Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Unquillo vibró con el Festival de Doma y Folklore

SOCIEDAD / UNQUILLO


Se llevó a cabo la 53° Edición del Festival de Doma y Folklore más importante de las Sierras Chicas, un evento único en su tipo


Por Agostina Canova. periodico@elmilenio.info

El pasado domingo, el clima regaló a los unquilleneses un día despejado para celebrar la 53° Edición del Festival de Doma y Folklore de Cabana.

La celebración comenzó a las 9.00 horas con el desfile, donde todos eran bienvenidos a participar saliendo desde la plaza Alem de La Ciudad de los Artistas.

Cientos de jinetes marcharon hasta el Centro Vecinal Cabana, donde lucieron sus caballos  hasta las 12.00 del mediodía.

La gente fue fiel a la tradición de la vestimenta gaucha, luciendo las típicas bombachas, faja, camisa, pañuelo, boina y alpargatas o botas.

Una vez concluido el desfile, tomó lugar la doma a crina limpia, donde los jinetes debieron mantenerse montados sin contar con riendas ni montura.

Luego, llegó la hora de las destrezas gauchas, en las cuales participaron niños, niñas, mujeres y hombres. Estas se centraban en las carreras de tachos, donde los jinetes deben rodear dichos tachos lo más rápido posible y sin tirarlos.

Más tarde, la pista se liberó para quienes lo quisieran pudieran andar, muchas personas montaban de a dos, otras iban solas y los niños jugaban a ser caballos de doma.

Mientras, en el escenario se lucía el juglar, Víctor Miranda, quien animaba al público a bailar, cerrando con una chacarera clásica.

Antes de darle comienzo nuevamente a la doma, se anunció la realización de dos sorteos, uno de los cuales estaba destinado a ayudar a un padre con un tratamiento para su hija, donde el primer premio era un lechón y el segundo de $1.000.  

Lo recaudado con el otro sorteo estaba destinado al centro vecinal. El primer premio era un fardo de alfa, más una bolsa de maíz y el segundo, un bastón, parte de una montura gaucha.  

A las 16.00 horas comenzó la doma abasto con encimera, por lo que los gauchos estaban listos para subir a los caballos y cumplir con el tiempo mínimo de monta.

Para concluir con la jornada se presentaron dos bandas en vivo, una de cuarteto y otra de folklore.

Pero no solo se trató de las actividades gauchescas, el evento también contó con un buffet de choripanes, panchos, pollos asados y mesas dulces.

También incluyó juegos para los más chicos, había castillos inflables, una cama elástica y un toro mecánico.

Finalmente, el festival podría considerarse un éxito ya que estuvo repleto de personas disfrutando junto a sus familias.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: