fbpx
Anuncios

A un mes del crimen de Fernando Báez, ¿qué entendemos por homicidio «en banda»?

El asesinato “en banda” del joven Fernando Báez Sosa por jugadores de rugby conmocionó al país. Pero ¿en qué se diferencia este tipo de crimen del homicidio común y que antecedentes existen en el país? La abogada mendiolacense María Constanza Colqui Acosta, nos ayuda a aclarar el panorama.

Anuncios

Por Carlos Miguel Romero

carlosromero@elmilenio.info


Miles de personas marcharon el pasado 18 de febrero en distintos puntos del país para exigir justicia por el crimen de Fernando Báez Sosa, un joven asesinado a golpes en un boliche de Villa Gesell (provincia de Buenos Aires) a mediados del mes de enero por un grupo amigos, todos jugadores de rugby, que actualmente, se encuentran detenidos.

La fiscal que entiende la causa, Verónica Zamboni, dictaminó que los ocho detenidos son coautores del hecho y por tal motivo, actualmente se encuentran bajo prisión preventiva mientras se investigan los hechos.

“Quiero justicia, que paguen por lo que le hicieron”, dijo Graciela, la mamá de Fernando Báez Sosa, durante la multitudinaria marcha en la Plaza del Congreso de Buenos Aires. Fotografía: Guadalupe Lombardo.


Pero, ¿es posible condenar a más de una persona como responsables de un homicidio? ¿Existe la figura del delito «en banda» o «en manada» en nuestro código penal?

Existe la figura, y se encuentra estipulado en el artículo 80 inc. 6, como una calificante (agravante) del homicidio cometido por una persona en forma individual”, explicó a El Milenio, la abogada mendiolacense, María Constanza Colqui Acosta (MP 1-39570).

Nuestro código penal califica, es decir que agrava, al que mataré a otro con el concurso premeditado de dos o más personas. Lo que significa que el que mata, se pone de acuerdo con dos o más personas para cometer el homicidio. Deben ser al menos tres personas”, comentó la abogada.


NOTAS RELACIONADAS

¿Qué se entiende por cadena perpetua en Argentina?

Caso rugbiers: ¿agresión o violencia?


Volviendo al crimen de Villa Gesell, la fiscal Zamboni calificó el accionar de los rugbiers como una “emboscada criminal”, ya que el accionar de este grupo fue realizado en forma “premeditada”, coincidiendo de esta forma con el mencionado artículo del Código Penal, nos explica la abogada Colqui Acosta.


Mayor indefensión

Según entiende la letrada en derecho, el fundamento que existe para justificar la mayor agravante de este tipo de delito, es la mayor indefensión de la víctima o la mayor ofensa del bien jurídico, frente al concurso de personas que matan mediante con premeditación o con un planeamiento anticipado.

Ambas circunstancias, la planificación anticipada y la cantidad de personas que concurren al hecho, disminuyen la posibilidad de defensa de la víctima”, explicó.

Premeditación, hace referencia a un cálculo maduro, frío y calculado, mediante el cual el agresor puede eludir con más seguridad todas las precauciones de su víctima. Es decir, la mayor dificultad que la víctima tiene para defenderse contra el enemigo que fríamente calculó la agresión”, concluyó la abogada.


La figura del homicidio simple y sus agravantes. Nuestro código penal en el articulo 79, castiga con reclusión o prisión de ocho a veinticinco años, al que matare a otro. Jurídicamente hablando, es un delito que consiste en una acción u omisión contra el derecho humano de la vida de una persona física, ya sea con o sin intención. En el caso de la agravante por premeditación y cantidad de personas, la figura puede alcanzar la pena de cadena perpetua.


Sobre el crimen

De los 10 detenidos fueron liberados dos, ambos beneficiados con el cese de la prisión preventiva y por eso quedaron libre. Pese a esto, siguen siendo imputados. Fotografía: Telám


El asesinato de Fernando Báez ocurrió la madrugada del sábado 18 de enero en Villa Gesell, una localidad costera bonaerense situada unos 300 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires. Fernando estaba en la discoteca Le Brique con su grupo de amigos del colegio secundario, cuando se cruzó con otro grupo de jóvenes, todos jugadores de rugby, miembros del Club Náutico Arsenal de Zárate.

Un altercado entre los dos grupos produjo que todos terminaran expulsados del boliche. Donde los ocho jugadores de rugby habrían encontrado a Fernando para posteriormente, atacarlo reiteradamente hasta dejarlo completamente ensangrentado e inconsciente. El suceso fue grabado por varios testigos ocasionales y por cámaras de seguridad de la zona. Además, se secuestró celulares con mensajes de los autores del hecho, donde presumían de tal «hazaña».

Actualmente, los acusados se encuentran detenidos en el penal de Dolores de la provincia de Buenos Aires. Sumado a los delitos que se les imputa por la muerte de Fernando, están acusados de lesiones leves a los amigos del muchacho asesinado.


Antecedentes en Córdoba y en el país

Desafortunadamente, el homicidio en manada es un delito que tiene varios antecedentes en la legislación de nuestro país, inclusive, en la provincia de Córdoba.

 “Existen varios antecedentes. En Córdoba, puedo mencionar el crimen del joven Marcos Spedale hace varios años”, relató a este medio, Colqui Acosta.

Se trató de un hecho delictivo ocurrido el 8 de enero de 2005, donde un grupo de menores asesinaron al adolescente de 16 años, Marcos Spedale a golpes en la vereda de Rafael Núñez al 4700 de la Ciudad de Córdoba. El caso resonó en gran parte del país, atendiendo que los autores provenían de familias importantes de la provincia mediterránea. Por este motivo, el caso fue conocido como “La patota de los chicos bien”.

El crimen, mantiene características similares con el de los rugbiers, ya que fue a la salida de un boliche y perpetrado por un grupo de personas en forma premeditada”, comentó la abogada.

Actualmente, todos los condenados por el delito ocurrido hace 15 años se encuentran en libertad.

Otro caso similar es el de Ariel Malvino, asesinado en 2006 en el balneario brasileño de Ferrugem tras ser golpeado presuntamente, por tres rugbiers correntinos. Los acusados están en libertad y tras catorce años, el crimen continúa impune.


La Abogada María Constanza Colqui Acosta (M.P 1-39570) es parte del Estudio Jurídico «Colqui Acosta & Asociados», ubicado en la ciudad de Mendiolaza.

Sus vías de comunicación son: 0351-152068383 – Facebook: Colqui Acosta & Asociados

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Comunicate con El Milenio
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: