Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Josefina Rubenacker es una “leona de oro”

JUEGOS OLIMPICOS DE LA JUVENTUD 2018


Josefina Rubenacker, con 18 años, fue figura y goleadora de “Las Leoncitas” en los recientes Juegos Olímpicos de la Juventud. Sin terminar de caer, luego del enorme triunfo y con su medalla de oro a cuestas, la unquillense conversó con El Milenio acerca de su prometedor presente.

Josefina Rubenacker
El “Chapa” Retegui, campeón olímpico y mundial, encontró en la unquillense un diamante en bruto.

Quizás a esta altura no lo sepa, pero Josefina es una elegida entre miles de jóvenes que sueñan con vestir la camiseta de la Selección Argentina de Hockey. Mucho de la ilusión de aquella niña que garabateaba regates con la bocha, aún vive en la unquillense que logró alcanzar la medalla de oro con un equipo que brilló en Buenos Aires por los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Rubenacker comenzó a jugar al hockey con cinco años, casi por la propia inercia de acompañar a su hermano. “Él empezó a hacer rugby, yo siempre lo seguía a los entrenamientos, así que me metieron en hockey, me gustó y no solté más”, cuenta la jugadora.

De paso por el Tala, la potente delantera recorrió las canchas con solidez y decidió pasar a La Tablada para afianzarse, con sólo quince años, en la primera división ante jugadoras con mucha más experiencia. Miembro vitalicio a esta altura de la selección cordobesa, el llamado del combinado nacional estaba al caer.

Así fue como, para su sorpresa, un día fue observada por Carlos Retegui, campeón mundial con Las Leonas y campeón olímpico con Los Leones. Quien comanda al seleccionado juvenil argentino no dudó, cuando se le cruzó por la cabeza, que el lugar de Josefina estaba en Buenos Aires, con la celeste y blanca puesta.

“Él me vio entrenando y dijo ‘yo quiero que esta chica en dos días esté en el Cenard entrenando”. “Así fue como me sumé seis meses antes del torneo a ese grupo, que ya venía preparándose durante un año y medio. Me metieron a entrenar y decidieron que me quede”, comenta aún sorprendida Rubenacker.

Hoy, cerca de terminar el secundario, la adolescente asume con alegría la responsabilidad que conlleva ser parte de un proceso tan grande desde adentro y, admite que incluso en sus tiempos libres piensa en mejorar. “Siempre entreno. Todo el tiempo estoy entrenando, si llueve y no se puede practicar afuera voy al gimnasio, pero para llegar a integrar un seleccionado no podés parar de entrenar. Nosotras trabajamos en campo y en distintas facetas dos veces al día, siete horas en total. De ocho de la mañana hasta las 12.00 y un segundo turno de 16.00 a 20.00 horas”.

El Milenio: ¿Cuál pensás que fue la clave para el dominio que ejercieron Las Leoncitas en los Juegos Olímpicos?

Josefina Rubenacker: Yo pienso que fuimos un equipo muy fuerte, que atacó a las rivales constantemente y que además, tuvo una gran efectividad. A mí me tocó entrar al equipo seis meses antes, pero las chicas ya venían de un año y medio de preparación. Eso marcó la diferencia, el trabajo que tiene este equipo se nota.

EM: ¿La adaptación fue intensa?

JR: Fue muy linda. Tenemos un grupo bárbaro, donde nos complementamos bien entre todas. Lo más complejo fue adaptarme al sistema de juego y al cambio brusco, que significa pasar de jugar hockey de once a jugar de cinco integrantes de campo solamente. Al principio sentía que era otro deporte directamente, es mucho más chica la cancha y se torna todo muy físico. Le podés pegar al arco desde cualquier lado, la pelota no se va nunca, porque alrededor hay tablas, así que la continuidad y la dinámica son tremendas. En mi caso juego como delantera, más desde la izquierda o el centro habitualmente, y acá, en el hockey de cinco, te toca seguir a tu marca a lugares de la cancha totalmente diferentes.

EM: ¿Cómo fue la experiencia de representar a Argentina en un evento de este calibre?

JR: Fue muy emocionante y difícil al mismo tiempo. Me acuerdo que el primer partido que me tocó jugar con Argentina era un solo nervio. Jugamos a las cinco de la tarde y me pasé toda la mañana nerviosa, pero ya en la entrada en calor y en el correr del partido se me fue todo, por suerte. Después ya estaba más suelta y pude hacer mi juego.

EM: Más allá de lo referente al seleccionado, ¿qué posibilidades hay de jugar profesionalmente en un club en el exterior?

JR: Por lo general hay varios clubes de afuera que te llaman para testear y ver la posibilidad de jugar en ellos. Más que nada, porque Argentina tiene un nivel altísimo de hockey, entonces vienen específicamente a vernos a nosotras, desde países que están desarrollando el deporte como Italia o España por ejemplo. También pensando ya en otro nivel, hay jugadoras del seleccionado mayor que juegan en ligas como la holandesa o la alemana. En todos los casos es profesional y en su mayoría se paga muy bien.

EM: ¿Recibiste ofertas para jugar en el exterior? ¿Te interesa hacerlo?

JR: Sí, por supuesto me interesa. Recibí llamados de dos clubes de Italia, uno de Bélgica y otro de España. Hasta ahora lo que respondí es que por el momento voy a esperar, porque quiero seguir en el Seleccionado Nacional y quizás, si me voy y juego afuera puedo llegar a abrirme de un proceso de Argentina como equipo. Entonces, yo prefiero priorizar al seleccionado y después veré, si se llega a dar el hecho de que no reciba citaciones o quede fuera del plantel, quizás apostaré más a jugar en un club de otro país.

EM: ¿Dónde te gustaría estar a nivel deportivo de acá a algunos años?

JR: Me gustaría estar con la celeste y blanca con mi nombre, que es lo mejor que me pasó jugando para el plantel superior de Las Leonas. Quiero competir en un Champions Trophy, en un mundial y obviamente en un Juego Olímpico.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: