En esta nota, te damos una serie de trucos para mantener tu heladera libre de olores

Una buena higiene en la heladera es algo sumamente necesario para mantener los alimentos en buen estado y evitarnos posibles problemas de salud. Por esto mismo, si al abrirla notás un desagradable olor, no hay dudas que necesita una limpieza.

Lo más probable es que ese mal olor proceda de algún alimento que se haya deteriorado, por lo que lo primero es detectarlo y deshacerse de él. Las manchas de comida también son fuente de olores, por lo que debemos asegurarnos de que la nevera esté libre ellas.

En cualquier caso, lo más recomendable es limpiar el electrodoméstico al menos una vez al mes, sacando todos los productos y aplicando agua y jabón.

Evitar los malos olores


Si se vuelca algún líquido, hay que limpiarlo al instante porque de lo contrario se secará, generará mal olor y será más difícil de quitar la mancha.

Alimentos como cebollas o ajos desprenden un olor muy fuerte, por lo que conviene forrarlos con papel de plata o film transparente.

Si no los cubrimos, el olor se expandirá. Por la misma razón, se aconseja tapar todos los restos de comida que queramos conservar.

Si pese a todo la heladera sigue desprendiendo un olor desagradable, prueba con estos consejos:

  1. Cortá un limón por la mitad y pincha en su pulpa varios clavos aromáticos.
  2. Introduce en la heladera un vaso con jugo de limón.
  3. Coloca una taza o un vaso de café molido.
  4. Poner un plato con pan duro.
  5. Poner un recipiente con bicarbonato de sodio.
  6. Introduce un trozo de carbón vegetal.
  7. Introduce una bola grande de miga de pan empapada con vinagre.
  8. Empapa un algodón con extracto de vainilla y déjalo toda la noche.

Independientemente del método que uses, se recomienda renovar el producto hasta que el mal olor haya desaparecido.