Silvia Samper, es vecina de Unquillo y compañera de vida del intendente Jorge Fabrissin, hace un repaso de los usos que la casa tuvo a lo largo del tiempo.

Silvia Samper, es vecina de Unquillo y compañera de vida del intendente Jorge Fabrissin, hace un repaso de los usos que la casa tuvo a lo largo del tiempo.


  • Por Agostina Canova.
  • agostinacanova@elmilenio.info

Silvia Samper, es vecina de Unquillo y compañera de vida del intendente Jorge Fabrissin, hace un repaso de los usos que la casa tuvo a lo largo del tiempo. Cuenta que el personal de servicio llegaba a este lugar bastante antes, en noviembre y en diciembre, a fin de poner la vivienda en condiciones para recibir a los Forchieri.

Desde que el sitio pasó a formar parte del patrimonio municipal, allí funcionó una escuela, y luego un hospedaje para niños y personas de la tercera edad que vacacionaban en Unquillo. Más tarde albergó un centro de actividades recreativas, e incluso se alquiló para fiestas privadas, hasta que su destino fue echado a su suerte.

El Milenio: ¿Cómo es esto de ser la madrina del Polo Audiovisual Unquillo?

Silvia Samper: La madrina es un invento de Jorge Álvarez
(Coordinador del Polo Audiovisual). Lo que pasa que a Jorge cuando lo invité por primera vez, él no conocía todo esto. Le encantó desde el primer momento que lo vio.

Quedó enamorado y dijo «acá vamos a hacer el Polo Audiovisual». Desde ahí comenzamos a charlar, me contó sus proyectos.

También, le conté un poco la gran historia de esta Casona. Porque como sabrán no solamente fue la casa de una familia, sino también fue una escuela. Por ejemplo, acá vine a hacer teatro cuando llegué a Unquillo.

Con ese entusiasmo comenzó todo. Siento un sentido de pertenencia con este lugar, es maravillos.