Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

“No somos el futuro, somos el presente”


Cirene Bilbao es una estudiante que reside en Unquillo y estuvo a cargo de la presidencia del FES. Este organismo, constituido por alumnos del secundario, se encarga de implementar acciones en beneficio de los derechos de los jóvenes y su participación en diversos proyectos.

Cirene Bilbao, presidenta del FES.

La inserción de los adolescentes en la vida política está relacionada con su visión acerca de la sociedad y la motivación por generar un cambio. En este caso, Cirene Bilbao es una joven militante que asistía al secundario “Collegium” de Córdoba y formó parte de una organización que busca acompañar a los estudiantes en esta etapa. En esta entrevista, Cirene habla sobre el FES y sus objetivos.  

El Milenio: ¿Qué significa FES?

Cirene Bilbao: Las siglas de FES significan “Federación de Estudiantes Secundarios” y el nombre completo es “Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba”.

EM: ¿Qué rol cumplís en el FES?

CB: Actualmente el rol que ocupo es de presidenta, por lo tanto soy la que se ocupa de los fines más institucionales en la federación y además articulo con diversas secretarías y con los colegios.

EM: ¿Cuáles son sus principales objetivos?

CB: Los principales objetivos que tenemos con la federación es poder promover la creación de Centros de Estudiantes. También poder acompañar a quienes están dentro de ellos para que se interesen en el FES y poder sentirse, de alguna manera, “incluidos” en un órgano gremial. Esto es para llegar a más lugares, acompañarlos en casos de que surjan problemáticas y poder defender, sobre todo, a los estudiantes y a los derechos que muchas veces son vulnerados.

Al no existir ningún tipo de representatividad, esto queda como algo naturalizado, como si no hubiera una posible solución. Entonces es ahí cuando el FES incide y trata de promover distintas actividades para poder conectar las realidades que hay entre diferentes espacios y colegios. Además de poder diversificarlas y ampliarlas.

EM: ¿Qué incidencia tiene en Sierras Chicas?

CB: Nosotros, actualmente, trabajamos en capital pero hemos realizado proyectos en los cuales han sido invitadas personas de Sierras Chicas. En la región es conocida la federación ya que, desde hace varios años, jóvenes de ambos lados trabajan en conjunto. Por lo tanto, muchas veces se encuentran en las marchas y en las movilizaciones.

Esa es la incidencia que tenemos en Sierras Chicas Sabemos que si se presenta algún problema, podemos hablar con ellos y ver de buscar alguna solución. Al igual que muchas veces nos ponemos en contacto para poder apoyar y desde nuestros espacios ayudar.



“Los principales objetivos que tenemos es poder promover la creación de Centros de Estudiantes”.


EM: ¿Cómo trabajan con la Red de Sierras Chicas?

CB: Nuestro trabajo actual, con la Red de centros de Sierras Chicas, es con algunas personas en particular, con las cuales hablamos, articulamos y generamos actividades. Por ejemplo, realizamos la marcha de la “Noche de los Lápices”, llevamos a cabo una capacitación para el movimiento estudiantil hace un tiempo y, además, pintamos una bandera en conjunto, para marchar unidos como movimiento estudiantil entre ambas organizaciones.

Esa es la relación que tenemos, más allá de las distintas formas de organización, de promover y de hacer actividades, a los fines de alineamiento político, ambas gestiones y las personas que las integran, coincidimos en muchísimas cosas. Por eso es que construimos a la par y tenemos una estrecha relación.

EM: ¿Qué es lo que más te gusta hacer dentro del FES?   

CB: Lo que más me gusta hacer es poder llegar a más jóvenes, poder conocer más realidades y meterse en ellas para ayudar a que ellos mismos puedan cambiar la suya. Es decir, no ir desde el lugar de dar una respuesta, sino que ellos puedan generarlas y poder brindarles herramientas de los espacios que nosotros tenemos. Al igual que ellos también nos brinden a nosotros, para poder hacerlo más inclusivo y que pueda expandirse.

Eso es lo que más me interesa, poder abarcar, poder sentir que estamos representando y ayudando a jóvenes que muchas veces sienten que no tienen apoyo de otros lados. Lo que me gusta también, es poder hacer consciente a las personas, a los estudiantes, de que somos sujetos políticos y que por lo tanto, muchas veces está bueno sentir que hay movilización. Es decir, que el movimiento está en marcha, se capacita y se interesa por militar y conocer el mundo de la política. Es aquí donde nosotros nos enfrentamos cuando salimos del secundario.

Creo que eso es lo que más me gusta, poder generar lazos, contactos y conocer más gente. Me apasiona poder llegar y transmitir desde mi lugar muchas cosas, y que eso sea retribuido con las diversas experiencias que voy teniendo.

EM: ¿Qué querés dejarles a los jóvenes?

CB: Ahora que termino el secundario y me voy de la federación, en estos dos años de militancia creo que lo que he dejado es poder transmitir esas ganas de militar. Que les nazca y que realmente se interesen y se apasionen en luchar por aquello que creen. Que estén seguros de sus convicciones y poder lograr las cosas que desean.

Lo que quiero dejar es poder empoderarnos como juventud en este contexto en el que la educación pública está siendo realmente vaciada. La Educación Sexual Integral no se implementa, hay cuestiones de “machismo” que no se tratan y que es necesario tratarlas. Creo que todas esas cosas son las que durante estos dos años me interesaron y aposté a construir.

Aquellos jóvenes que no saben que tenemos derechos, que puedan conocerlos. Aquellos que no tienen centros de estudiantes, que sepan que hay una ley que nos avala y ampara para poder tenerlo, organizarnos, movilizarnos y escucharnos. Creo que eso es lo que falta.

Para la sociedad, la juventud es el futuro. Eso es a lo que he apostado. Pero creo que no somos el futuro, somos el presente. Construyámoslo para después tener el futuro que queramos tener. Para eso no hay que esperar, hay que transformar y cambiar el presente en el cual habitamos. Ese es el mensaje que he intentado transmitir, una juventud empoderada y feminista, que lucha por los derechos humanos. Al igual que a la construcción de los contextos más profundos, sociales y políticos que muchas veces se encierran en “cuatro paredes” y no se pueden dimensionar.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: