Deportes Edición impresa

Rocío Fernández, potencia olímpica en dos ruedas

Rocío Fernández lidera el ranking nacional juvenil de BMX y forma parte del seleccionado argentino de su categoría. La deportista se perfila como una referente en esta disciplina olímpica, de la mano de un progreso incesante y una mentalidad ganadora.

  • Por Ignacio Parisi
  • ignacioparisi@elmilenio.info
  • Colaboración: Ana Sánchez y Amparo Valdez (5to IMVA). Julián Lemos y Francisco Carrizo (5to IENM).

Río Ceballos. Cuando se acerca el fin del año escolar, no hay materias por rendir y el frío deja de ser una excusa, las posibilidades se multiplican. El tiempo libre y los amigos se vuelven una constante y el reloj ya no lleva el peso de la rutina.

En esos meses de descanso, la rueda vuelve a empezar para Rocío Fernández. La joven ciclista se hace un espacio para disfrutar de sus amistades e intereses, como la música y la fotografía, al tiempo que se prepara para afrontar un año donde apunta a seguir elevando la vara en el BMX, deporte consagrado olímpico desde 2008.

“Mi descanso lo tuve yéndome a Italia durante un mes. Ahora le agregaré una semana más de vacaciones después de terminar las clases. Luego, me dedicaré a ponerme a punto, aumentar mi resistencia”, cuenta la atleta, recién llegada de un viaje con sus compañeros de colegio.



En su disciplina, la explosividad es clave, por lo tanto, su rutina física apunta a convertirla en una deportista de potencia. La estudiante de quinto año del Instituto Educativo Nuevo Milenio entrena entre tres y cuatro horas, seis días a la semana y aclara que, durante la pretemporada, se pasa todo el día preparándose. “Hago musculación, ejercicios aeróbicos, piques en la bici para la primera etapa de la carrera y también para mejorar el pedaleo y la frecuencia. A esto se le agrega el entrenamiento técnico también”, afirma Rocío.

Parece todo un desafío articular el rompecabezas y pensar en futuras competencias, cuando todavía no han terminado las de este año. Muchos deportistas de gran potencial hacen agua en ese aspecto, por no amoldarse a los usos y costumbres del entrenamiento y los torneos. Rocío, en cambio, no sólo tiene plena confianza en su rendimiento, sino también una gran soltura para afrontar las exigencias sin pasarse de vueltas.

Cuando piensa en sus otros cables a tierra, la joven habla de lo mucho que disfruta tocar el teclado y la guitarra, además de su avidez por la lectura. Después de todo, también aprovecha la tranquilidad de haberse consagrado campeona de su categoría a nivel nacional, una fecha antes del final del certamen.

Tan parejo fue el andar de la deportista de Río Ceballos, que se subió al podio en todas las competencias nacionales y se quedó con el primer puesto en San Juan y Río Cuarto, superando así a todas las ciclistas juveniles femeninas de BMX. Además, participó del campeonato provincial, donde se midió únicamente ante ciclistas masculinos de su misma edad.

“Cuando era más chica, a los once o doce años, no se notaba la diferencia física. Hoy, a mi edad, con el desarrollo de fuerza que tienen los varones, la diferencia es muy grande”, explica Fernández. A pesar de ello, terminó en el quinto lugar, fruto de un gran esfuerzo y constancia a lo largo de todo el calendario.

El año que viene, Rocío Fernández pasará a competir en la segunda categoría más exigente del BMX.

El Milenio: ¿Alcanza con tener cualidades para destacarse en el BMX?

Rocío Fernández: No, en este deporte el entrenamiento es indispensable. Se necesita mucha constancia y mucha firmeza. Basta no doblar con exactitud en una curva o no cambiar el pie de posición a tiempo en una maniobra para perder la carrera. Es muy técnico.

EM: Actualmente integrás la Selección Argentina de BMX. ¿Cómo llegaste a ocupar ese lugar y en qué consiste el trabajo que hacen?

RF: La selección tiene etapas juveniles. Allí son convocados los dos primeros pilotos y pilotas del campeonato nacional. Se realizan concentraciones en las que nos internan a entrenar durante una semana, antes de una competencia. Nos hacen evaluaciones para ver el progreso de cada competidor. Tengo que mantenerme en mi ranking actual para que me sigan llamando desde el seleccionado. A partir de los 17 años se ingresa a la selección mayor.

La campeona nacional se impuso en San Juan y Río Cuarto, además de completar podios en todas las carreras del año.

EM: Pensando en las posibilidades de correr en el exterior, ¿hay diferencias entre las mujeres y los hombres?

RF: Sí, existen diferencias. En la actualidad casi no hay mujeres, porque no reciben la atención que sí reciben los atletas hombres. Hay pocas excepciones, pero en la mayor parte de los casos, ellos tienen mejores posibilidades de conseguir sponsors.

EM: ¿Cómo fue tu experiencia personal compitiendo afuera?

RF: Al hacerlo desde muy chica, me ayudó a formar mi personalidad. Conocer a otros chicos de mi edad que hacen el mismo esfuerzo que una, es muy motivador y me genera admiración. Verme rodeada de esa gente me llenó de ganas de entrenar aún más duro. No solamente por mí, sino por los demás que también lo intentan con mucho empeño. Conocer otras culturas y países me abrió la cabeza y me hizo aspirar a crecer todo el tiempo.

Anuncios

EM: ¿Cambió tu modo de encarar el deporte en los últimos años?

RF: Ahora me lo tengo que tomar de un modo mucho más profesional. El año que viene ya entro a la categoría junior, que es la segunda más alta que existe. Entonces tengo que entrenar muchas más horas y con más intensidad.

“Conocer a otros chicos de mi edad, que hacen el mismo esfuerzo que una, es muy motivador. Verme rodeada de esa gente me llenó de ganas de entrenar aún más duro”

EM: ¿Qué aspectos tenés que mejorar de acá al próximo año de competencia?

RF: La técnica, cuando hago lo que llamamos “manual”. Todavía tengo mucho miedo, sobre todo cuando corro en algún circuito nuevo. En mi pista estoy acostumbrada, pero cuando me toca participar en algún terreno que no conozco tanto, tomo menos riesgos a la hora de correr.

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

0 comments on “Rocío Fernández, potencia olímpica en dos ruedas

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: