Con la publicación de este decreto, las ART no podrán rechazar cubrir la infección por coronavirus aludiendo que se trata de una situación no contemplada en las cláusulas generales de riesgo de trabajo.

Maquetación y edición:

Tomás Touriño

6to Año, Instituto Milenio Villa Allende


Por medio de un decreto de necesidad de urgencia (DNU), el Gobierno Nacional estableció que las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) no podrán rechazar cubrir como riesgo de trabajo la posible infección por el virus Covid-19 en sus trabajadores.

Se trata del decreto 367/2020, el cual establece que las ART, no podrán rechazar la cobertura de las contingencias, y deberán «adoptar los recaudos necesarios para que, al tomar conocimiento de la denuncia del infortunio laboral acompañada del correspondiente diagnóstico confirmado emitido por entidad debidamente autorizada, la trabajadora o el trabajador damnificado reciba, en forma inmediata, las prestaciones previstas en la Ley N° 24.557 y sus normas modificatorias y complementarias«.

El documento lleva la firma del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de todo su gabinete de ministros.

Cabe resaltar, que el decreto también establece que se invierte la carga de la prueba en favor del trabajador, en todos los casos en que “se constate la existencia de un número relevante de infectados por la enfermedad COVID-19 en actividades realizadas en el referido contexto”.

Es un decreto que establece los procedimientos para que esto se haga y determinadas presunciones en materia de tipo de actividad. Por supuesto, la primera actividad que tiene la presunción especial es la de nuestros trabajadores de la salud. Hoy, en realidad, hay que reconocer que son la primera línea expuesta. De modo tal que todos los trabajadores van a estar alcanzados, pero habrá una presunción más favorable para los trabajadores de salud”, manifestó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en su exposición frente a la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado.

Anuncios

En otras palabras, una vez que se confirme que el trabajador fue infectado por coronavirus debido al riesgo que desempeñó en su trabajo, su salario tendrá que ser abonado por la ART y no por la empresa.

Esta medida trae un alivio no solo a los trabajadores de salud, sino a todos los demás trabajadores exceptuados de cumplir el aislamiento social obligatorio que todos los días tienen que salir a cumplir sus deberes arriesgando su salud.

Se estima que desde el inicio de la cuarentena, más de 42 mil empleados quedaron cesantes de sus trabajos.