fbpx

Isabele Bustos tiene 63 años y es residente de la ciudad de Villa Allende. Bustos se enfrenta a la diabetes siendo insulina dependiente. Hace unos meses debió ser operada de la pierna, por lo cual vecinos y vecinas de la localidad consiguieron donarle una silla de ruedas.

Sin embargo, la silla que pudieron conseguirle es chica, limitando su movilidad. En diálogo con Radio Nexo, Isabel contó que solicitó a Pami una silla más grande para mejorar su calidad de vida y movilidad, pero lleva meses sin una respuesta.


Isabel tiene 63 años y vive en Villa Allende. /Foto cortesía Radio Nexo


Tengo terror de caerme, no puedo caminar. No me trajeron ni un caminador”, relató a la mencionada radio. Bustos no sólo necesita una silla que se adapte mejor a sus requerimientos, sino que también, debe acondicionar un baño según sus dificultades y materiales para realizar una rampa en su casa.

Isabel vive acompañada de su esposo, quien también es diabético. Para ayudarla pueden contactarse al 3543575090

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: