Sternberg es miembro de la Red de Comerciantes Unidos, afirmó que está dispuesta a salir de esta “quietud” abriendo las puertas de los locales comerciales el próximo lunes 11 de mayo. Los comerciantes publicaron un protocolo sanitario que esperan sea considerado por las autoridades provinciales.

Por Candela García

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


Desde los primeros días de abril, cuando el periodo de Aislamiento Social Obligatorio cumplía tan solo 10 días de haberse instaurado en todo el territorio del país, con el objetivo de impedir el avance de la enfermedad COVID-19, unos 300 comerciantes cordobeses enviaron un comunicado al Gobierno Provincial advirtiendo de la necesidad de declarar la emergencia en territorio cordobés.

En ese momento, se hablaba de una transición de un estado de cuarentena total a otro más permisivo, sobre todo para la actividad comercial, pero pasado más de un mes y a pocos días de la finalización del mismo, se habla de una nueva extensión.

Tamara Sternberg,  miembro de la Red de Comerciantes Unidos y titular de El Emporio Libros, en diálogo con El Milenio, consideró que esta medida es perjudicial para los comerciantes locales que además de verse impedidos de trabajar, siguen pagando impuestos y sueldos, pero sin una certeza de hasta cuando podrán aguantar. Según comenta, está dispuesta a salir de esta “quietud” abriendo las puertas de los locales comerciales el próximo 10 de mayo.


Tamara Sternberg.


La representante del sector de Librerías de Córdoba, junto a varias Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) de toda la provincia de Córdoba, conforma la Red de Comerciantes Unidos. Hoy, bajo un régimen de protocolo sanitario, afirman estar listos para salir gradualmente del parate comercial a partir de la apertura de los locales.

Tamara explicó a este medio, que las librerías no son las únicas que están pasando un mal momento. A cualquier comercio, la cuarentena lo está asfixiando financieramente y económicamente”.   Y asegura, que los gastos que implican las PyMEs, se ven difíciles de afrontar en este contexto pandémico. “Si bien el tema del delivery se habilitó, representa a los comercios que pueden hacerlo, menos de un 10% de la facturación mensual que necesitan para sobrevivir”. 

En caso de volver a la actividad, las medidas de seguridad se basarán en el protocolo sanitario general de los comercios, como proveer a los clientes de alcohol en gel, exigir la entrada con barbijos y evitar que se aglutine gente en espacios cerrados.

Recordemos, que hasta la fecha, zapaterías, peluquerías, tiendas de ropa, regalerías, mercerías, casas de electrónica y artículos del hogar no están incluidos en las actividades exentas de cumplir la cuarentena. Pero en la mañana del pasado 6 de mayo, fueron varios los comerciantes que manifestaron en el centro de la ciudad de Córdoba exigiendo a las autoridades provinciales algún tipo de respuesta.