fbpx

A través de Prensa Córdoba

Vídeo: La Voz


Vídeo 360° – mover con el mouse o touch.


El umbral de esta historia comienza el 26 de abril de 1891, con la actuación de lo más selecto de la música de Córdoba en una función benéfica, que organizó un grupo de damas de la Sociedad de Beneficencia.

El flamante coliseo construido al abrigo de los ideales de libertad y progreso de la Generación del ´80, no fue inaugurado con las pompas de un acto político.

Como sugiere la metáfora del conjunto escultórico que corona la fachada del teatro, obra de Arturo Nembrini Gonzaga, la sociedad cordobesa rinde honores a las artes bajo la tutela permanente de una llama votiva.

El Teatro Nuevo, así llamado simplemente al principio, fue proyectado por uno de los portentos de la obra pública en Argentina, el arquitecto e ingeniero italiano Francisco Tamburini -la sala principal del teatro lleva su nombre-, inspirado en las grandes salas de ópera europeas.

El público de Córdoba estaba habituado a asistir a las funciones teatrales. La ópera, la zarzuela, el teatro criollo, espectáculos circenses, la música instrumental que maduraba con cada presentación, eran habituales en las otras salas que el tiempo borró de la superficie de una ciudad cambiante, como el Teatro Progreso, el Teatro Edén y el Teatro Argentino.


Con 129 años de vida en la actividad cultural de Córdoba, el teatro ha atravesado momentos de alegría y de amargura, aplausos y lágrimas varias veces se han fundido en una emoción tan intensa y pasajera, según pasan los años.


Ninguna de ellas contaba con las dimensiones, adelantos, decoración y comodidades de esta sala. Ni hablar de su caja escénica, un admirable mecanismo hecho en madera, que se conserva original como en pocos teatros del mundo.

En su amplitud y magnificencia, el teatro concentró gran parte de la actividad cultural especialmente de la órbita oficial. Además de los elencos estables de música, canto, danza y teatro, dio lugar a la Academia de Artes.

Una sala más pequeña, la sala Luis de Tejeda, y un lugar de exhibición de documentos, el Museo del Teatro y de la Música Cristóbal de Aguilar, son dos espacios para destacar dentro del teatro.

Declarado Monumento Histórico Nacional por decreto 730/1991 del Poder Ejecutivo Nacional, el teatro alberga hoy los elencos estables de la Provincia que interpretan música, canto y danza, a saber: la Banda Sinfónica de la Provincia, la Orquesta Sinfónica de Córdoba, el Ballet Oficial de la Provincia, el Coro de Cámara de Córdoba, el Coro Polifónico de Córdoba y  la Orquesta Provincial de Música Ciudadana.

El coliseo también reúne tres ámbitos de formación de artistas profesionales, que nutren a dichos organismos: el Seminario de Danza Clásica Nora Irinova, la Orquesta Académica Juvenil y el Seminario de Canto del Teatro del Libertador.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: