 20 de marzo, fecha de inicio del periodo de aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno nacional.

El Estado debe saber lo que pasa, pero también, saber lo que puede pasar por las medidas que tome. Esa responsabilidad de saber lo que puede pasar, no la tiene la sociedad civil. Porque la sociedad civil, no tiene los datos científicos con los que cuenta el Estado y obviamente, luego de más de 70 días de cuarentena es lo que origina tensiones”.

Como sigue la flexibilización en Sierras Chicas


Desde el primero de junio, se habilitaron las actividades como el trote y la práctica de diversos deportes individuales en la localidad de Salsipuedes, sumándose de esta forma a Agua de Oro, Villa Allede y Mendiolaza, como las localidades que desde el último fin de semana de mayo, venían realizándose actividades recreativas como el tenis y el golf.

Por su parte, localidades como La Calera habilitaron los fletes y mudanzas, únicamente los fines de semana y bajo la modalidad de tener que cumplir con una cuarentena estricta, una vez que se concrete el traslado. Mientras que en Colonia Caroya se permitió la extensión del horario comercial hasta las 22:00 horas.

No obstante, uno de los pedidos que mayor fuerza se viene exigiendo no solo en Sierras Chicas, sino en varias localidades, es el de habilitar las reuniones sociales de por lo menos, 10 personas. Situación que desde el COE, ven imposible en el corto y mediano plazo debido a lo complicado de realizar un control sanitario estricto.

Representan una de las situaciones más complejas para mantener el aislamiento, sin modo de control real puertas adentro” opinó Juan Ledesma, coordinador del COE Central ante una consulta de La Voz del Interior.

Las expectativas para el regreso a la normalidad son grandes, pero todavía falta un largo camino por recorrer para evitar que la situación termine por descontrolarse.