fbpx
Anuncios

Pasión temprana


Franchesco Zilioli, con sólo 12 años, ya sabe a qué quiere dedicar el resto de su vida. Desde los cinco años, la moto ha sido su vocación y sueña con llegar alto en las pistas del mundo. Tras sufrir un accidente en mayo, el joven piloto ya está de vuelta en carrera y se mantiene cuarto en la categoría 85 B del Campeonato Argentino de Motocross.

Pasión temprana 1

Pasión temprana 2

Colaboración: Teo Rebosolán y Manuel Suárez (4to IMVA). Candelaria Mabres y Julieta Glasman (4to IENM).

Franchesco Zilioli es un joven de 12 años apasionado por un deporte poco convencional para los chicos de su edad: el motocross. Motivado por su padre, a los tres años ya se subía al cuatriciclo y, a los cinco, inició sus prácticas en la moto. Con siete años, Franchesco recibió una motocicleta más grande y, desde ese momento, lo que hasta entonces era un hobby, pasó a convertirse en su principal vocación.

Hoy en día, entrena dos veces a la semana por la tarde y algunas veces por la mañana. Para complementar, también va al gimnasio. Y es que el motocross es un deporte físicamente exigente que tiene lugar en todo tipo de condiciones. En el caso de Franchesco, las carreras constan de 12 minutos, más dos vueltas, lo cual implica alrededor de 16 minutos de concentración y esfuerzo.

Anuncios

En ascenso. Sin embargo, ni la exigencia ni los demás obstáculos que pudieran interponerse en su camino, lograron nunca torcer la pasión del niño por este deporte y su férrea determinación de competir. Para el joven piloto, la carrera más significativa que tuvo en lo que va de su trayectoria fue en La Rioja, ya que pudo ganar las dos series y hacerse con el primer lugar. “Empecé en la categoría 50, después subí a la de 65 y ahora estoy en la 85 B (para menores de 12 años)”, contó Zilioli.

Ezequiel, padre de Franchesco, explicó que cada carrera es importante por la sumatoria de puntos. “Él hacía dos años que no podía ganar. El año pasado venía primero en el campeonato hasta la octava fecha. Tenía una regularidad constante, siempre quedaba segundo, tercero o cuarto, pero en octubre se quebró el brazo y ahí perdió todo el año”, recordó Zilioli padre.

Pasión temprana 3

“Pienso seguir entrenando y ganando todas las carreras que pueda. Tengo que correr todos los días para poder llegar alto. Quiero dedicarme a esto” – Franchesco Zilioli, piloto.

A pesar de haberse fracturado, Franchesco señaló que “no le dio miedo, pero sí bronca”, ya que el incidente lo alejó de las pistas por seis meses. “Pienso seguir entrenando y ganando todas las carreras que pueda. Tengo que correr todos los días para poder llegar alto. Quiero dedicarme a esto”, afirmó el niño.

Pasión temprana 4

Como contó su padre, aunque la educación siempre es la prioridad, al estar federado, la escuela le permite retirarse antes en algunas ocasiones para entrenar, sobre todo en los días previos a una carrera.

Para hacerlo, Zilioli se dirige a una pista ubicada detrás del aeropuerto. Sin embargo, su padre contó que siempre tratan de ir rotando, porque una de las características de este deporte es que las competencias se llevan a cabo en muchos lugares distintos, con diferentes tipos de suelo.

Anuncios

Deporte exigente. Respecto al ambiente del motocross, Ezequiel Zilioli admitió que es “muy competitivo, al ser una disciplina individual”, pero que, desde la familia, siempre tratan de transmitirle los mejores valores a Franchesco. “Por ejemplo, en la primera fecha del nacional, que fue en Achiras, al rival directo de él se le rompió la moto y nosotros llevábamos las dos (la de entrenamiento y la de competición). Fuimos y le prestamos una moto para que pueda correr y el chico salió campeón”, contó Zilioli.

“Es un ambiente lindo, juegan y están juntos. Pero en la pista cada uno pelea por lo suyo. Es un deporte muy individual y bueno, si se te rompe algo, tenés los que te dan todo y los que no te dan nada”, agregó el padre de Franchesco.

Respecto a cómo viven las instancias de competición, Zilioli contó: “Siempre llevamos las dos motos por si se rompe algo, para tener una de refuerzo. El motocross es un deporte muy caro. Una inscripción nacional cuesta seis mil pesos y tenés que ir dos días antes, o sea que también tenés gasto del hospedaje”.

Pasión temprana 5

“En un segundo, se le vino el mundo abajo, pero a fuerza de voluntad, se recuperó excelentemente. A los 75 días ya estaba arriba de la moto de nuevo, entrenando” – Eric Zilioli, padre.

Las últimas competencias de Franchesco fueron en San Martín de los Andes, Bariloche y Las Peñas, en el marco del Campeonato Argentino de Motocross. Sin embargo, tras la última carrera de esa serie, el 25 de mayo, Franchesco volvió a fracturarse, esta vez la tibia y el peroné de ambas piernas, al caerse de un salto de seis metros de altura durante un entrenamiento.

“Fue una lástima porque venía de ganar en La Rioja y estaba muy bien preparado para lo que restaba del año, tal es así que venía primero en el campeonato. En un segundo, se le vino el mundo abajo, pero a fuerza de voluntad, se recuperó excelentemente. A los 75 días estaba arriba de la moto de nuevo, entrenando”, relató el padre de Franchesco. 

Pasión temprana 6

Recientemente, Franchesco volvió a las pistas en la sexta fecha del Campeonato Argentino, disputada en Tucumán, y obtuvo el cuarto lugar. Aún le quedan dos fechas en lo que resta del año, el 4 y 5 de octubre en La Pampa y el 10 y 11 de noviembre en Trenque Lauquen (Buenos Aires).

Mientras tanto, Franchesco se mantiene firme en el cuarto puesto del Campeonato Argentino y con posibilidades de llegar al tercer lugar. Además, hoy en día también se prepara para el Latinoamericano, que se llevará a cabo en Chile el 19 y 20 de octubre.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: