fbpx

Fuente: Télam


Boca Juniors se consagró en la noche del sábado 7 de marzo, como campeón de la Superliga. Fue al derrotar por 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima La Plata, el equipo dirigido por el astro del fútbol, Diego Armando Maradona. Se destaca, la sobresaliente actuación de Carlos Tevez, con gol incluido a 18 minutos del final. El «xeneize» pudo aprovechar el empate de River Plate en Tucumán.

Se trató de el partido por la 23 y última fecha del torneo argentino. Se jugó en la Bombonera, bajo el arbitraje de Facundo Tello.

El paso a paso de la victoria


Como menciona Télam, antes del arranque del partido, Carlos Tevez se acercó al banco de suplentes a saludar a Diego Maradona y se dieron un fuerte beso. Además, el entrenador Miguel Ángel Russo y Frank Fabra también saludaron al astro.

La superioridad de Boca lo hizo tener el control desde un comienzo, destacándose la paciencia que el equipo tuvo para el traslado de la redonda.

Sin lugar a dudas, que el manejo de Tevez como local generó el juego, con Franco Soldano muy participativo más la velocidad de Sebastián Villa, ante un rival errático y que no pudo salir limpio. Y elaboró una muy buena jugada por derecha, con un pase de Villa para Carlos, que remató desde la puerta del área chica, la pelota rozó en Maximiliano Caire y se fue sobre el travesaño.



El visitante generó una jugada polémica, cuando en el área Maximiliano Coronel cruzó pelota y la pierna de Tevez, penal que Tello ignoró.

Siguió siendo más Boca. Eduardo Salvio exigió abajo a Jorge Broun, quien luego le sacó un cabezazo de gol a Franco Soldano.

En el inicio de la segunda mitad casi sorprende Gimnasia, con un remate de media distancia de Nicolás Contín que sacó Esteban Andrada sobre el horizontal.

De todos modos el dominio volvió a ser de Boca, y llegó con un envío de Salvio apenas afuera, con un disparo del ingresado Ramón Ábila que sacó Broun con los pies y con un cabezazo del propio Salvio que controló el arquero.

La insistencia, finalmente, tuvo su premio: Tevez probó desde lejos y Broun no la pudo sacar.

En una jugada aislada el colombiano Jonathan Agudelo casi le arruina la fiesta a Boca, con un cabezazo apenas afuera.


«Nos hicieron el gol de la única manera que nos podían lastimar, y así fue. Después de nuestro gol, ellos quedaron golpeados y cuando volvimos a lo nuestro tuvimos el control», remarcó el entrenador de River, en conferencia de prensa.

Más allá de esa jugada, el club porteño ganó con un resultado corto, pero festejó al conocer la igualdad de River en Tucumán.


Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: